Mientras Beltramo experimenta y busca la fórmula, llega la hora de presentarse

Arribando Kyle Sovine casi al límite de la coherencia y sin explicarse el porqué de su demora, Daniel Beltramo completó -con lo justo- la lista de Mayores para la próxima Liga Argentina 2018/19. Con lista cerrada, Echagüe se presentará el jueves 18 a las 19,30. En el último ensayo no hubo revancha ante Santa Paula.

 

La dirigencia del AEC nos invitó a la formal presentación del primer equipo profesional de baloncesto y su cuerpo técnico que intervendrá en la próxima Liga Argentina, constituyéndose dicha participación en la 35ª temporada dentro del Circuito Rentado del básquet nacional.

En el encuentro con los medios, socios e hinchas, se dará lugar a la revelación de la nueva indumentaria, ratificándose la alianza estratégica con la firma paranaense Plataforma Deportiva que comenzara en el 2016.

 

Mientras, el head coach cordobés busca la puesta a punto de la formación seleccionada íntegramente por él. Los ensayos no le han sido favorables. De hecho, han sido exámenes mayoritariamente adversos ante conjuntos que militarán en 3ª Categoría.

Y si bien también es justo expresar que hubo ausencias por lesiones producto de una pretemporada harto exigente, como por la irregular llegada del personal foráneo, los adversarios del mismo modo no lucieron estructuras completas, ni mucho menos fichas extranjeras.

 

El debut ante Unión será toda una incógnita y quizás allí sí se vea que Beltramo ponga toda la carne en el asador, como para poder empezar a cimentar una crítica congruente.

Hoy es muy prematuro analizar rendimientos. Solo cabe expresarse con objetividad, y ese direccionamiento es simple: volvió a medirse esta vez en el “Comelli” de Gálvez ante Santa Paula, y fue nuevo triunfo para los santafesinos con otra faena espectacular, subrayando la Ley del Ex, de Lisandro Ruiz Moreno (29 puntos y otras estadísticas brillantes).

 

Fue victoria por 87-81 de los que jugarán el Federal, en un partido parejo, intenso y donde Echagüe quedó nuevamente en deuda consigo mismo, más allá de ser positivo seguir cosechando experiencia y ritmo competitivo.

La severa incertidumbre impera en lo concerniente a la falta de un valor central que pueda erigirse en líder, como lo es Lisandro Ruiz Moreno en el conjunto galvense, y tal cual ya es tradicional, la carencia de peso en la zona interna. Siguen desfilando los técnicos y no hay uno, que se juegue por un centro de peso, de oficio, que genere espacios, que intimide, y que aporte puntos. Estamos condenados a no disfrutar de pivotes puros que garanticen buenas campañas.

 

Es obvio… hablamos de una impresión elemental, básica. La realidad comenzará a vislumbrarse a partir del choque “Súper Clásico” ante el “Tate”.