Miren estas postales del Puerto… Peligro puro

El paseo peatonal norte del Puerto de Paraná, adyacente a la Sala Mayo o lindante a la Ribera, luce con peligrosos pozos. No solo una pésima imagen para los turistas sino un real riesgo para los habituales transeúntes que recorren el sector de modo recreativo, desarrollando diferentes actividades hasta con menores, o sin ir más lejos cumpliendo trayectos ligados a la faz deportiva.

 

Las fotos reveladoras enviadas por uno de nuestros lectores amigos, reflejan con elocuencia la necesidad imperiosa de una intervención urgente por parte de las autoridades competentes.

Ahora bien, ¿se trata de la Municipalidad de Paraná que, vale la pena destacar, ha evidenciado preocupación por embellecer la zona reciclando o restaurando estructuras edilicias para que funcionen como centros de cultura, de exhibiciones diversas o hasta para albergar diferentes cónclaves/eventos; o tendrá responsabilidad directa la Prefectura Naval?

 

Es una pregunta que quizás tenga simple respuesta, pero si nos atenemos a la inquietante bajante del río Paraná, se puede apreciar en ese sector costero incontables imperfecciones, deficiencias o carencias que mínimamente causan escozor, incertidumbre por las contingencias que pudieran generar.

Con solo observar las postales de la bajante uno se percata que el fenómeno deja al desnudo diversos conflictos, entre ellos inconvenientes a las embarcaciones que habitualmente están en la dársena, y también, a los elementos que se utilizan en el mantenimiento del río Paraná o inclusive al normal paso de las lanchas de Prefectura que deben procurar tener disponible su equipamiento ante cualquier urgencia.

 

Ni hablar de lo que puede llegar a ocurrir en otra área con el sistema de captación de agua para potabilizar.

 

Por ello no culpamos a nadie. Llamamos a la reflexión. Llamamos a que el o los organismos competentes actúen de inmediato.

Meses atrás advertimos a la Municipalidad por gravísimos riesgos que denotaban columnas de alumbrado público sin tapas. La Comuna de Paraná, a través de su Sección de Alumbrado Público, hizo caso omiso a nuestro asesoramiento.

 

Hoy, cambiamos el depositario de la exhortación pues, francamente, no sabemos a quién corresponde la responsabilidad.

Sea quien sea, qué proceda cuanto antes. O de lo contrario, que los entes de Turismo dejen de convocar a que nos visiten con tan vergonzosas imágenes.

Fotos: Gentileza Gustavo Castoldi y MCB.-