Publicado el 1/4/2017 a las 16:47

Conflicto APB – FBER: demasiadas preguntas… nulas respuestas

Conflicto APB – FBER: demasiadas preguntas… nulas respuestas

El básquet de Paraná ha recrudecido su posición de encono ante la medida dispuesta por la FBER, en cuanto a la suspensión de afiliación por 90 (noventa) días. La dirigencia APB, representada por diferentes actores, ha expuesto públicamente distintas consideraciones pero, surge la sensación inequívoca de mantener una actitud retórica y no proceder a recurrir a los canales ejecutivos consecuentes. La lectura de dos notas nos genera preguntas que ojalá impliquen respuestas.  

 

¿Es imprescindible jugar la Liga Provincial “cara” y/o “poco competitiva”, según catalogan desde la APB?

¿Qué daño provoca no participar en una competencia tan “onerosa” y de nivel confrontativo “desigual”?

¿Cuál es el perjuicio de no recorrer tantos kilómetros “promedio” improductivamente?

 

Se dice además que los clubes APB “no pueden” inscribirse en Liga Provincial por el “cambio de formato de disputa” dispuesto por FBER, por “superposición” con actividad Oficial Local y se pone énfasis en que el certamen Asociativo “tiene su nivelación para el correcto crecimiento deportivo del jugador”. Por ende… ¿Jugar Liga Provincial es fecundo o improductivo?

Si tuviese un saldo pernicioso, ¿por qué tanto fastidio?

 

El Club Estudiantes optó con sus Formativas (como Olimpia y Talleres en 1ª) por aceptar las pautas Federativas. Indudablemente, piensa distinto. ¿Está mal pensar diferente? ¿O será que no se acepta la diversidad?

Ahora… Si no se reúnen las condiciones favorables para el resto de las instituciones paranaenses, ¿cuál es la razón para alterarse?

 

Una pregunta que PARA NADA echa por tierra las ilusiones, los sueños, las esperanzas “Albinegras” respecto a sus Divisiones Menores: ¿alguien se ha percatado cuántos chicos del Quique campeón nacional U13 hace 5 años hoy siguen jugando al básquet?

Por qué no preguntar también: ¿Cuántos se proyectaron al campo profesional? ¿De qué valió ese título que tanto costó obtener con periplos extenuantes?

 

Nosotros tenemos las respuestas pues de alguna manera fuimos testigos y/o parte. Los invitamos a que indaguen.

 

Sí… La FBER está  integrada por 8 Asociaciones, y existe una “mayoría automática” de 7 a 1 ante todas las propuestas de la APB. ¿Está MAL?

Coincidimos, en que la Asociación de Paraná está (o estuvo) integrada no sólo por clubes de la Capital, sino también de Crespo, Viale, Diamante, María Grande, Villa Libertador, Nogoyá y Victoria.

 

En ese sentido, reconocemos, y ha sido tema de varios editoriales en este humilde medio como en espacios en LT 14 o El Diario, respecto a que la APB representa un amplio porcentual del baloncesto entrerriano en lo inherente a cantidad de jugadores, entrenadores y árbitros lo que implica un altísimo aporte -en todo sentido- a la FBER.

El punto en cuestión es que si las otras 7 afiliadas a la FBER no coinciden con la arenga capitalina, tampoco se las puede coaccionar.

 

Ahora bien… Si tres de ellas, supuestamente “no cuentan con la vigencia de su Personería Jurídica”, ¿dónde está el dictamen del Organismo que controla ello? ¿Por qué la Dirección de Inspección de Personas Jurídicas – E.R. no interviene en el caso? ¿Por qué el Gobierno no se hace eco de esta problemática?

 

El presidente de la FEBER Ing. Carlos Álvarez “lleva 20 años en el cargo…”, indican desde el seno de la APB. Sí… ¿Y…? ¿Es un pecado? ¿Es algo espurio?

Ojo… Coincidimos en que hubiese estado magnífico un recambio dirigencial y concebimos que SE NECESITA una “re-oxigenación”. Pero… ¿Quién se hace cargo? ¿Quién está lo suficientemente acreditado para esa función? ¿Quién, pacientemente, prudentemente, legítimamente, conformó una SANA oposición con los avales imprescindibles para no volver a caer en el caos padecido por el básquet de Entre Ríos?

 

¿Álvarez impuso arbitrariamente su presidencia? ¿Ha sido un tirano? ¿Un opresor? ¿Tanto miedo se le puede tener a un profesional de la ingeniería, un civil común y corriente, un empresario que llegó a la presidencia de la Federación con una sólida posición económica por la cual no se valió de la FBER para beneficio pecuniario propio?

¿No será que se ELIGIÓ su continuidad? ¿Se VOTÓ su prosecución? ¿Se premió a su gestión?

 

¿O también logró dictatorialmente proyectarse a la CABB y a FIBA Américas? ¿No será que fue inteligente, astuto, virtuoso y supo moverse sagazmente para cristalizar metas?

¿Dos décadas de dictadura absolutista? ¿Dos décadas de avasallamiento? ¿O dos décadas de haber sido UNGIDO?

 

¿Qué se cuestiona? ¿No se podrá ser más específico y congruente en el posicionamiento?

 

La APB elevó propuestas para la confección de una Liguilla Provincial de Clubes “apta para todos”. Hubo propuestas de solución. Sí. Aparentemente, han transcurrido tres años de pedimentos dirigidos a la FBER y desde hace un año a la CABB y hasta a la Secretaría de Deportes de la Provincia, organismo Gubernamental.

¿Tres años de INCOMUNICACIÓN entonces? Tres años en los cuales se pudo recurrir a todos los medios posibles para exponer lo que se puede conjeturar como una indolencia, o una INDIFERENCIA por parte de los tres órganos precitados.

 

Tres años SIN VOZ NI VOTO suficiente para lograr convencer y cristalizar la metamorfosis. Pero tres años sin una CLARA EXPRESIÓN para que TODO el básquet argentino se empape de tan delicada coyuntura.

Una pérdida de tiempo IRREPARABLE de la cual elocuentemente la APB no se hace cargo. Cero autocrítica, básicamente en lo que a línea editorialista se refiere.

 

Una FBER que, declaman desde esta Capital, “No organizó los torneos provinciales de U 13 ni de U 19 durante el 2016”, pero vale la pena preguntarse ¿cuál fue la postura LEGAL adoptada por la APB en defensa de sus jugadores?

Sí; el sermoneo, la prédica con elevados tonos de recriminación se hizo presente, pero -insistimos- ¿a qué recurso legal se apeló para revertir ello y/o se reconvenga a la FBER por los canales apropiados de la Justicia?

 

Desde el baloncesto de Paraná se manifiesta que en el 2016 se jugó el Torneo Entrerriano U13 “pero por invitación, siendo la APB la única Asociación NO INVITADA…”. ¿Hubo denuncia ante los estrados judiciales por presunta DISCRIMINACIÓN?

 

Por otra parte, el básquet de Paraná continúa desconociendo “una supuesta deuda del 2016 en concepto de carnets de jugadores”, sin embargo -sostenemos- no se han dado a conocer recaudos legales para refutar justificadamente el hipotético yerro federativo y emprender las acciones litigiosas pertinentes.

 

Se replica al mismo tiempo que ni CABB, ni el Gobierno de Entre Ríos han dado respuesta ni han logrado acercar a las partes “y encontrar una salida razonable y con sentido común”.

Si cartas formales, mails, llamadas, conversaciones, han sido tan -figuradamente- infructuosas, ¿no se debe recurrir a las vías legales concomitantes?

 

¿O será que solo se entiende como camino “viable” independizarse de la FBER y crear una estructura autónoma?

 

¿Qué sustento formal hay para endilgar como conclusión  “El objetivo de Álvarez es destruir las asociaciones y lo va logrando”?

¿Hay un “plan de hostigamiento y desprestigio público en detrimento de la Asociación Paranaense” por parte de la FBER? ¿Se cuenta con pruebas fehacientes?

 

Se inculpa al Dr. Abasto en cuanto a que “hace años, en forma permanente y sistemática ha atentado contra los clubes paranaenses, ha difamado a los dirigentes y ha desoído la palabra de las comisiones directivas de los distintos clubes que conforman su asociación”. ¿Hay pruebas para tan grave acusación?

 

Se señala “la APB tiene la voluntad de forjar un mejor camino propio para el futuro de sus clubes y jugadores”. ¿Un “camino propio” independiente a la misma Confederación? ¿Un camino propio sin afiliación a la Federación? ¿Y qué ocurrirá con clubes como Estudiantes, Talleres y Olimpia, los cuales participan en la Liga Provincial? ¿Y qué sucederá con la composición de seleccionados provinciales?

Suena a descabellado. ¿Qué se proyecta o aspira? ¿Formar una Liga Independiente? ¿Establecer una nueva Federación? ¿Condicionar a la FBER e indirectamente a la CABB con los carnets y/o restar a FBER y CABB del valioso aporte de tantos jugadores en actividad?

 

“La CABB nunca nos atendió nuestro pedido. Desde agosto de 2015 ya hemos hecho cuatro presentaciones por este tema y nunca, ni siquiera, nos llamaron para decirnos que estábamos equivocados o no, nunca consideraron el tema. La CABB termina siendo la principal responsable de que Paraná no haya tenido ninguna solución a sus planteos”, resaltan. Exhortamos a que se hable con precisiones… ¿Hubo ante ese silencio Confederativo una instancia legal asumida?

 

Finalmente, “La Federación es un mamarracho y el único que le puede poner límites es Paraná”, se leyó por allí… ¿Qué ejemplo le estamos dando a los chicos, a los jóvenes a la hora de respetar la institucionalidad?

Etiquetas: ,