Una sociedad que no reacciona y un Gobierno de espaldas a su Pueblo

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- A la economía argentina la espera un año duro, y a los argentinos, también. Los remedios que viene aplicando el Gobierno de la Nación contra la inflación desde que asumió estuvieron lejos de tener el efecto deseado. El resultado está a la vista: los precios aumentan todos los días. Pero la inflación es sólo una parte de los males con los que hay que convivir. Mientras… Macri vocifera, grita, y miente…

 

La industria, las Pymes, siguen en caída y la situación es más que preocupante. Si se produce menos es porque se vende menos. Una parte de las menores ventas se explica por la baja del consumo. Tiene lógica. Cayó el salario real y además hay menos empleo.

 

Ante este panorama, la devaluación de 2018 era la ficha que el Gobierno y las empresas jugaban para recuperar terreno vía exportaciones. Por un lado, se frenaron importaciones, pero las ventas al exterior no despegaron como se esperaba.

 

Lo peculiar, e irritante, el Gobierno es consciente de la situación. Lejos de esconder los datos, los muestra. En eso no hay reproches sociales. Sin embargo, los empresarios y la sociedad sí le reclaman que “haga algo”.

 

El “Caballito de Batalla” de la herencia se desgastó hace rato, y si bien se entiende que si no se hubiese recurrido al Fondo Monetario Internacional (FMI) la crisis con seguridad sería más profunda, no se entiende, y se cuestiona, por qué el Gobierno de Macri no encuentra una solución que le permita a la sociedad tener una esperanza mayor.

 

En el discurso de apertura en el Congreso, Macri envió un mensaje a los que menos tienen con el beneficio de elevar la AUH, pero la Clase Media, la Media Baja y en especial los Jubilados precisan urgentes cambios, inaplazables transformaciones.

 

La crisis socio-económica argentina es gravísima. Macri no halla desde su asunción el rumbo. No hay un Plan Económico congruente. Pero a su vez, la Educación, la Salud, la Seguridad, el reconocimiento a nuestros ancianos por todo lo que le dieron al país, sufren la indiferencia, la indolencia de un presidente de espaldas al Pueblo.

 

Macri en el Congreso ocultó la realidad y mintió. Sigue mintiendo descaradamente. Lo peor de todo, es la fragmentación de la Oposición.

Quizás sí, Macri, asesorado por el nefasto Jaime Durán Barba, logró algo… Profundizar la grieta y quebrar al Peronismo, al Justicialismo, permitiendo al Kirchnerismo el “oxígeno” indispensable para mantenerse expectante y bajo su influjo, restarle credibilidad al clamor opositor.

 

De esto no se habla (o se habla muy poco…) en los grandes medios. Hoy tenemos un Indec revelador, es verdad, así se invoca desde el Oficialismo. Ahora bien… El Indec del Kirchnerismo ocultaba o directamente no funcionaba como tal por obra y arte de Guillermo Moreno… Listo. Reconocido…

¿Y si este Indec tan manifiesto, tan clarificador, también dibuja números, estadísticas más inquietantes? ¿Será tan preciso? ¿O será una de las tantas mentiras de un Gobierno que esconde, que encubre, beneficiado por una Justicia abyecta? ¿No se lo preguntaron?

 

Así estamos… Entre un presidente que en tres años solo se dedicó a hablar de la herencia y NADA BIEN HIZO en beneficio de un Pueblo que pide a gritos Justicia Social, que clama porque HAGAN ALGO pero que tampoco reacciona adecuadamente, que tampoco exhorta a “que se vayan todos, que no quede, ni uno solo…”.

Sin hesitar, a los argentinos nos están faltando agallas para defender de manera más drástica nuestros Derechos y eso es aprovechado por quienes hicieron de la Política, una profesión muy lucrativa.