Un Contrafestejo cada vez más arraigado: el Barrio El Tambor conmovido

Desde hace casi dos décadas el rito del Contrafestejo se lleva a cabo en la Capital entrerriana favoreciendo una reconexión con la cultura ancestral aborigen americana y afroamericana, incitando la diversidad, el derecho de los pueblos a expresarse y decidir con albedrío su destino, atizando la defensa de la naturaleza y el cuidado del planeta, propiciando la distribución equitativa de las tierras y la riqueza, como reivindicando los derechos de los niños, las mujeres, los ancianos y los trabajadores explotados del mundo. Galería de fotos exclusivas.

 

Con la llamada de tambores, se concretó este sábado en la Plaza Alvear, la 17ª edición de este movimiento artístico que revitaliza nuestra identidad, a favor del respeto por la diversidad étnica y cultural otorgándole otra significación al denominado “Día de la Raza”, participando Batería NN (San Benito), Batea del Solís Chico (Uruguay), Conventillo (Paraná), Cambá Nambí (Santa Fe), La 330 (Concordia), La Rikitonga (Buenos Aires), Amistá (Rosario), Rejunte, Las Dragonas (Paraná), La Yaguarona (Paraná) y Hormiga (Rosario).

Los preparativos para dar comienzo a la llamada consistieron en el templado de los tambores, lo cual se realizó encendiendo diarios y leños, con los cuales se fue calentando el instrumento hasta que la lonja adquiriese una tensión apropiada.

 

Una vez terminada la etapa del templado, los ejecutantes procedieron a formarse, convocados por los tamborileros líderes quienes fueron “haciendo madera”, para ir estableciendo el ritmo sobre el cual se va a construir la llamada.

A partir de allí empezaron a desfilar al “paso de llamada” por arterias adyacentes a la Plaza Alvear, otrora Barrio del Tambor o “Barrio de los Negros”, un asentamiento marginal de afrodescendientes que se encontraba separado del resto de la ciudad por un arroyo que corría al sur del barrio, por donde hoy es la traza de calle Uruguay-Cervantes.

 

Sin dudas que el Contrafestejo busca afianzarse como un espacio de reflexión colectiva, congregando a distintos sectores sociales en pos de fortalecer la pluralidad y la diversidad, honrando la memoria de los pueblos ancestrales que fueron masacrados y despojados de sus tierras durante la conquista de América en un encuentro de resistencia hacia la cultura dominante, donde artistas, comunicadores y organizaciones sociales y barriales expresaron su postura frente a la realidad, su descontento con la homogeneidad occidental y mostraron su propuesta de cambio con su palabra y su obra.