Publicado el 7/6/2011 a las 22:22

Deuda 1: Ciclista se afianza

Deuda 1: Ciclista se afianza

Cuestión Entrerriana afloja, pero no larga. Bajamos intensidad pero pretendemos tributar misma o mejor calidad en cuanto a la información y opinión del básquet local. Los clubes no ayudan, pero desde la APB sí y por eso cumplimos con aportar el resumen de lo sucedido en la 8ª fecha del “Víctor Gastaldo” de 1ª. Ciclista único puntero.

Derrotando por paliza a Rowing (81-42), Ciclista sumó la 4ª victoria de local y la 7ª en serie que lo ubica 1° e invicto del Oficial Superior que organiza y fiscaliza la Asociación Paranaense de Basquetbol.

Sionista venció a Echagüe (77-83) en el “Gigante” de calle 25 de Mayo, consumó su 2ª alegría como forastero, y trepó a la 2ª ubicación con serie de 6 invicta, compartida con Talleres que perdió en el “Zorzet” (71-54) frente a Recreativo, llegando el “Rojiverde” al 5° triunfo, 3° en su feudo.

Por su parte, Unión de Crespo sumó por primera vez de a dos. Lo hizo en la Capital Avícola, superando a Patronato en tiempo extra (68 a 63) y saliendo de un récord negativo de 0-5.

El “Verde” intratable

Rowing visitó el “Baglietto” preocupado por el último revés ante su clásico enemigo (CAE), pero con la ilusión de dar el zarpazo pues su última salida fue victoriosa (en el “Gayá”). El sueño se transformó en pesadilla.

Ya en el primer chico, los de calle Santiago del Estero demostraron quién era el campeón y con una tarea colectiva sin brillos singulares metió un parcial de 21-10 como marcando el terreno.

No conforme con ello, F. Bogado gravitó aún más y junto a C. Petrilli consolidaron la hegemonía con un 21-12 que implicó un pase a recreo largo ganando por 20 (42-22).

Solo R. Mazzola se destacaba en el “Albiceleste”, más chispazos en el 1° de M. Silvestroni y en el 2° de A. Cacik.

En el tercero hubo paliza. C. Petrilli y F. Bogado no mermaron sus preponderancias y se anexó J. P. Vazzoler para incrementar el dominio, ahora por 26-8 ante un rival en el que solo zafó del reprobado F. Rodríguez, pudiendo hacer muy poco para evitar la tendencia marcadamente adversa de 68-30.

Los diez finales fueron una práctica. Mucho más pareja (13-12) pues el DT local decidió dar minutos a los que menos juegan y ninguno de los dos miró el scorer al ser imposible que Ciclista pierda el control con semejante margen.

Abrió el Derby

Echagüe y Sionista inauguraron la jornada en el estadio de calle 25 de Mayo, donde el “Negro” aspiraba cristalizar su primera victoria en condición de anfitrión y la 4ª en fila. Pero llegaba el “Celeste” invicto y con ganas de mantener dicha calidad aunque aumentando el número de satisfacciones como visitante siendo ésta su 2ª salida.

El 1° fue parejísimo. Los dos tensos. Celosos en defensa e imprecisos en ataque. El 15-15 traslució el discreto nivel donde solo pueden elogiarse los rendimientos singulares de R. Rodríguez y D. Oviedo (entre ambos convirtiendo 13 de la quincena).

Sionista jugó más interno prevaleciendo E. Rosenszvaig y L. Rasio.

En el 2° se escapó el dueño de casa con una impecable tarea de L. Catelotti (11 de los 20) ganándole el duelo a Rasio (8 de los 15).

Se fueron al descanso largo 35-30 arriba Echagüe pero daba la impresión que no era tan por mérito propio como sí por defecto ajeno.

Seigormann y Vesco corrigieron levemente la tendencia en el entretiempo. Si bien Catelotti mantuvo su incidencia (con 8 puntos), hubo un mayor compromiso global de la visita y se logró dar vuelta el trámite con un 16-19 que ajustaba la brecha previo al último capítulo.

Ya en los 10 de clausura, Rasio le puso la frutilla al postre y brindó una decena de puntos valiosísimos que, junto a M. Dobry, E. Bortagaray, M. Svetliza y J. Sandrini, significaron torcer decididamente el rumbo para imponerse con un 34-26  en el cual, por el lado del AEC, resultó estéril la brillante gestión de D. Oviedo (16 puntos en el cuarto).

Digno de destacar: en la defensa tirada por Sionista, el celo sobre “Memo” Rodríguez durante todo el partido, cómo se “secó” a Catelotti en el período decisivo y las escasas soluciones que llegaron de piezas vitales como B. y A. Todone y L. Calleja.

La clave estuvo en el 3°

En el gimnasio de calle Italia Recreativo defendía un invicto de dos presentaciones en fila e idéntica cantidad de partidos ganados en las dos últimas jornadas.

El “Rojo” lo visitaba con una magra salida reciente (juego “de Mini” ante Ciclista, 45-42) pero con el reconstituyente de haberle ganado días atrás al actual subcampeón (Olimpia).

Entre R. Princic y A. Bahler intentaron marcar tendencia positiva para el team de Ernesto Michel, anotando 10 de los 15 puntos que lograra el anfitrión en el primer chico. F. Pacífico fue el estandarte de los “Rojos” que anotaron 11 en éstos diez minutos iniciales.

En el 2°, el CAT sorprendió por su intensidad defensiva, complicando el traslado de G. Carboni, como secando a Bahler y controlando mejor a Princic como a los internos que poco y nada hicieron para modificar el panorama adverso. Lo más rescatable: N. Navarro.

De la mano de A. Petenatti y M. Monjes desde el perímetro, junto a M. Follonier abajo, Talleres clavó un 13-26 notable, pasando al recreo largo en ganancia por 28-37.

Como lo dice el título de ésta crónica lo que decidiría el resultado final sucedería en el 3°. Michel les lavó la cabeza a sus dirigidos y les hizo entender que sin actitud pero tampoco sin inteligencia podían ser vapuleados sin piedad por un rival que hace de la garra un culto.

Retornó Bahler, mejoró Carboni pero especialmente influyeron el repunte de B. Bearzotti y la aparición de G. Schoenfeld, hasta ese momento inactivo.

El 25-6 obviamente impide citar al menos uno de un Talleres inerte.

Ya en el 4° chico, con un 53-43 que daba margen para cierta armonía, Recreativo controló sin inconvenientes a un Talleres que no reaccionó. Algo de L. Schmoll y Petenatti no bastaron para revertir el cruel destino.

Bahler y Navarro la rompieron y sentenciaron el trámite con un 18-11 sin complicaciones.

La primera sonrisa crespense

Unión recibía en la Capital de la Avicultura a Patronato. Choque de perdedores. El de Crespo con cuatro amarguras en serie, una de ellas en su feudo, y el de Paraná con cinco tristezas consecutivas, tres de visitante y dos de local (en sí nunca juega en su rectángulo).

En el primer chico los crespenses incidieron bajo tutelas de F. Retamar y S. Carboni, contra un rival casi exclusivamente dependiente de lo que concrete J. Lenardón más destellos de G. Mizawak y M. Cittadino. El 19-11 a favor de Unión era justo en una contienda muy hablada, discutidísima.

En el segundo se fortalecieron las defensas y se profundizaron los defectos, pero fue la visita quien consiguió pasar a dominar el trámite con un ajustado 11-13 en el cual tuvo preponderancia el “Gordo” Lenardón con 9 unidades, superando cualquier escollo que le antepongan los locales, donde S. Barreto fue lo más claro en un panorama muy oscuro.

El tercero fue un duelo vibrante. Técnicamente malo, pero con una actitud enorme de ambos. Retamar y Carboni volvieron a destacarse en el “Verde” con 9 de los 15 puntos que su equipo marcó y J. Lenardón por el “Rojinegro” también el solo con 9 de los 15 puntos “Santos”.

Entraron al último chico ganando Unión por 45 a 39. Patronato estaba en partido y José Lenardón junto a J. Jarupkin consiguieron la igualdad convirtiendo entre los dos 15 de los 16 puntos de Patronato, contra un adversario que solo encontró respuestas válidas por parte de R. Gottig (7 puntos de los 10 de su conjunto).

Así, al igualar en 55, accedieron a un tiempo extra donde Unión hizo prevalecer su localía, metiendo presión en todo sentido y doblegando a su contrincante con trabajos ponderables de Carboni y Gottig. Ya en éstos 5 extras J. Lenardón no pudo salvar a su equipo pese a que admirablemente intentó con un corazón espectacular.

Fotos en Crespo: Gentileza José Luis Dalinger.-

Etiquetas: , , ,