Una Liga de Desarrollo con pocos representantes entrerrianos

Arrancó la Liga de Desarrollo de Basquetbol y aparte de los chicos de Estudiantes de Concordia hay muy pocos embajadores de nuestro básquet. No obstante, genera saludables expectativas que en las dos primeras fechas hayan concretado excelentes producciones Matías Solanas, figura de San Martín de Corrientes; como Agustín Facello y José Luis Bione brillando ambos en Boca Juniors. Lo anunciamos ayer, Ignacio Varisco deja Echagüe (habiéndose formado en Quique) y viaja a Buenos Aires para alistarse en Ferro Carril Oeste.

 

Estudiantes es el emisario colectivo de nuestro basquetbol y cayó en su debut ante Instituto de Córdoba.

Del “Verde” es casi imposible obtener detalles, aunque sí sabemos que Adrián Espinoza es un proyecto venezolano, Iván Catani proviene de Bahía Blanca, y Lucas Almonacid de Rada Tilly. Por otra parte conocemos a Santiago Cuelho, Martín Fagalde (ambos locales) y Martín Escalada, de San Salvador.

 

San Martín de Corrientes superó este lunes por 89 a 79 a Instituto. Matías Solanas redondeó un partidazo con 25 puntos (9-19 en tiros de cancha, 3 triples, 4 rebotes, 3 asistencias, 2 recuperos) en 36 minutos de protagonismo.

 

En el debut por la LDD, el “Prócer” correntino cayó ante Atenas 82-97, y “Matute” encestó 19 puntos en 35 minutos, 3 triples, 6 rebotes, 2 asistencias y 2 recuperos.

 

Por su parte, Boca arrancó el Torneo con dos triunfos: el primero fue por 82 a 63 frente a Gimnasia, con 8 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y 3 recuperos de Agustín Facello, más 15 puntos en 26 minutos en cancha de José Luis Bione, lanzando 7 de 9 de Dos, bajando 5 rebotes y brindando 5 asistencias.

Mientras que la segunda victoria fue ante Hispano por 102-103. Agustín Facello aportó 11 puntos, y José Luis Bione 12 puntos, 5/7 de Dos, 2/2 en Libres, 10 rebotes y 3 recuperos.

 

Con 10 temporadas de Sionista en Primera, con tantos años de Echagüe en el profesionalismo, con Estudiantes desde el 2013 retornado al Círculo Superior, más la presencia de La Unión, Rocamora y Parque en 2ª División o ni que hablar de la vasta “Legión Entrerriana” en Tercera Categoría, pensamos que nuestra Provincia debería tener más “proyectos” en la Liga de Desarrollo.

Pero… se ha trabajado muy diferente a lo que nosotros deseáramos. La concepción de los entrenadores fue y es profundamente disímil a la nuestra.

 

No solo en estas instituciones que afrontan el compromiso de haberse insertado en el campo rentado. En verdad, el real problema radica en la Etapa Inicial Formativa, y se acentúa en la Etapa de Desarrollo y progresiva consolidación del aprendizaje asimilado en el más puro amateurismo, donde DEMASIADOS DT’s priorizan títulos, alzar copas, por sobre inculcar enseñanzas, por sobre instruir, adiestrar y dar chances a TODOS sin ejercer una execrable discriminación entre virtuosos y no tan talentosos.

A lo largo y ancho de la provincia, no se debe estar trabajando tan bien como algunos exteriorizan con discursos soberbios. Podrán refutarnos, pero… SOMOS OBJETIVOS, DATA EN MANO, DATA EXPUESTA de forma irrevocable.

 

Los Archivos no mienten… Lo decimos hace muchos, pero muchos, muchos años. Y somos tildados de “Locos”. Y somos ironizados, denostados, denigrados por impresentables, por patéticos personajes que le causan hondo daño al básquet…

Aquí está la data clara… Pocos, muy pocos chicos  entrerrianos “mostrándose”, en la “vidriera” de la LDD. Dos que ya estaban: Facello y Bione. Uno que supo dar sus primeros pasos con Sionista: “Matute” Solanas y desde el 2018 quizás veamos a “Nacho” Varisco vistiendo la “Verdolaga” de Ferro.

Aparte, el grupo de Estudiantes solo con Cuelho como promisorio baluarte.

 

Obvio… analizamos cuántos referentes autóctonos hay en los elencos del TNA o del TFB, y se remarca el razonamiento de la mayoría de los técnicos en el tener poco en cuenta los NyC (nacidos y criados) en estas tierras.

Acá en Paraná no más… Observen la composición de Echagüe. Miren en 14 partidos lo que sucedió. Últimos de la División Centro-Norte y solo se muestra de franquicia a un Lisandro Ruiz Moreno que ya no es un pibe, acercándose a las tres décadas.

 

¿Cuánto tiempo le dio a los pibes Ignacio Barsanti? ¿Cuánto modificó su manual desde que se puso al frente por Martín Amden? Pero repetimos… No es de ahora, ni exclusiva potestad de Echagüe… hace rato pasa esto, y sostenemos… Sionista tuvo la enorme ocasión de ser un ejemplo en eso de armar una estructura vernácula que con el tiempo constituya el gran “Equipo de la Ciudad” (o de la Provincia). Pero no…

 

Un consuelo: tener el orgullo de seguir disfrutando a Juan Cantero (Atenas), a Paolo Quinteros (Regatas), a Maxi Maciel (Quilmes), a Sebastián Vega (Quimsa); o el observar el progreso de Lucas Goldenberg (Salta).

Idem, gozar por la erudición que transmite Facu Müller dirigiendo a Instituto.

Y ni que hablar de las fantasías que se echan a volar con Ayán Núñez Carvalho en la NCAA, estudiando y jugando por Temple.

 

No dudamos en exclamar: ¡podríamos tener muchísimos entrerrianos en Primera y Segunda División del profesionalismo! ¡Podríamos tener mayor representatividad en selecciones nacionales!

Pero… son cada vez más los entrenadores que eligen ser campeones y ganar por palizas, por sobre el forjar buenos jugadores y excelentes personas, o de última, no disimulan el dar preferencia a los hijos de quienes pagan sus sueldos por sobre un montón de gurises que primero deambulan por otros clubes soportando lo mismo en una y otra entidad, para después dejar el básquet hartos de ser discriminados o despreciados limitándose al rol de “aplaudidores”, o siendo permanentemente “candidatos al cambio”.

 

Entre Ríos podría constituirse en una plaza riquísima para fraguar estrellas, pero da mucha bronca la postura de quienes están a cargo de moldear los nóveles valores.

No nos hartamos de sintetizarlo: nadie se resiste al Archivo…Dicho, y hecho…