Por ahora… Echagüe solo cambia a Coleman

Bryan Coleman no vuelve. Es lo ÚNICO que logramos enterarnos dentro de un “blindado” bunker de Echagüe desde donde solo se utiliza la herramienta del “off the récord” en exclusiva con un par de medios “partidarios”. Una pena que con tantos años de Liga, se continúe usando ese método comunicacional con tan poca astucia. Deberían imitar a otros clubes de Liga en sus manejos con la prensa porteña.

 

Día a día uno recorre sitios web colegas, escucha radios, ve la tele, y de Echagüe se habla MUY poco, o nada… Pareciera que solo Patronato es usina generadora  constante de información dentro del deporte de alto rendimiento.

Ni siquiera la historia del “Negro” moviliza… Claro; por allí dirán con cierta dosis de lógica: “es fútbol…El básquet no motiva, no estimula, menos con malas campañas”.

 

Y es indiscutible. Echagüe suma innumerables capítulos frustrantes, decepcionantes. Algunos con rasgos patéticos, otros con sentimientos tocados por haber estado muy cerca de la gloria.

Esa mezcla de sensaciones ese cóctel abigarrado de pasiones, provoca a menudo un notable desinterés, como procurando la afición deportiva evitar ilusionarse de nuevo y sumar otro cachetazo.

 

Pero lo peor radica en el “cómo” se administra el recurso de la “promoción”. Entonces, surge de manera inequívoca la impresión que Echagüe está inmerso en una especie de anonimato o “clandestinidad” absurdos.

Todo por la mera soberbia, arrogancia, de no admitir horrores (errores…) y torcer el rumbo a tiempo.

 

Por ejemplo… Días atrás enunciamos como probabilidad que las medidas podrían ser “a granel”, aludiendo a hipotéticos cortes http://cuestionentrerriana.com.ar/echague-evalua-cortes-una-locura-la-vuelta-de-solano/ . Desde la institución, o concretamente desde la esfera “Básquet Profesional” del AEC no hubo aval a nuestros dichos, aunque tampoco desmentida.

¿Entonces? Sigamos conjeturando… Ignacio Barsanti quizás pudo haberlo charlado con la dirigencia, pero quiere “la revancha” con Jeremías Sandrini y Mariano García. ¿Por qué? ¿Por lógica o capricho?

 

La respuesta específica la tiene el propio DT o los directivos. Pero la hipótesis reside en que si TANTO se tardó en relevar a Coleman (“no gastar hasta el receso”), o si TANTO se demoró el percatarse de los inconvenientes migratorios de Jerome Hill (culpabilidad exclusiva dirigencial), ¿por qué ser tan drásticos con el base ex Sionista o el avezado ala-pivote?

Y es coherente esa visión… Las estadísticas juegan en contra de Sandrini y García. Nadie se resiste a los números. Pero también es cierto que dos jugadores con oficio de Liga pueden “sufrir” un guión o partitura defectuosa.

 

Y aquí hay un fundamento neurálgico… Desde la pretemporada Echagüe no halló la puesta a punto ideal y, es obvio, utópico suponer que se pueda consolidar una química correcta. ¿Son responsables Sandrini y García de ese desarreglo, de esa anarquía?

¡No! Ambos han jugado lejísimo de sus reales aptitudes, pero el flaco libreto es pura responsabilidad de un técnico que, pese a la confianza de sus patrones, no supo cómo llegar a la fibra íntima de cada jugador y hacerles entender su idea de juego.

En todo equipo rentado, el primer fusible es el foráneo. Y Coleman fue esperado hasta su partida hace pocas horas. Tardaron 16 noches de competencia para entender que el ALERO de Estados Unidos no podía jugar cerca de los canastos.

Por lo tanto… más allá de ser los “candidatos” al recambio, ¿no valía la pena otra chance? Respuesta simple: “sí”.

 

Ahora… Una cosa es lo que se piensa desde afuera. Otra desde adentro.

Lo raro es que con nuestra Columna NADIE habló al menos para rebatir nuestra teoría (y hacerse cargo a futuro de lo que suceda después…).

 

La novela de Echagüe en Liga tiene incontables capítulos de decisiones omitidas, de determinaciones postergadas, de tiempos perdidos, para luego, con el fracaso forzoso “patear” culpas no arrogadas armónicamente.

Barsanti SABE que aguantar a Coleman fue una intransigencia nociva. Y más allá de lo que la directiva indicara, él como entrenador jefe falló al ni siquiera dar a luz su disconformidad.

 

Ahora, con otro extranjero a horas de ser “abrochado”, medita, reflexiona, y discierne que acelerar abruptamente cortes de nacionales puede conllevar una alteración extremadamente arriesgada.

La idea  es acertar con el sucesor de Coleman. Esperamos que sea un “5” puro o básicamente un “4/5” más afecto a hundirse abajo que a superpoblar el perímetro.

 

Dado ese paso, reestructurar los sistemas y jugar distinto. Allí Sandrini y García con sus años de Liga podrían contribuir con voz y voto. Para dar sus ópticas y rendir como pueden.

El punto es: si en todo enero el registro no logra mutarse a positivo… ¿se vendrán los cortes anticipados, o se salteará ese fusible y el que deberá irse es Barsanti?

 

Tenemos la percepción que, con Sandrini y García revalidados, el eventual Paso 2 será buscar otro director de orquesta.

Por supuesto… cualquier apreciación elemental externa, chocará con el ESCENARIO REAL ÍNTIMO, y éste contexto solo podrá develarse con la voz de los protagonistas: coach – dirigencia.

 

Para concluir…¿Y Solano? ¿Vuelve? Hoy no… Pero está en carpeta.

Foto: Gentileza Face Oficial Fotos Básquet Echagüe.-