Para De Angeli, “la ley para los jubilados es el fin de años de injusticias”

El senador nacional (Cambiemos-Entre Ríos) Alfredo De Angeli dijo que la aprobación de la ley que permitirá comenzar a pagar las deudas previsionales a jubilados y pensionados, “es el jubileo para los que trabajaron toda una vida”.

 

En declaraciones a Télam, el legislador destacó la decisión del gobierno nacional de pagarle a los jubilados lo que el Estado les adeuda, y remarcó que “ahora el gobierno, que reconoce a los que se esfuerzan, va a saldar años de injusticias”.

 

De Angeli pidió “terminar con los fantasmas” ya que “estamos en un país que se hizo rico con el trabajo de muchos de estos abuelos, que pusieron hasta el último peso para cumplir con un Estado que les birló sus ahorros”.

 

“Ahora, vamos a remediar esto porque así como el campo se está reactivando, cada sector se pondrá en marcha para hacer todos juntos el gran país que queremos”, alentó De Angeli.

 

Recordó que “muchos jubilados se fueron esperando sus ahorros y eso nos llena de vergüenza. Por eso, este voto nos da la oportunidad de luchar por los que todavía esperan y que con sus aportes y el trabajo de toda una vida contribuyeron al crecimiento del país. Ahora podrán disfrutar de ese esfuerzo junto a sus nietos”.

 

“Espero que todos podamos decir, de cara a nuestros abuelos, cómo votamos y por qué. Con esta ley va a terminar el calvario y va a comenzar el jubileo de nuestros queridos viejitos”, completó.

 

Puntos principales de la medida convertida en Ley

 
– Se pagará la deuda histórica que el Estado mantiene con 2,4 millones de jubilados, un tercio del total, por la falta de actualización de haberes.

– La deuda alcanza los 50 mil millones de pesos. Y el flujo anual de la deuda se calcula en 75 mil millones de pesos.

– Están incluidos en el beneficio quienes ya tienen una sentencia firme, quienes le iniciaron juicio a la ANSES pero aún no obtuvieron un fallo favorable y quienes están en condiciones de reclamar el pago de la deuda pero no iniciaron ningún trámite judicial.

– Quienes tengan sentencia a favor tendrán una mejora en sus haberes del 50 por ciento; los del segundo grupo, del 40 por ciento y los del tercer grupo, del 35 por ciento.

– Los pagos se realizarán con las ganancias del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del ANSES, que está compuesto por un monto de alrededor de 800 mil millones de pesos.

– También se abre un blanqueo de capitales para afrontar la deuda previsional.

– El blanqueo permite regularizar las deudas de los principales impuestos nacionales, con un descuento del 15% si se hace al contado, o en 60 cuotas.

– Asimismo, se crea la Pensión Universal para la Vejez que será del 80 por ciento del haber mínimo jubilatorio para todas las personas mayores de 65 años, siempre que no cobren jubilaciones ni pensiones.

– El impuesto a los Bienes Personales tendrá una baja gradual de las alícuotas hasta 2019.

– El Impuesto a la Ganancia MInima Presunta dejará de existir a partir de 2019.

– Además, se premia a los contribuyentes que estén al día con el fisco con la exención del pago del Impuesto a los Bienes Personales durante los próximos tres años.
– Sin embargo, el aguinaldo de junio de los contribuyentes que no paguen Impuesto a los Bienes Personales quedará exento del Impuesto a las Ganancias, siempre que estén al día con la AFIP.

– Se crea una comisión bicameral para reformar el sistema impositivo que estará integrada por quince diputados y quince senadores.

– También se crea una comisión, que funcionará en el ámbito del Poder Ejecutivo, que tendrá como objetivo la reforma del sistema previsional.

– La Ley también incluye acuerdo firmado entre el Ministerio del Interior y los gobernadores para devolución del 15 por ciento de la Coparticipación Federal que la Nación les retiene a las provincias para financiar la Anses desde principios de los años ’90.

– El proyecto también autoriza, con limitaciones, a vender acciones que la Anses posee en empresas privadas.

– También se establece un mecanismo de pago del Estado de una deuda que mantiene con 13 provincias que transfirieron sus cajas previsionales a la Anses durante los años ‘90 y una moratoria para las restantes once provincias que sí transfirieron sus cajas previsionales y que mantienen un pasivo con la Nación en concepto de aportes patronales.