Publicado el 2/10/2017 a las 08:00

Reacción de árbitro en Villaguay: nada por aquí, nada por allá…

Reacción de árbitro en Villaguay: nada por aquí, nada por allá…

Ni la FeBER se ha pronunciado oficiosamente, ni la Asociación Villaguayense de Basquetbol expresó una comunicación formal respecto al lamentable episodio acaecido durante el cotejo entre ADEV y San José por el Torneo Interasociativo que avala la Federación Provincial. La reacción inapropiada del árbitro Juan Maldonado tampoco tuvo clarificación de su parte y, obviamente, no se conocen medidas mínimamente provisionales.

 

La repercusión alcanzó ribetes nacionales, varios medios abordaron -informativamente- la cuestión, pero no hubo, aparentemente, al menos hasta esta hora de la mañana, una promulgación de la medida a adoptar en torno a esta coyuntura.

 

Nosotros expusimos una visión prudente y edificante, intentando, sin minimizar al preocupante hecho, no caer duramente sobre el reconocido árbitro http://cuestionentrerriana.com.ar/arbitro-de-basquet-reacciono-contra-un-espectador-en-villaguay/

 

Pero, las horas transcurren y no se expide ni siquiera el propio Cuerpo Colegiado de Jueces. De hecho que, la FeBER cuenta entre sus autoridades principales, al Dr. Julio Giménez, quien hasta éste momento no ha proferido concepto alguno formal en cuanto a esta delicada circunstancia.

 

Podrá decirse que la Asociación Paranaense de Basquetbol ha demorado una eternidad, y ni siquiera se remitió a nuestra Redacción el fallo respecto a la trifulca en cancha de Olimpia, durante el juego entre el local y Talleres por el Oficial Superior. Es absolutamente veraz.

No obstante, las características, las connotaciones del “Caso Maldonado” requerían de una urgente intervención, sobre todo por el mismo buen nombre del destacado árbitro formador de jóvenes camadas.

 

Esperábamos una admisión propia del precitado protagonista central, tratando de, con su directo reconocimiento, alivianar toda la conmoción primaria.

Es que, sostenemos, en el video que diésemos a conocer merced al aporte de los colegas de Info Villaguay, solo se observa una reacción (inadecuada pero no feroz) como tendiente a aplacar al espectador.

 

Y lo enunciamos… Desde hace vasto tiempo venimos exhortando a que se termine esa mirada cancerbera de los árbitros hacia las gradas.

Alcanzaba entonces la ocasión para “dar cátedra”, aceptar la equivocación, y sentar un precedente para que los sopla-pitos se dediquen 100 % a lo que ocurre dentro del rectángulo y dejar en el compromiso de mesa de control y dirigentes responsables, el deber de ubicar a cualquier concurrente presto a desestabilizar el clima del espectáculo.

 

Esto es simple… La Liga Nacional ya dispone de tres árbitros en cada juego, más un comisionado Técnico. Cuatro autoridades. Las cuatro PAGAS.

Por qué no conferir atribuciones SERIAS a la dirigencia de cada club, para contener a padres, simpatizantes, hinchas agresivos, en vez de dejar de prestar atención al juego para “relojear” quiénes asumieron posturas insultantes???

 

El “Caso Maldonado” debe servir para reorientar el rumbo del referato, y debe ser útil para que desde las instituciones, clubes, asociaciones y Federación, se pongan de acuerdo en PACIFICAR el básquet, pero ojo… cuando utilizamos la palabra “PACIFICAR”, incluimos de modo CENTRAL a entrenadores propulsores esenciales de la IRASCIBILIDAD, y a jugadores/equipos que hacen del RIGOR, un culto, y ratifican nuestra visión: en Paraná (donde vemos básquet como mínimo una vez por semana…) la defensa se basa en el FRENAR ILÍCITAMENTE al contrario, lisa y llanamente pues desde la etapa formativa, hay DEMASIADOS técnicos que solo PRIORIZAN el ganar por sobre el FORMAR y así, pasan los años, y los dirigidos evidencian CLARAS dificultades de piernas, de manejo de brazos, de coordinación para cumplir los postulados de la defensa, amén que existen (y se incrementa la cantidad día a día…) varios pillos, ladinos, que hacen de la picardía un dogma, apañados por jueces que “hacen la vista gorda” y peor todavía… consienten reprobaciones a viva voz, golpes a bancos y parqué, azotes de pelota, ademanes ampulosos, no solo en Primera sino hasta en Categorías Menores.

 

Debemos ponernos de acuerdo… Hace pocos días, fue solo un “cortito” a manera de “tranquilízate pibe…”. Y no hubo reacción del espectador, salvo la reprobación de él y otros ubicados junto al agredido.

Otro día, puede llegar a convertirse en una batalla campal de impensables consecuencias.

Etiquetas: , , ,