UPCN aceptó 15% en tres tramos a cambio de abrir negociación para frenar despidos

El Gobierno nacional se anotó un punto importante al lograr que uno de los principales gremios del Estado aceptara un aumento del 15% en tres tramos con cláusula de revisión en marzo, en línea con la pauta oficial. Se trata de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), liderada por Andrés Rodríguez, que aceptó este martes esa cifra a cambio de frenar los despidos por 60 días y un bono extraordinario de $2.000 en junio.

 

El acuerdo contempla un incremento del 3% en julio, 6% en agosto y 6% en septiembre, mientras que los sueldos superiores a los $40.000 recibirán una suma fija de $2.000 en julio y $4.500 en agosto.

 

“Si bien es cierto que muchos sectores han avanzado en acuerdos similares en número y tramos, no es menos cierto que a mayores niveles de tensión o conflicto no se han logrado acuerdos económicos superiores, así es que hemos decidido cerrar el acuerdo priorizando por sobre todo guarismo la preservación de los puestos de trabajo”, indicó UPCN en un comunicado.

 

El acercamiento llegó después del rechazo por parte de los gremios de la propuesta de un 12% de aumento y del paro lanzado el viernes pasado por ATE en la administración nacional. El gremio alternativo, sin embargo, denunció este martes el acuerdo al señalar que “no es un aumento, es rebaja”.

 

El entendimiento contempla el acceso a cargos de los concursados y el cese de despidos en todos los ámbitos del Estado por 60 días a partir de la conformación de una mesa de diálogo para discutir el impacto de las dotaciones óptimas definidas por el Ministerio de Modernización.

 

UPCN justificó el incremento pactado al explicar que ocurre “en un contexto de recorte del gasto público, que a la luz de los anuncios a de hacerse con actividades, plata o gente”.

 

“Cabe señalar que un punto porcentual quivale en promedio a unos 1.000 puestos de trabajo. La experiencia y el sentido común nos señalan qué se discute, más allá de declaraciones fastuosas que pueden hacerse para un acta de cartelera”, señaló la organización.

 

El sindicato reconoció que “no es un acuerdo ideal” y se diferenció de aquellos gremios que impulsan medidas de fuerza para superar la pauta oficial. El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA espera una inflación del 27%, mientras que las consultoras superan incluso esa cifra.

 

Por caso, en la reunión de la reunión de la semana pasada con Jefatura de Gabinete y Ministerio de Hacienda, ATE exigió una suba salarial del 25% y un bono compensatorio de $5.000. En las últimas semanas, metalúrgicos y Sanidad firmaron acuerdos por el 18 y 20%, respectivamente.

 

La entidad liderada por Rodríguez, no obstante, aseguró que “el problema de fondo es el rumbo económico” del Gobierno y que se plegará a las acciones que defina la CGT, donde ayer se avanzó en la definición de un paro nacional para la semana próxima.