Urgente: el básquet APB pierde día a día jugadores de Formativas

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- Ojalá que la Clínica ESCO-Coditep sirva para algunos entrenadores de Formativas modifiquen sus actitudes y dejen de frustrar pibes. Hace un tiempo los desafié… “Hagan un censo para verificar cuántos chicos dejan el básquet mes a mes, año a año…”. Nadie tuvo la VALENTÍA, el CORAJE. Así, en el último lustro han sido MUCHÍSIMOS los gurises que para colmo DEJARON EL DEPORTE.

 

Ni siquiera los políticos han INTERVENIDO para encomendar a alguien esa RESPONSABILIDAD, ese COMPROMISO de constatar que en las entidades, SUBVENCIONADAS o ASISTIDAS ante diferentes coyunturas también por el Gobierno, se trabaje de modo acorde.

Hasta la APB promueve Programas como el PROBásquet y luego daría la sensación que NO HAY seguimiento de cómo se trabaja en las instituciones con el resto de los “NO SELECCIONABLES”. Patético.

 

Encadenando el tema DESENCANTO… Sigo sosteniendo… Cobrar 30 mangos para ir a ver un día de semana (O SEA DE LABURO O DE ESTUDIO…) a las 7/8 de la tarde/noche a tu hijo (hermano/nieto/ahijado/sobrino…), en un estadio gélido, con no más de 20 personas, y que el pibe de U15 juegue un cuarto O MENOS es una falta de respeto TOTAL por el chico y por sus tutores.

Me pregunto… ¿Pueden ser tan PARTICULARES (no quiero entrar en el insulto…) éstos entrenadores que insisten con el querer ganar la Copa de Leche sin interesarles en lo más mínimo lo que sufren los gurises estando en el banco la mayor parte del juego???

 

¿No perciben lo que SIENTEN los que concurren a la cancha con inconmensurable esfuerzo de toda índole (económico/tiempo/etc) y se sientan en las frías gradas para ver cómo se florean dos o tres y los otros son los obedientes “obreros” o terminan con caras tristísimas en el banco???

Es execrable. Condenable. No vacilan a la hora de buscar la victoria con uno, dos a tres chicos que son los “cracks” y el resto que se muera de frío en el banco o los acompañe, y toda vez que tratan de tirar al aro o picar la pelota son retados porque evidentemente los que deben definir son dos o tres “elegidos” a quienes sí se les perdona todas sus pérdidas, sus malos lanzamientos, llegadas tardes a partidos, y hasta ausencias a prácticas, etc…

 

Es deplorable… Como es imperioso, insolayable, URGENTE que Sebastián Uranga idee ALGO, pergeñe ALGO para que desde CABB se intervenga.

El mismo Luis “Chuzo” González, referente principal del PROBásquet podría ponerse las pilas y analizar esta problemática.

 

Un pibe de 7 a 17 años debe jugar NO MENOS DE DOS CUARTOS, sea cual fuere su limitación. Ya después llegará el momento de proyectarse a las categorías Superiores donde sí deberán “pelear” por un puesto.

 

Pero por favor… Ya no sé cómo pedirles… DEJEN DE FRUSTRAR a los pibitos. Y DEJEN DE HACERSE ODIAR por sus familiares.

Y a la APB… Cuántas veces lo voy a decir… De Escuelita a U15 COMO MÍNIMO, NO PROGRAMEN encuentros días de semana.

 

Les quitan días de entrenamiento a los chicos, que a su vez deben estudiar en Colegio o actividades extra-Escuela, deben ser NIÑOS/ADOLESCENTES y vivir muchas cosas más que el básquet, y PERMITAN que sus Familias los acompañen CON GANAS DE IR A LA CANCHA A DISFRUTAR DE ELLO.

Por último… a los dirigentes de los clubes… Sigo expresando mi ADMIRACIÓN por sus esfuerzos, sus SANAS intenciones, sus predisposiciones, pero analicen éste mensaje con DISCERNIMIENTO, con SABIDURÍA…

 

Sin embargo (que le quepa el sayo a quien le corresponda…), dejen de creer que los padres (hermanos mayores, abuelos, tíos, padrinos…) solo debemos pagar aranceles (etc…). No minimicen nuestro rol.

Aquí estamos, INDIGNADOS, y con renovados bríos por DAR A LUZ lo MAL que se está trabajando en ciertas entidades de Paraná a nivel técnico y a nivel Subcomisión, especialmente en esto último, AL AVALAR LAS CONDUCTAS REPROBABLES de sus técnicos contratados diciendo “yo no me puedo oponer a lo que determinan los técnicos en la cancha… Confiamos plenamente en sus capacidades”, pudiendo LLAMARLOS A LA REFLEXIÓN OPORTUNAMENTE no solo por la cantidad de minutos otorgados, por coordinar partidos días de semana con sus pares de otros clubes (para ACOMODAR SUS HORARIOS PROFESIONALES…) y hasta por asumir inconvenientes gestos o palabras de destrato con sus dirigidos.

 

No es una exageración… Están destruyendo el básquet, pero sobre todo, y eso es ULTRA inquietante, HÍPER preocupante, están -reafirmo- ALEJANDO a chicos del DEPORTE y cuando ello sucede la DECEPCIÓN, la DESILUSIÓN, el sentir rasgos de FRACASO, los acerca a toda clase de flagelos.

No puede ser que nadie INTERCEDA, ACTÚE se INTERPONGA ante tan ANGUSTIANTE contexto.