El juez Federal Ramos Padilla reveló la existencia de una red ilegal de espionaje

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, reveló en el Congreso que descubrió una organización “paraestatal” dedicada al espionaje ilegal y la extorsión en la Argentina que podría perjudicar la relación con países como Estados Unidos, Israel, Uruguay y Venezuela.

 

Ramos Padilla, que inició el caso por el falso abogado Marcelo D’alessio, explicó que fue encontrando una red demasiado amplia que hizo operaciones, por ejemplo, con aparente cooperación con Estados Unidos, para obtener a cambio un desbloqueo financiero.

“Si el Gobierno llega a comprar el petróleo a través de Rusia, nos quitan el acuerdo con el FMI”, dijo Padilla que D’Alessio le precisó al fiscal Carlos Stornelli.

Denunció -en el marco de la causa que involucra al falso abogado Marcelo D’Alessio- que hubo desde legisladores a periodistas víctimas del espionaje ilegal, con aparente participación de la Agencia Federal de Inteligencia.

Pero el juez también precisó que jueces, fiscales y algunos periodistas podrían formar parte de esta organización delictiva. “Estamos investigando una red de espionaje político judicial sin precedentes”, manifestó.

Reveló que D’Alessio estuvo un año y medio infiltrado en Enarsa para luego aportar esa información a agencias extranjeras y complicar la situación de Julio de Vido, el ministro de Planificación.

El magistrado, que es acusado por el Oficialismo de formar parte de una operación para debilitar al fiscal Carlos Stornelli, afirmó que hay cantidad de prueba secuestrada en la casa de Marcelo D’Alessio y en otros allanamientos.

Ramos Padilla agregó que esta organización “funciona hace muchísimos años”. Y manifestó que la red funcionaba con “carpetazos”, extorsión a los acusados y manipulación de testimonios como el de Leonardo Fariña.

Ramos Padilla reveló la existencia de un documento de inteligencia con el propósito de fortalecer una candidatura presidencial en Argentina, plan elaborado por el “Consejo de Asesores” del presidente de los Estados Unidos.

 

Revelaciones

 

Sobre cómo comenzó la causa, el juez sostuvo que “comenzó el día 28 de enero de este año, con el señor Pedro Etchebest, donde daba cuenta de una extorsión en curso, una exigencia de dinero, y que acompañó 14 hs. de audio, videos, imágenes y formuló una querella donde indicaba directamente a un juez y a un fiscal en el pedido de extorsión”.

Y continuó “nunca creí que un Fiscal de la Nación pudiera estar pidiendo dinero por quien creía y decía públicamente que eran agentes de la DEA”, afirmó el juez Ramos Padilla en su denuncia.

Por otro lado, Ramos Padilla, incluyó en su denuncia, a diferentes medios, legisladores oficialistas, funcionarios, periodistas.

“La primera publicación que se conoce, es un tweet de la diputada Elisa Carrió, que señalaba que esta investigación era una operación” destacó el juez y declaró “a esta organización le importaba mucho el vínculo con los medios” sostuvo.

Otro involucrado es el periodista de Clarín, Daniel Santoro. El juez detalló que D´Alesso le decía a Santoro “tengo información muy jugosa para vos”.

Asimismo, afirmó que “existe un elevado grado de confianza entre Stornelli y D´Alessio”. El falso abogado le prometía premios, si Stornelli hacía bien su trabajo.

Por otra parte, una de las declaraciones que dio a conocer el juez, es la que Marcelo D´alessio sostiene “es un hombre mayor que fue ex jefe de inteligencia del ejército, la aduana quiere tener contacto con la DEA y vos podés comentarles sobre tu trabajo, nos re interesa” y luego dice los nombres. “yo hice cosas con Carrió y Paulo Oliveto, están a disposición”.

Además, Ramos Padilla sostuvo: “Alejandro Fantino y Romina Manguel claramente fueron víctimas de esta operación”.

Confirmaciones

 

El juez Ramos Padilla en la Comisión de Libertad de Expresión confirmó vínculos entre el caso D’Alessio con operaciones de inteligencia realizadas por la DEA. En el marco de las declaraciones que dio en la Comisión de Libertad de Expresión, manifestó que “está prohibida la conformación de asociaciones, instituciones, redes y grupos de personas físicas que planifiquen o ejecuten maniobras de espionaje”.

Por otro lado, aclaró que “el Estado no puede valerse del espionaje ilegal para producir pruebas”, dando a entender que las acciones paralegales perpetradas por el Poder Judicial representan un grave problema para la democracia argentina.

Marcelo D’Alessio, producto de la investigación realizada por el juez Federal, y ayudado por la Comisión por la Memoria, estaría implicado en estas operaciones de espionaje que pondría en la mira investigaciones paralegales impulsadas por el Poder Judicial.

Padilla leyó algunos de las conversaciones de los documentos que poseía D’Alessio en su domicilio. “Estimado amigo, de mi viaje he traído información valiosa de PDVSA Argentina, la procesé y mañana tengo a un exdirectivo de la filial argentina, que logré que se quiebre y quiere aportar todos los detalles de los ilícitos de Chávez y Maduro en la Argentina”, citó el juez.

Sobre el caso PDVSA, también hay conversaciones con un usuario identificado como “Rolo” DEA. “Mañana domingo, va a ser el Centeno de PDVSA. El lunes lo entrego a Stornelli”, escribió D’Alessio sobre el exdirector de PDVSA. El sujeto en cuestión es Brusa Dovat, al que intentó “quebrar” con la presunta ayuda (directa o indirecta) del periodista Santoro, quien manifestó que esta investigación del juez Padilla es “parte de una operación para ensuciarlo”.

La Comisión por la Memoria, colaboradora en la investigación, aseguró que se utilizaron los medios masivos de comunicación para ventilar información a partir de procedimientos, denominados por el propio D’Alessio, “hablantes o quiebre”. Además, especificó que hay conversaciones con funcionarios estatales, en particular, con el fiscal Carlos Stornelli.

 

Detalles

 

En lo que leyó Ramos Padilla en el Congreso, Stornelli le pidió ayuda a D’Alessio para convencer a un tal “Rodrigo” en el marco de una investigación judicial. El juez federal, en la comisión bicameral de Libertad de Expresión, sugirió que Stornelli estuvo al tanto de una cámara oculta que se le hizo a un abogado en la causa de los cuadernos.

Y reveló las conversaciones entre el fiscal federal y el “falso” abogado. “Convencelo a Rodrigo”, le dice Stornelli a D’Alessio, quien le responde “llega el seis de enero de México”.

Por otro lado, el juez sostuvo que esta organización “operaba en coordinación con el Gobierno de Estados Unidos”.

Luego de exponer la denuncia, el juez fue interrogado por sus pares y respondió las preguntas y dudas de los que se encontraban en el Congreso.

Al ser consultado por una diputada, sobre si podía ampliar el vínculo de D´Alessio y Estados Unidos, sobre todo el estado de Maine, el juez respondió: “Son varias las ocasiones donde él hace referencia a Maine, desde luego, desde el juzgado federal de Dolores, me resulta imposible corroborar algunas cosas, y por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores, le consulté a la embajada de Estados Unidos, para que me informen si el señor Marcelo D´Alessio era una persona vinculada a la embajada o a algunos de los servicios de inteligencia norteamericanos, a lo que no recibí respuesta”.

Por otro lado, afirmó que “hubo alguna manifestación en los medios de comunicación, en diario Clarín e Infobae, donde se señala que fuentes reservadas de la embajada habrían dicho que no pertenecía a la embajada, ni a la agencia de inteligencia, pero no es oficial la información”. Y siguió: “si hay información de las transcripciones y de los propios recortes periodísticos que se mandan entre los distintos actores de la operación, donde se vinculan las acciones de esta organización “paraestatal” finalizó.

“No cabe duda que el Congreso tiene que tomar cartas en el asunto, y todos los partidos políticos deben asumir este compromiso con mayor actividad del Poder Judicial”, concluyó el juez federal de Dolores.