Publicado el 1/12/2017 a las 08:00

Muy Bien 10 para Rosario Romero: “Hay que comenzar a dar nombres, si queremos que las familias vuelvan a las tribunas”

Muy Bien 10 para Rosario Romero: “Hay que comenzar a dar nombres, si queremos que las familias vuelvan a las tribunas”

La ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, analizó los últimos procedimientos de allanamientos, requisas y detenciones de 13 masculinos, sindicados como autores de la feroz golpiza que sufrieron, durante el partido Patronato-Unión por la Superliga de AFA, niños, adolescentes y tutores de una delegación del Club Deportivo Strobel y personal policial. “Si no nos jugamos y comenzamos a decir “este fue”, no vamos a terminar con este tipo de cuestiones. Alguna vez tenemos que desterrar estas cosas, corriendo algunos riesgos, y afrontando obligaciones ciudadanas, si queremos que las familias vuelvan a las tribunas”, advirtió. Inevitable reflexión.               

 

La ministra Romero analizó los últimos operativos policiales que culminaron con la detención, en principio, de 10 personas: “Satisfecha con la labor Policial y de la Fiscalía, que rápidamente se pusieron a trabajar en la individualización de las personas, logrando la detención de varias personas identificadas como autores de delitos que no son leves, sino graves, porque pusieron en riesgo la vida de varias personas”, comenzó señalando la funcionaria.

 

“Estos últimos días, varias dependencias policiales han estado abocadas a analizar videos, no solo los propios, sino aquellos aportados por personas, también TyC Sports. Son 13 las personas detenidas, que afrontarán la investigación penal”, agregó.

 

“No se trata de proteger a los clubes, sino de proteger a quien quiere ir al club con su familia. No es extraño que haya habido poca gente en las canchas, porque si los violentos nos ganan las tribunas, los chicos no van a ir más”, remarcó.

 

Además, Romero indicó que “las familias de Strobel vieron que el Estado reaccionó de una manera adecuada, con todo un sistema legal y judicial que hay que poner a disposición de la seguridad”.

 

Sobre la información brindada por los dirigentes, la ministra puntualizó: “públicamente, hace unos días, en este mismo medio, dije que lo que tenía que hacer la dirigencia era aportar los datos a la Justicia, porque ellos saben quiénes son. Muchas veces son presionados, y terminamos siendo esclavos de estas personas. De lo único que tenemos que ser esclavos, es de la ley, no de grupos que patotean y golpean a niños”.

 

“Cualquier ciudadano puede tener miedo. Pero si no nos jugamos y decimos “este fue”, no vamos a terminar con este tipo de cuestiones. Alguna vez tenemos que terminar con estas cosas, que se terminan corriendo algunos riesgos, y afrontando obligaciones ciudadanas, si queremos que las familias vuelvan a las tribunas. Es un sendero en el que todos tenemos que comprometernos. También tenemos elementos si algún testigo siente amenazada su integridad. Desde el Estado no estamos para tapar delitos. Lo que vamos a hacer es trabajar conjuntamente con la Justicia para que las investigaciones lleguen a buen término”, sentenció.

 

Reflexiones…

 

Hasta el día de hoy no hemos leído de parte del Gobierno una autocrítica en cuanto a la calidad del Operativo de Seguridad el pasado sábado.

Este medio se ha caracterizado por ensalzar el rol de nuestros policías, pero cuando debemos opinar desfavorablemente no nos callamos.

 

Y está claro que la tarde del atroz hecho vandálico, algo falló. Quiera reconocerse o no. Lamentamos profundamente la bestial agresión que sufriera la comitiva precitada y los policías destacados en esa área, pero… con nuestra habitual franqueza es inevitable decirles a estos uniformados que otros compañeros o colegas de armas fallaron gravemente a la hora de permitir la salida de esa horda por una puerta y el ingreso raudo y violento por la otra.

 

El operativo FALLÓ. No hay que ocultarlo. Y la propia Policía, como la ministra Romero, una mujer con agallas, y con enorme erudición jurídica, debería apuntar también a ello.

Coincidimos con que los directivos deberían esgrimir otra actitud a la hora de colaborar con detalles finos respecto a identificación de hinchas y demás precisiones.

 

Sin embargo, la reconocida abogada del foro local y hoy una de las máximas funcionarias de la Gestión Bordet, no puede soslayar la responsabilidad de quienes pudieron evitar ese egreso/ingreso feroz y posterior ataque cobarde.

 

La Policía de Entre Ríos MALGASTA tiempo y energías, incomodando al ciudadano, al aficionado, al socio que ya solo por su imagen, por asistir con niños, demuestra una actitud absolutamente pacífica y EDUCADA.

No obstante, a la hora de esgrimir esa idéntica rigurosidad (que TAMBIEN ALEJA A LA GENTE COMÚN DE LAS CANCHAS por sentirse a veces uno ultrajado, mal tratado…), el personal policial exhibe un cacheo “amigable” con los hinchas/barras.

 

No es la primera vez que lo decimos. Es INAUDITO como se cela, se acecha al espectador apacible, sereno, y se “liberan” espacios cuando pasan los “barras” alcoholizados y/o bajo efectos de vaya uno a saber qué sustancia.

Ojo… OCURRE EN TODO EL PAÍS. El fútbol NO SOLO PROFESIONAL está infectado con estos energúmenos y la policía daría la sensación de estar resignada, impotente.

 

Por ende, hubiese estado espléndido que la ministra Romero  salga a la palestra y otorgue su manifiesto en torno a ello.

 

Párrafo aparte final para su concepción acerca del carácter que deberían lucir los dirigentes en lo relativo a otorgar exactitudes, ser más puntuales, puntillosos, meticulosos en cuanto al rol del “hincha/barra” dentro de la entidad.

Coincidimos en que fue muy notoria la evasiva AL MENOS PÚBLICA. Quizás, hubo aportes “top secret” que enriquecieron la investigación. No obstante, por las connotaciones del execrable episodio, era IMPRESCINDIBLE exhibir VALENTÍA y HONESTIDAD. No sucedió eso.

Y vaya paradoja… Uno de los directivos, es la más alta autoridad del deporte provincial. O sea… Rosario Romero le pide actitudes paradigmáticas al secretario de Deportes del Gobierno de Entre Ríos.

Por ende, NO FUE desacertada nuestra opinión en cuanto a los dichos de José Gómez.

 

“Desde el Estado no estamos para tapar delitos”, dijo la ministra. ¿Habrá tomado nota Gómez? ¿Llegará el exhorto gubernamental para que el propio Gómez asuma una posición ejemplar?

 

Etiquetas: , , , ,