Monseñor Puiggari: “Dios nos ha dado un impulso maravilloso”

El arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puíggari, sostuvo que “Dios nos ha dado un impulso maravilloso, nos ha bendecido en la persona de Francisco. Le pido a Dios que sepamos ser lo suficientemente profundos para que no nos pase como otras veces y que a los quince días nos olvidemos de todo”. Lo hizo en la tradicional Cena de la Caridad, un gesto solidario organizado por Cáritas Arquidiocesana con el fin de promover el espíritu de sacrificio de la Cuaresma y concientizar a los fieles de las necesidades que pasan los más carenciados.

 

El pasado viernes 22 de marzo se realizó en el Polideportivo Don Bosco la tradicional Cena de la Caridad, una iniciativa impulsada por Cáritas Arquidiocesana que estuvo presidida por monseñor Juan Alberto Puíggari, arzobispo de Paraná, quien resaltó el gesto de “querer aprender que el verdadero sentido de la limosna cristiana es privarse de algo para darlo a los otros”.

 

“La limosna cristiana consiste en privarse de algo para que otros tengan más. El verdadero sentido de la limosna cristiana es privarse de algo para darlo a los otros, no dar lo que nos sobra en los roperos”, explicó el prelado.

 

El arzobispo reflexionó acerca de la privación que los cristianos realizan como gesto de caridad hacia los hermanos., “Casi todos nosotros, gracias a Dios, podemos irnos a dormir cada noche con el estómago lleno. Tener algún día la experiencia de pasar un poco de hambre es también comprender un poco más a tantos hermanos nuestros que suelen ir a descansar con el estómago muy vacío. Esta experiencia nos sensibiliza. Dios quiera que esto se haga carne, que se haga un hábito profundo en el cristiano, que salgan naturalmente los gestos de caridad”, expresó.

 

“Le pido esta gracia a Dios –prosiguió-, y con esta novedad del papa Francisco, que nos habla de cuidar a los hermanos más pobres, Dios quiera que se nos cree un hábito, un profundo hábito de misericordia, porque entre todos podemos ayudar para que haya muchos hermanos nuestros que sufran mucho menos”.

 

Entre los comensales, se encontraban miembros de las Cáritas parroquiales de la ciudad de Paraná y alrededores, vecinos de los distintos barrios y público en general. La noche contó con la presencia de emprendedores de la capital entrerriana, quienes expusieron sus trabajos, muchos de ellos elaborados en base porcelana, bolsas plásticas, madera, vidrio y otros materiales recuperados. También hubo trabajadores gastronómicos. Por otro lado, el coro de la catedral metropolitana acompañó la velada con canciones acordes al tiempo cuaresmal.

 

El total del dinero obtenido con la venta de las tarjetas será destinado a las actividades en favor de los que menos tienen.

 

La novedad de Francisco

 

La ocasión fue aprovechada por los presentes para compartir la alegría por la elección de Su Santidad Francisco. El arzobispo de Paraná se refirió al tiempo que vive la Iglesia: “Creo que este tiempo que estamos viviendo es un tiempo histórico impresionante, impresionante de gracia e impresionante de enseñanza de Dios, a la cual tenemos que estar abiertos para escucharlo”.

 

Monseñor Puíggari concluyó su idea añadiendo: “Dios nos ha dado un impulso maravilloso, nos ha bendecido en la persona de Francisco. Le pido a Dios que sepamos ser lo suficientemente profundos para que no nos pase como otras veces y que a los quince días nos olvidemos de todo. Es un Señor que nos mima, que nos acaricia y nos está alentando a vivir mucho más a fondo la vida cristiana, y por lo tanto, la caridad”.

 

La Cena de la Caridad

 

En el camino que recorre la Iglesia hacia la Pascua, Cáritas Arquidiocesana Paraná propone cada año este gesto concreto y sencillo de renuncia, que implica, entre otras cosas, ponerse en el lugar de los que no tienen pan. Por eso, por medio de un menú austero, que consiste en un plato de arroz, acompañado de pan y agua, los participantes comparten la mesa y expresan, de algún modo, el compromiso fraterno y solidario para ayudar a los más pobres.

 

El lema que motivó la convocatoria fue “Es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar”, extraído de la carta apostólica Porta Fidei. En este mensaje, que se enmarca en el Año de la Fe, se destaca la importancia que tienen los agentes, instituciones y personas que viven desde la caridad.

 

“Esta vivencia y este estilo de vida llevan el amor de Dios a todos los hombres. Por eso, esta Cuaresma se nos invita a vivir desde la caridad. Vivir la caridad es vivir en la verdad, por ello, como cristianos, debemos subir constantemente al monte de Dios, para volver a nuestra realidad concreta trayendo amor”, remarca el mensaje de Cuaresma 2013, expresado en su momento por el papa Benedicto XVI.

 

En la arquidiócesis de Paraná, Cáritas desarrolla proyectos vinculados a la economía social y solidaria, al hábitat y vivienda, a la educación, a la ayuda inmediata y asistencia ante situaciones de emergencia. Entre las iniciativas que impulsa Cáritas, también se encuentran acciones relacionadas a la salud, al cuidado del medio ambiente, a la animación y formación de los voluntarios.