Publicado el 13/2/2010 a las 15:33

Paraná insegura: desarmaron y golpearon a custodio policial

Al margen de la polémica acerca de la poca preparación que pueda tener un uniformado en el que el Estado provincial confiere la seguridad de la custodia de la vida de personas que están bajo amenazas, seguramente surgirá también hoy la desprotección que sigue existiendo en la zona alta del Parque Urquiza, de Paraná, donde dos delincuentes con actitudes en la que desplegaron un mensaje claramente mafioso lograron desarmar a un funcionario policial en plena guardia y golpearlo.

El hecho ocurrió, cuando dos sujetos armados descendieron de una moto frente a un edificio ubicado en calle Santa Fe, casi Mitre y de inmediato le colocaron con una frialdad notable el caño de un arma de fuego contra la cabeza al custodio que vigilaba el acceso a ese edificio.

Una frase que, palabras más, palabras menos habría expresado uno de los delincuentes, fue: “Así que vos sos el custodio”, para luego golpearlo. Pese a un infructuoso intento de resistencia, los agresores lograron sacarle solamente el arma reglamentaria y lo dejaron inactivo en la vereda que tenía que custodiar.

El hecho causó un tremendo malestar en la cúpula de la Policía de Entre Ríos, que intentó por todos los medios que la noticia no trascienda. Incluso hasta el subjefe de Policía de Entre Ríos, Juan Ramón Rosatelli, quien desde hace casi dos semanas está de vacaciones, se puso en comunicación con personal activo por este acontecimiento, que llegó además inmediatamente a oídos de los más altos funcionarios del Gobierno provincial.

Resulta que el policía que estaba de puesto permanente en la puerta de ese edificio tenía como consigna la custodia del abogado Marcos Rodríguez Allende.

No era casual ni caprichoso que el uniformado estuviera allí, sino que el posicionamiento de esta guardia habría sido ordenada en su momento por el juez de Instrucción Román Saint Marie, ante una amenaza dirigida al conocido abogado penalista, cuya denuncia recayó en ese juzgado.

Lo cierto es que los dos sujetos armados y motorizados lograron cometer este hecho y darse a la fuga, sin que se pudiera dar la voz de alerta con la inmediatez necesaria para que se los pueda interceptar en una de las más recoletas zonas de la capital provincial, la que aparentaba tener una vía libre de vigilancia, ya que nadie los vio pasar, ni por calle Mitre, ni por la zona de la Costanera, como para tener una idea de por dónde iniciar la búsqueda.

Lo temible de la situación fue que estos dos delincuentes actuaron a cara descubierta, con total impunidad.

El titular de la policía del departamento confirmó que “se sigue buscando el arma sustraída, que es una pistola reglamentaria de calibre 9 milímetros, provista por la institución”.

Etiquetas: ,