La CGT anuncia un paro de 36 horas para frenar la fuga de gremios

Los buenos tiempos de la relación entre el gobierno y la CGT parecen haber quedado definitivamente en el olvido. Carlos Acuña y Héctor Daer, la dupla que conduce la central obrera, confirmaron este jueves que convocarán a un paro nacional de 36 horas antes de fin de año. “Si el Gobierno insiste con esta política económica, a mediados de noviembre vamos a un paro general por 36 horas, posiblemente con movilización”, lanzó Acuña en declaraciones a AM 530. “Se terminó el diálogo con el Gobierno, estamos desilusionados”, agregó el referente del gremio de estacioneros.

 

El análisis fue compartido por Daer. “Las políticas de este gobierno nos están llevando a una debacle social. Lo único que queda por delante es un paro de 36 horas, aunque todavía no está definida la fecha”, afirmó el referente de Sanidad, que sostuvo que “el macrismo perdió toda sensibilidad social”.

Las razones para convocar la medida sin haberla consultado al interior de la central obrera obedecen justamente a la fuga sindical que se produjo en el Consejo Directivo de la CGT.

 

Al alejamiento de Juan Carlos Schmid le siguió el de Facundo Moyano de Peajes y el de Juan Pablo Brey, de los aeronavegantes. Pero el éxodo no se frenaría allí. A la vuelta del Congreso de Transporte que se realiza en Singapur, Daer y Acuña posiblemente tengan que lamentar nuevas bajas.

“La posibilidad de un nuevo paro se conversa desde antes de que se fuera Schmid. Para que un paro sea exitoso necesitás de los gremios de transporte y Fernández está muy bien con el gobierno”, explicó una fuente que conoce bien la interna sindical.

 

Roberto Fernández, titular de la UTA, logró desactivar una lista opositora gracias a su buena sintonía con el ahora Secretario de Trabajo Jorge Triaca. El jefe de los colectiveros estaba en jaque y a pesar de su delicada salud se mantendrá en el poder por dos años más. Los memoriosos recuerdan que a principios de este año el “Gallego” recibió otro regalo: la justicia le quitó la personería gremial a los Metrodelegados, el sindicato del subte. Por eso su apoyo a un eventual paro es una incógnita.

 

En caso de concretarse la medida algunos especularon con que será el martes 27 de noviembre o el jueves 29. Otros creen que será convocado para dentro de 6 semanas. “Está claro que si se hace va a ser en noviembre. Nadie quiere hacerlo en diciembre y menos cerca de las fiestas. Nadie quiere quedar como el destituyente”, reflexionaron desde la CGT.

El endurecimiento de la postura de los jefes de la CGT se da un día después de su participación en el acto por el Día de la Lealtad en Tucumán, donde también quedó en claro que todo el peronismo empieza a mostrarle los dientes a Macri.

 

Acuña confirmó también la ruptura de los lazos con la Casa Rosada, al afirmar que “el diálogo y las fotos” con el Gobierno “ya no sirven”. Después del paro nacional de septiembre, no hubo reuniones formales para calmar la situación.

“La inflación de este año no se ve desde hace 27 años. Tiene que haber una revisión porque se sigue perdiendo el poder adquisitivo y ya no solo no están bien los que menos ganan sino los sectores medios”, aseguró el barrionuevista Acuña, que también reclamó la suspensión de los despidos hasta marzo, reapertura de las paritarias y un aumento a los jubilados.

 

Por su parte, Daer cuestionó que “el Gobierno fue de rodillas a buscar al FMI” y que “no tiene más margen de maniobra”.