Naranja presenta la Escultura de los Deseos de Marta Minujín

Como parte de sus iniciativas culturales, el viernes 15 de diciembre, Naranja inauguró la “Escultura de los deseos” de la artista Marta Minujín. La escultura, inflable de colores flúo y brillantes, de 15 metros de alto, invita a compartir los buenos augurios para 2018. Y se encontrará disponible hasta el 23 de diciembre en la Plaza de la República del Perú de la Ciudad de Buenos Aires, de 11 a 20 hs. de manera libre y gratuita.

 

En el marco de la presentación, Gerardo Freire ­–Gerente de Relaciones Institucionales de Naranja– expresó: “Estamos orgullosos, de estar en este lugar, acompañando a una artista de la talla de Marta y por sobretodo, orgullosos de compartir esta obra genial con toda la gente de Buenos Aires, para que tengan la oportunidad de disfrutarla, de vivirla, de divertirse y de compartir sus deseos para el año que empieza, de una forma distinta”.

 

La obra refleja el espíritu experimental de la artista y su interés por activar los sentidos y movilizar al público. La experiencia comienza frente a un pórtico de entrada donde se invita a los visitantes a compartir sus deseos, acercándose a alguno de los micrófonos ubicados en la plaza. Luego, pueden recorrer el interior de la escultura donde sus deseos y los de los demás, son traducidos en tiempo real en melodías y sonidos de pájaros.

 

En este sentido, Minujín fue la primera en pedir un deseo en la escultura, quien además detalló las intenciones de su ‘anti-escultura’: “Las esculturas del mundo y desde tiempos remotos han sido macizas y pesadas, realizadas con materiales arduos y  eternos (mármol, bronce, granito). Esta escultura por el contrario es inflable y blanda; es la anti-escultura. Con el agregado de efectos especialles cobra vida para que la gente pueda participar y vivir en arte”.

 

A través de esta acción, Naranja continúa construyendo espacios de encuentro y conexión entre artistas y comunidad; y cierra un año especial junto a Marta Minujín, que comenzó en marzo pasado con la muestra “Pasaporte a lo imposible” en Casa Naranja, la sede central de la compañía en Córdoba, y por la que pasaron más de 14.000 personas.

 

Acerca de la artista

 

Marta Minujín nace en Buenos Aires en 1943. En 1960 recibe una beca del Fondo Nacional de las Artes y se muda a París. Allí, en 1963, realiza su primer happening, La Destrucción, que finalizó con la quema de sus obras.

 

En 1965, presenta en el prestigioso Instituto Torcuato Di Tella −junto a Rubén Santantonín− La Menesunda, una ambientación que ofrecía situaciones diversas e inusuales diseñadas para modificar las experiencias sensitivas de la audiencia, y que fue un verdadero suceso para la sociedad de la época. Entre 1967 y 1969 se traslada a New York, donde se vincula con los principales exponentes del Pop Art y el movimiento Fluxus, y continúa su experimentación con “arte mediático”.

 

En 1973, expone por primera vez la legendaria Soft Gallery, en la Galería Harold Rivkin en Washington.

Desde entonces, sus instalaciones e intervenciones participativas a gran escala en el espacio público han recorrido el mundo y la han posicionado como una de las principales exponentes del arte contemporáneo a nivel global.

 

En 2017, Minujín estuvo a cargo del proyecto estrella del festival Documenta 14 en la ciudad alemana de Kassel, donde presentó “El Partenón de Libros”, construido a escala real con 100.000 libros prohibidos de todas las épocas.

Sus obras forman parte de algunas de las colecciones más importantes del mundo. En la actualidad, Minujín vive y trabaja en Buenos Aires.