¿Carlos Álvarez analiza el traspaso directriz?

A mediados de septiembre, el presidente de la Federación de Basquetbol de Entre Ríos, Ing. Carlos Álvarez, viajó con su Familia a Europa. Al cabo de tan bella excursión, ya en suelo argentino, sufrió una aguda descompensación coronaria que derivó en un nuevo infarto por lo cual debió ser intervenido en una reconocida clínica concordiense. Hoy, goza de buena salud, ya ha sido dado de alta, pero de a poco, sin apuros, se reinserta en su vida laboral y dirigencial. Mientras, algunas expresiones deslizadas desde Chajarí, trasuntan un hipotético futuro cambio de mando no tan lejano.

 

El 12 de septiembre, el “Flaco” Álvarez inició un tour junto a su Familia recorriendo el Sur de Italia. Llegó el 10 y sintió un dolor en el pecho cuando retornaba en el micro rumbo a Chajarí.

El 11 de octubre fue a ver a su cardiólogo. El electro fue normal, se hizo un análisis de enzimas donde se verificaron algunos números preocupantes que arrojaron la preexistencia de un síndrome coronario agudo por lo cual fue internado en la Clínica La Unión de Chajarí en área de terapia intensiva.

 

Al día siguiente, Álvarez fue derivado al Servicio de Hemodinamia y Terapéutica por Cateterismo del Instituto Médico Quirúrgico Garat de Concordia, siendo trasladado en ambulancia -debidamente monitoreado- efectuándosele ni bien arribó al precitado nosocomio una coronariografía, examen radiológico invasivo que permitió visualizar las arterias coronarias y de otras estructuras cardiacas complicadas.

 

Se plasmó así una angiografía selectiva con la cual se detectó una obstrucción crítica extensa de arteria circunfleja, procediéndose a una angioplastia de urgencia, con implante de dos stents farmacológicos liberadores de inmunosupresores, en forma exitosa, a cargo del Dr. Federico Graziano.

 

El 2 de noviembre se concretó una nueva internación para cristalizar una revascularización coronaria que había quedado incompleta el mes anterior. Así, el Dr. Graziano le practicó, por acceso femoral derecho, una nueva angioplastia coronaria con implante de otro stent de idénticas condiciones que los dos anteriores, consumándose la intervención sin inconveniente, revascularizándose completamente en lo anatómico y funcional.

 

Vale acotar que ya en el 2004, Álvarez había sufrido un infarto inferior practicándosele en el Hospital Italiano una cinecoronariografía que no arrojó lesiones significativas

Hoy ya se encuentra en Chajarí, controlado por su cardiólogo de cabecera, Dr. Julio Díaz Viñuela.

 

Por la invasión inguinal en la segunda intervención, el máximo dirigente del baloncesto entrerriano debe tener precauciones, como por ejemplo no manejar o no caminar más de dos cuadras. Asiste normalmente a su oficina de la empresa, frente a la vivienda; no necesita cuidados especiales; el alta implícita ya la tiene con la lógica y sistemática medicación.

En charla serena vía telefónica, nos confió que sigue el devenir del básquet sin estar en el día a día, ocupándose solo de algunos temas puntuales de la Federación vía telefónica en contacto con el presidente interino, Julio Isaías Giménez, como por ejemplo la concreción del Argentino Femenino de Mayores en el mes de diciembre en Concepción del Uruguay, restando el apoyo de la Provincia, punto neurálgico para resolver si se puede o no cristalizar.

 

Del mismo modo, coordina todo lo inherente al cierre formal del 2018 con la Fiesta del Básquet Provincial, prevista para el 30 de noviembre en el gimnasio “Baglietto” del Club Ciclista Paraná, donde se premiará a los mejores equipos de ambas ramas, incluyendo la entrega de Copas Challenguer otorgadas en conjunto con el Gobierno provincial, y distinguiendo a su vez al Mejor Técnico del Año, al Árbitro y al Jugador de Mayor Desarrollo como al Oficial de Mesa más correcto.

La muy buena noticia es que hace casi un mes que no fuma y matiza la ansiedad con el cada vez más utilizado cigarrillo electrónico y con chupetines Pico Dulce.

 

En el tramo final de la amena charla nos contó que se encuentra estudiando como terminar de armar una estructura que no dependa tanto del cambio de una persona u otra, sino que tenga un armado que permita fluidez en el funcionamiento con independencia de las personas que estén o dejen de estar; confesando “creo que hemos avanzado bastante en eso, pero todavía no estoy conforme”.

Esa frase que nos dejó picando, que el “Flaco” quizás evalúa el retiro. Optamos por no profundizar. Ya llegará el momento de abordar un coloquio jugoso donde seguramente sobrarán matices.

 

Hoy, lo excluyente es que goza de buena salud pese al nuevo susto. Y nos reconforta saber que solo fue otro llamado de atención. Tal vez por eso entienda que haya llegado el momento de repensar un progresivo adiós de la FBER, más allá que -conociéndolo- seguirá junto al básquet, como asesor, como consejero, como guía, como mentor.