Carrera con obstáculos en calle Carbó

A media mañana de este lunes, la Municipalidad de Paraná pareciera que no leyó nuestra nota de esta madrugada. Calle Carbó es un caos. Un pozo desde donde brota abundante agua, genera toda clase de peligros y la Comuna no envía ni siquiera un inspector a ordenar el tránsito, no demarca el riesgo latente por ese obstáculo y el líquido elemento tornando resbaladiza la superficie para una arteria donde se circula a una velocidad mayor que la común. Una desidia execrable. Galería de fotos.

 

Estas son las cosas que desgastan la imagen de Varisco en el municipio de Paraná. El hablar tanto de lo que se hace, y el no abordar adecuadamente los profundos desaciertos, las sensibles coyunturas que afectan todos los servicios en una Capital de Provincia.

No es la primera vez que lo analizamos: tenemos la sensación que el intendente sufre (como lo sufrió Blanca Osuna) de boicots diversos.

 

Como si desde puertas para adentro, en diferentes áreas, hubiese personal insubordinado, insurrecto que se encarga de provocar el reclamo airado de la ciudadanía.

Y Varisco no habla. O su área de Prensa se mantiene inalterable, inmutable, CON UNA RADIO PROPIA donde lo que menos hay justamente es espacios para el tratamiento coherente de cómo levantamos EN SERIO a Paraná.

 

Varisco llegó de la mano del Cambio. La transformación no solo que ha sido nula, sino que la involución es subrayada. Y seguimos convencidos que el más grosero defecto de su responsabilidad es no salir a la palestra y hablar claro.

Lo de calle Carbó, entre Monte Caseros y San Martín, sí… a una cuadra de la Peatonal, a 4 cuadras del Palacio Municipal, es una muestra más del DESMANEJO que hay en la Comuna paranaense.

 

Una pena… Se puede hacer TANTO si se trabajara SERIAMENTE. Pero, reafirmamos, a Varisco NADIE le avisa que debería INTERVENIR drásticamente ciertos sectores de su municipio.

Calle Carbó YA debería estar intervenida. Pozo, desprendimientos de bloques de pavimentos del mismo, agua que brota incesantementem calzada resbaladiza, maniobras abruptas de los conductores para esquivarlos. Un cóctel explosivo. Pero no… Quizás esperan una tragedia para que corra la cabeza del intendente.