¿Y lo de “amiguismos no”? Otra promesa incumplida de Mauricio Macri… anunció a De Urquiza como nuevo secretario de Deporte

Mauricio Macri hizo oficial lo que era un secreto a voces en el ámbito del deporte argentino en los últimos días. O, mejor dicho, desde que Mac Allister decidió irse de la Secretaría para encarar desde noviembre su proyecto personal de ser gobernador de La Pampa en 2019. Diógenes De Urquiza, muy amigo del primer mandatario, será su sucesor.

 

De Urquiza era el coordinador general del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, cargo que asumió luego de una extensa y destacada trayectoria en diferentes marcas de indumentaria deportiva como Topper y Signia, por ejemplo.

Además, tras tener una importante trayectoria como jugador, a fines de los 80 fundó junto al propio Macri la Asociación Padel Argentino. También organizó eventos de ese deporte y de basquetbol, una de las disciplinas que más le gustan.

 

Hasta ayer el Presidente jamás le había comunicado oficialmente su intención de que fuera el nuevo jefe de la política deportiva argentina. Sin embargo, De Urquiza había comenzado a trabajar junto a Mac Allister y su equipo en las oficinas del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo.

“Ya está. Acabo de decírselo a los periodistas. Ahora dejate de joder y empezá a laburar…”, le dijo entre sonrisas Macri luego de su charla con este diario.

 

De inmediato, en la amplia carpa que sirve de ingreso a la Villa, lo felicitaron Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, jefe y vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires respectivamente, y Diego Gusmán, jefe de misión argentina.

El presidente visitó al mediodía la Villa Olímpica junto a su hija Antonia. Alrededor de las 13.30 llegó en helicóptero y se dirigió directamente al comedor, donde almorzó junto a un grupo de atletas argentinos entre los que se encontraban los remeros Tomás Herrera, Felipe Modarelli y María Sol Ordás, la ciclista Agustina Roth, el tirador Facundo Firmapaz y Valentina Aguado, quien participó de escalada deportiva, un deporte nuevo en el programa olímpico.

 

“La verdad que todo está funcionando muy bien y estamos muy contentos”, señaló Macri, con una remera del equipo olímpico argentino sobre su hombro izquierdo y llevando siempre de la mano a Antonia. “La gente está apoyando los Juegos con su presencia masiva y cada Parque es una fiesta. Creo que este fin de semana largo todos los escenarios van a explotar de público. Vengo de Olavarría y muchos me dijeron que vendrán a Buenos Aires para alentar a los deportistas argentinos”.

 

Aproximadamente una hora y media duró su visita a la Villa en la que recibió saludos, se sacó selfies con los atletas y hasta una oficial filipina le agradeció en inglés por “la hospitalidad de los argentinos que se vive en los Juegos”.