Suben las papas…

“Está cara la papa”. La advertencia del verdulero se traduce ante la pregunta que el cliente se ve obligado a formular: “¿Cuánto el kilo?”. La respuesta confirma la aseveración del comerciante: “40”. El fin de semana el diálogo se hizo cotidiano en algunos comercios del ramo y a lo largo y ancho de la ciudad.

 

Como siempre, hay dispersión del valor según el barrio en el que se compre: en algunos llegó a tocar los $50 pesos, en otros quedó apenas por debajo de los $35, según distintos relevamientos. Los motivos son principalmente climáticos, aseguran los comerciantes y los técnicos.

 

A diferencia de productos como el tomate, que suben de precio por cuestiones estacionales, en este caso las cosechas diezmadas por las precipitaciones y la falta de infraestructura de los productores dificultaron el panorama. Las lluvias torrenciales en la zona de producción de Tucumán y la baja producción en Dolores, Córdoba, hicieron triplicar el precio del tubérculo más común en el plato de los argentinos.

 

La papa, guarnición indispensable en sus variedades frita, hervida, horneada y puré, pasó de 15 a 40 pesos en menos de un mes y sembró dolor en los bolsillos argentinos. Estadísticas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA): los argentinos consumen unos 60 kilos por año, más que carne vacuna y el doble que lo que se come en el resto de los países del mundo.

 

Pero esos números podrían cambiar en 2018. Porque la cosecha temprana en Tucumán recibió más de 200 milímetros de agua a mediados de septiembre y la producción cordobesa tampoco fue la esperada. Se esperaba que la situación se resuelva en el corto plazo y la papa regrese a su precio original, pero los precios altos en las verdulerías se sostienen en el tiempo.

 

De acuerdo con el portal www.argenpapa.com.ar , las lluvias dificultan que los productores de papa tucumanos puedan entrar en los campos a sacar la cosecha. “La peor parte se la llevó la papa negra, que llega aguada, casi podrida. No la recomendamos para consumo”, dicen especialistas en la materia.

 

Otros productos como el tomate perita y el morrón rojo también subieron, pero en esos casos se espera que los valores se normalicen con mayor facilidad.

 

Desde el Mercado Central de Buenos Aires mencionaron que la cantidad de papa que ingresó allí se redujo a la mitad. Cálculos de ese mercado estimaron una pérdida de entre el 30% y 40% de la producción. Fuentes consultadas por este diario mencionaron que el precio de la papa irá bajando a medida que ingrese la cosecha del sudeste de la provincia de Buenos Aires, zona de fuerte producción.

Pero no volverá a los 10 pesos por kilo de semanas atrás. La papa ya no será la misma y el bolsillo, hecho puré, tampoco.