Sasia, gigante: un Oro en bala que confirma su enorme potencial

A Nazareno Sasia no le gusta mucho enfrentarse a las cámaras y los micrófonos, pero se quedó casi una hora ante ellos. Fue el personaje del día, un adolescente de casi dos metros que le dio un nuevo oro olímpico a la Argentina en atletismo, como Braian Toledo hace ocho años, y sin darle opciones a sus rivales en el lanzamiento de bala de los Juegos de la Juventud.

 

Nacido en Cerrito, Ente Ríos, hace casi 18 años, Sasia llegó a Buenos Aires 2018 como el gran candidato a quedarse con el primer lugar en bala. Siendo también lanzador de disco, se decantó por la otra prueba producto de sus títulos sudamericanos. Precisamente, en el torneo continental de Cuenca para menores de este año, lanzó 21.40 metros, lo que lo transformó en el número 1 del mundo hasta los Juegos.

 

El formato de atletismo en esta cita dista bastante de los mayores. Mientras que tradicionalmente lanzan dos grupos en una ronda preliminar para que nueve clasifiquen a la final, aquí todos tiran en dos tandas. El que más metros suma en ambas series (lo mismo para todas las especialidades de pista y campo), es el campeón.

 

Nadie fue mejor que Sasia, no solo por los números, sino por la constancia del rendimiento. El chico entrerriano marcó 21.94m (superó su registro anual) en la primera fase pero en sus cuatro tiros no bajó de 20.96. Este lunes lanzó un poco menos, entre 20.41 y 21.25, pero con su primer intento, más allá de los 21 metros, quedó flotando la sensación que el oro ya estaba definido.

 

El chino Jialiang Xing tuvo un nulo y tres buenos lanzamientos, con 20.89 el mejor, pero fue estéril. Ni bien el asiático cerró la cuarta ronda, Sasia corrió a la tribuna de invitados y se abrazó con algunos de sus entrenadores y con Germán Lauro, el nombre más destacado del lanzamiento nacional, que le dio la bandera argentina para que festeje. Ahora, Argentina suma siete medallas en el deporte rey: cinco en mayores y dos en los Juveniles.

 

Esa celebración, resumió, fue por “el esfuerzo que hicimos todo este tiempo para llegar acá”. “Debía ser constante. Sabía que no podía dejar de ir a entrenar una vez porque perdía el ritmo, entonces iba todos los días. Por suerte eso dio sus frutos”, contó tras su enorme gesta.

 

“Estoy tranquilo pero contento a la vez. Es un logro muy grande aunque no termina acá, voy a ir por más. Mi objetivo es llegar a la mayor cantidad de Juegos Olímpicos que pueda, participar en mayores de las competencias más grandes que haya”, auguró.

 

Uno de sus mentores y reflejos es Lauro, dueño del récord sudamericano en lanzamiento de bala con 21.26m hasta este año, finalista olímpico y mundial. Vio la performance del entrerriano de 1.93 metros de altura y fue uno de los primeros en festejar con él.

 

“Germán debe estar muy contento porque es el máximo referente de nuestra disciplina en el país. Que yo haya logrado esto significa algo muy grande para él también. Compartimos entrenador, a veces practicamos juntos, sabe el esfuerzo que hacemos. Me aconsejó que en las competencias esté tranquilo y que piense en la técnica y en lo que tengo que hacer dentro del aro, que no me deje llevar por el afuera”, contó Sasia.

 

El coach al que se refirió el campeón es Sergio Alfonsini, que vive en Paraná y que también forma parte del equipo del atleta de Trenque Lauquen. Conociendo a ambos (los dos hacen bala y disco), desde chicos le corrigen detalles técnicos a Sasia que a Lauro los descubrieron más tarde, precisamente utilizando las dos pruebas.

 

“Su evolución es incalculable, estos son sus primeros pasos. Hay que saber esperarlo. Una de las cosas que hay que hacer ahora es no meterle presión, que crezca como hasta ahora, tranquilo, tiene 17 años. Todavía tiene que pasar por el Sub 20 para llegar a mayores. Pero tiene un potencial enorme”, opinó Lauro en diálogo con Ámbito.com antes de volver a su ciudad natal.

 

“Sabíamos el potencial que traía, pero era una presión grande llegar como número 1 del mundo y siendo local. Lo demostró muy bien, compitió excelente. Arrancó nervioso pero después del primer lanzamiento casi aseguró la medalla y se relajó. Es una alegría enorme por él”, amplió el de Trenque Lauquen.

 

El mismo criterio del nuevo dorado juvenil lo tuvo Lauro. Así como Sasia insistió en la necesidad de mejorar, su referente no se quedó con este resultado como un techo. “Tiene que haber una política seria a futuro, en todo el deporte. No debe quedar en los Juegos. Se laburó bien, pero no debe quedar acá, sino el comienzo de un cambio a futuro”, cerró el bonaerense. Ese futuro, en el atletismo, tiene nombre y apellido y este lunes generó el primer impacto.