Publicado el 11/8/2017 a las 12:52

PASO 2017: el compromiso de votar reflexivamente

PASO 2017: el compromiso de votar reflexivamente

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- Veo, escucho a un montón de candidatos para las próximas Primarias Abiertas, Simultáneas y OBLIGATORIAS, como a los referentes máximos de sus partidos, algunos de ellos autoridades nacionales y/o provinciales, pero no siento hablar que DEBEN y PUEDEN cambiar la profunda crisis en que sumieron a la clase “media-media baja”, al ciudadano común, ese que labura duro (el que mantiene su trabajo aún…) y está afectado de un profundo abatimiento, descreimiento respecto a la Clase Política. A aquel que no recibe dádivas asistencialistas/populistas.

 

Sigo apreciando contactos amigos en las Redes Sociales que mantienen el recurso de la diatriba, de la invectiva contra la Gestión K. Y pregunto: Cómo están desde que asumió Mauricio Macri? O mejor… Por qué no podemos hablar de un futuro distinto??? Y que la palabra “CAMBIO” involucre una enérgica alteración, modificación, variación, metamorfosis que propenda a un integral crecimiento, desarrollo, progreso, de todos los argentinos.

 

Por qué nadie habla de modificar el rumbo tomado por el presidente de la Nación y su séquito; o como corregir todo lo mal que se hizo durante 12 años con Oficialismo y Oposición paradójicamente UNIDOS en una CONNIVENCIA aberrante???

 

Por qué en verdad no apostar por ciudadanos que han hecho cosas buenas en sus vidas, que han trabajado con honestidad, que han sido solidarios, que han promovido el bien por sobre el mal, que creen firmemente que la Argentina podría ser un gran país si se desterrara la corrupción que parte del mismo Estado???

 

Por qué no podemos impulsar que haya menos políticos, que no haya “carreras políticas” Y perpetuidades en funciones políticas, que haya menos asesores, menos gastos en hacer política, menos legisladores y sí más maestros en Escuelas, más profesores en Universidades, más científicos, más médicos en efectores de Salud, más policías dignos, todos ellos bien pagos, resguardados por leyes que garanticen sus ejecuciones, sus procedimientos???

 

Argentina podría ser potencia mundial. Solo hay que proponerlo. Pero nadie se anima al parecer, y quienes “tiran” algunas de esas opciones en spots televisivos o radiales, lo hacen con rostros desencajados por viejos odios, o lo cristalizan con gestos timoratos, de una plena inseguridad respecto a lo que están expresando.

 

Cambiemos….”!!! exhortan y agudizan la grieta en vez de lucir una acérrima autocrítica en cuanto a lo que hicieron en poco más de un año y medio, y evidentemente sin tener la más ínfima idea en cómo puede modificarse el panorama de aquí a fin de gestión.

Al parecer, el único recurso dialéctico es la agresión al Kirchnerismo. Mientras, Cristina Fernandez de Kirchner y varios de sus candidatos no apelan a reconocer sus gruesos defectos y continúa la soberbia, la arrogancia, la altivez, la vanagloria, o generan la sensación que recurriesen a la amnesia para no dar el brazo a torcer.

 

Pero el resto inquieta… genera la impresión que no solo no hay símbolos de una eventual (e insoslayable) conversión o mutación, sino que tampoco hay convicciones de poder transformar ésta República.

Qué hacer el domingo? A quién votar?

 

Los invito a que se tomen un tiempito y lean propuestas. Me animo a adelantarles que van a sentir la misma incertidumbre que yo. Al menos, admito, mi espíritu y certezas de credo peronista se mantienen incólumes.

Por supuesto, de esta doctrina, de estos principios, de estos ideales, hay mucho por aggionar o renovar, insisto, con un severo análisis, o auto-enjuiciamiento de todo lo mal que se hizo en tantos períodos de mandato con fundamentos ideológicos basados en el dogma propugnado por Juan Domingo Perón.

 

Fueron muchos años de un sistema político infectado de ilegitimidades varias, confrontando con una “Oposición” crítica, detractora, opinante levantando el dedo y/o señalando con un rol cómodo. Cobrando sus opíparos, magníficos sueldos y disfrutando del confort que te asegura poseer cargos aún desde un sector antagonista.

 

Dicen que las PASO no son importantes. Para mí, todo acto cívico eleccionario es trascendente para el porvenir de la Patria. Este domingo: votemos por nuestro destino y tengamos memoria.

Etiquetas: , , ,