Trabajadores de Cresta Roja fueron reprimidos por la policía mientras reclamaban por ser reincorporados

El conflicto en Cresta Roja, que inició con despidos durante la gestión de Cristina Fernández y continúa durante la presidencia de Mauricio Macri, todavía no encuentra solución a los cientos de trabajadores despedidos. Este jueves, mientras acampaban y bloqueaban la salida de camiones, la policía bonaerense los reprimió brutalmente. Los operarios exigen respuestas urgentes para contar con indemnizaciones correspondientes y acceder a la reincorporación.

 

En medio de la protesta y con orden judicial los uniformados atacaron a los obreros y también a los vecinos que se acercaron a apoyar el reclamo en la planta ubicada en Esteban Echeverría. En diálogo con los colegas de InfoCielo el trabajador Ariel contó que “por la tarde fuimos reprimidos nuevamente por el gobierno de Macri. Nos mataron a palos otra vez por reclamar nuestros derechos”.

 

“Hubo compañeros con heridas de bala en la cara, recibimos gas lacrimógeno y gas pimienta en la cara”, agregó y sostuvo que “es una situación muy triste porque nadie nos da una solución a nuestra problemática que ya llevamos casi cuatro años. Este gobierno dijo que supuestamente en una semana arreglaba el problema y cada vez estamos peor”.

 

Asimismo, expresó que “nadie se hace cargo ni nos atienden. Nos usaron en la campaña para poder ganar. Dijeron que iban a transformar Cresta Roja y ahora estamos padeciendo los despidos”.

 

Más adelante contó que “no recibimos ni una respuesta para tener una vida digna y poder tener nuestros puestos de trabajo”, y dijo “queremos agradecer a los vecinos que nos apoyaron y salieron a defendernos a pesar que la policía arremetió contra ellos tirándoles balas de goma y gases lacrimógenos en sus casas”.