Publicado el 5/3/2018 a las 08:00

Otro paro inútil por una política educativa contradictoria y repulsiva

Otro paro inútil por una política educativa contradictoria y repulsiva

La relación se tensó, la paritaria en la mayoría de las provincias se empantanó y el enfrentamiento del Gobierno con los gremios docentes creció en crispación. Por todo eso, este lunes hay millones de chicos que en todo el país que ven afectado su comienzo de clases. CTERA, principal gremio de docentes públicos, dispuso una huelga de 48 horas que incluye una movilización al Congreso para reclamar contra la clausura de la paritaria nacional, el rechazo a las ofertas de aumentos con “techo” del 15% anual y por el cierre de escuelas y cursos.

 

El fracaso, o cómo negociar siempre igual y terminar en el mismo lugar. El planteo tiene un componente político profundo. “La actual administración desfinancia la educación y vacía la escuela pública”, es parte del mensaje de convocatoria a la protesta que comienza hoy.

En verdad, la historia es añeja. Desde el advenimiento mismo de la democracia nunca se logró conformar a un gremio que, pese al trascendente rol profesional de sus afiliados, año a año sigue siendo uno de los peores pagos del mundo.

 

En el ámbito de los institutos de gestión no estatal el impacto de las medidas de fuerza podría ser menor, pero los inconvenientes para el normal dictado de actividades se notará con mayor fuerza en los centros educativos públicos.

 

Las mesas paritarias sólo llegaron a puntos de acuerdo en un puñado de provincias: Misiones, San Juan, Corrientes (donde el presidente Mauricio Macri inaugura el ciclo lectivo), Santiago del Estero, Salta, Tucumán y San Luis.

 

El paro abarca e incluye a la inmensa provincia de Buenos Aires, donde las negociaciones por aumentos salariales quedaron estancadas después del tercer intento de María Eugenia Vidal por conformar una propuesta que tuviera aceptación en el Frente de Unidad Gremial, que integran Suteba, FEB, UDA, AMET y Udocba.

 

Allí se juega la pulseada más fuerte. Y estarán puestas todas las miradas. Vidal ofreció una mejora de 15 puntos, a pagar en tres cuotas (enero, mayo y septiembre) con el adicional de un plus por presentismo de hasta 6.000 pesos anuales. Además, planteó una mecánica de “revisión” de esta pauta a partir de noviembre, si el índice de costo de precios superaba esa pauta. En las tres reuniones paritarias la oferta fue lógicamente rechazada, en especial si uno contempla otros sueldos del Estado, y en especial, los ingresos de la clase política y sus “derechos” o beneficios integrales.

 

Desde el Gobierno se aseguró que los maestros que no asistan a sus puestos tendrán descuentos. Amenaza concreta, pero sin acompañamiento de buenas intenciones para poner remedio a una diferencia salarial abismal entre lo que se otorga y lo que se pretende, más una honda necesidad de rever la planificación educativa integral.

 

“Nos convocaron tarde y no es cierto que sólo pretendemos discutir salarios. La agenda gremial está abierta para analizar todos los puntos que hacen a la relación laboral y educativa”, dicen los gremialistas.

 

La intransigencia de las autoridades nacionales para convocar a una paritaria nacional es incomprensible. “Por qué no incluyen la cláusula gatillo si están convencidos de que la inflación no será superior al 15%?, se preguntan los sindicalistas con todo derecho.

 

Pero además se constituye en verdad insoslayable que la reincorporación del premio por presentismo resulta una medida “perversa” que obligaría a los agentes de la educación a asistir a las aulas enfermos.

 

Será una semana corta para el debut del ciclo académico en los colegios con adhesión a las protestas. Porque además de las huelgas de hoy y mañana, CTERA adhiere al Paro de Mujeres, el jueves, como parte de las movilizaciones que organizan las entidades que buscan la paridad de género.

El Gobierno de Macri, y el de tantos mandatarios provinciales, pudo sofocar este nuevo incendio con coherencia.

 

Solo alcanza con ver estado de escuelas, mobiliario, redes de luz, sanitarios, material didáctico, personal de maestranza sin motivación, altísimo índice de ausentismo por enfermedades incontenibles, en especial psicofísicas, y sin ir más lejos, ahondar en la comparación de sueldos.

Lo que gana un maestro, un profesor… Lo que gana un político, secretarios, subsecretarios, directores, asesores,  etc… Hasta un docente es estremecido en la quita de dinero por “ganancias”, y un juez no…

 

Miren en qué van los maestros a clase (en su mayoría…), observen los coches oficiales, los aviones de la clase política. Y así los ejemplos son tan abundantes como calamitosos.

Llegó el día del ajuste Señor Presidente. Tiene Ud. razón. Comience Ud. por dar el ejemplo; Ud. y su Gabinete; Ud. y su bancada de legisladores; Ud. y los jueces que ha designado desde su asunción; Ud. y quienes lo apoyan.

 

Háganse cargo de su responsabilidad. Moralmente, al menos…

Etiquetas: ,