Mujeres que merecen “La Escoba de Oro”: El noble y poco reconocido laburo de barrendero

Soportan crudos fríos o calores infernales, vientos tempestuosos o sol que raja la tierra. Pero siempre, al pie del cañón. Son admirables. Perseverantes, aplicadas, abnegadas. Las barrenderas de la Peatonal y calle 25 de Mayo hacen lo imposible por mantener limpias a las principales arterias de la Capital entrerriana.

 

Fue difícil o casi una misión imposible hablar con ellas. Expusieron respetuosa firmeza a no charlar durante el horario de tareas, no obstante, permitieron cortésmente que se les tome las notas gráficas que ilustran una nota tendiente a reconocer sus esforzadas labores.

Otra traba inesperada resultó la actitud de un vendedor ambulante que se sintió quizás perturbado en su anonimato, mientras desarrollaba solapadamente su labor junto a una “manta” con productos diversos.

 

Felizmente, solo hubo un par de frases desafortunadas, digamos muy “machistas”, y la situación se destrabó para lograr continuar desplegando nuestra gestión comunicacional.

Nuestra intención era subrayar la admirable entereza de estas mujeres que con denodada voluntad y sin las herramientas ideales procuran de limpiar lo que la ciudadanía ensucia, -a veces de manera condenable- pudiendo cumplir con mínimos gestos como tirar deshechos básicos a los cestos o cuidar que las mascotas propias hagan sus necesidades y se junte las mismas en bolsitas, o que los comerciantes no atiborren de cajas, plásticos y otros sobrantes los contenedores de la zona.

 

Lamentablemente, formamos parte de una comunidad controvertida. Quiere, declama, rezonga por ver a Paraná sucia, pero poco hace para que nuestra ciudad se vea más limpia.

Y hay actitudes que podemos transformar. Estamos en condiciones de concretar una saludable metamorfosis. Son hábitos pequeños que podríamos asimilar, claro está, con una fuerte campaña que surja desde la propia Comuna con una radio propia, con una falange de periodistas muy bien pagos para seguir la agenda del intendente.

 

Hay medios como para consolidar esa divulgación. Hay comunicadores fieles al presidente municipal. Solo se debe proceder a gestar un slogan, proponer una consigna.

Los bríos, las energías de Alicia, Noemí y Soledad (x2) no tienen que ser inútiles. Debemos acompañarlas y obviamente la Comuna debe corregir el rumbo en cuanto a los implementos o reflotar la higiene del principal paseo del microcentro con agua.

 

Se puede poner más linda a Paraná. Sería primordial renovar por completo la superficie de la Peatonal San Martín, pero -básicamente- ya está bueno que haya buena gente limpiándola. Para ellas, nuestro aplauso.