Maniquíes “inmorales”: ni lo uno, ni lo otro…

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- Adriana Torner es concejal por el radicalismo y viene siendo “atacada” por colegas de bancada como en especial por algunos medios o periodistas, ya no solo locales, sino también de diversos puntos del país. ¿Motivos?…Proyectos o gestos peculiares y quizás inexperiencia como falta de asesoramiento de toda índole. Lo que es INDUDABLE, pues la conocemos, sus ganas de hacer las cosas bien, su honradez, más allá de las ideas o procederes singulares.

 

Torner fue ungida con el voto del Pueblo, y seguramente hubo mucha confianza depositada en ella por su generosa humanidad, por su simpatía y porque proviene de un hogar de laburantes encomiables.

Claro que, en la política y más aún en lo que atañe a gestión de gobierno, a elaboración de proyectos que atiendan inquietudes sociales o la necesidad de obras funcionales a la Comunidad, a tratamiento de temas inherentes a servicios, o simplemente a diligenciamiento de trámites de diversa índole, hace falta mucho más que conductas personales cordiales o garantías morales.

 

Y hete aquí las dificultades que quizás estén perturbando o complicando la labor de la edila. Tal vez su juventud o inexperiencia para el cargo que ostenta, su falta de “cintura política”, su transparencia y hasta por qué no… su personalidad, vienen provocándole -mínimamente- disgustos o sabores amargos por las críticas a las cuales viene siendo objeto.

Bromas, ironías, sarcasmos, sátiras de las que es víctima sin piedad han ensombrecido su labor en el órgano comunal.

 

Iniciativas como la de promover evitar que maniquíes luzcan desnudos en vidrieras de comercios paranaenses, o la intención primaria de presentar un proyecto que fomente un “circuito de turismo sexual” al mejor estilo de grandes capitales europeas y canadienses, mas algunos homenajes sorprendentes (o poco tradicionales…) encendieron quejas por el “desprestigio” que implica para el cuerpo legislativo la sola mención de tan particulares proyectos o actitudes de la concejala.

 

Si bien es común que todo lo que se ignora, suele despreciarse, es absolutamente lógico que como tantos políticos nunca creen lo que ellos mismos dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree.

Puede ser que Torner no haya elaborado investigaciones, análisis rigurosos concomitantes a determinados bosquejos. Pareciera que no profundizó estudios sobre la factibilidad y consecuencias de sus ideas.

 

Sostienen en China que hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja y ligado a ello entendemos que es mejor ser examinado que ignorado.

 

Para ello invitamos a la edila a una noble autocrítica y advertir que no basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer; pues hasta la propia virtud se transforma en vicio cuando no se aplica convenientemente.

 

Así como a comienzos de año le sugerimos a Torner que le era imprescindible resignar “beneficios salariales” y saber rodearse de personas idóneas, competentes, este es el momento IDEAL para que se replantee si está obrando correctamente en la faz sagacidad, perspicacia, viveza.

Con el afecto y sobre todo RESPETO que sentimos por ella, concebimos que URGENTE necesita una reformulación de su accionar y apostar fuerte por corregir el rumbo en cuanto a asesoría.

 

Dijo Maek Twain: “Sé virtuoso y te tendrán por excéntrico”… Nada más adecuado para la querida concejala que en forma insoslayable debe ser consciente en que la verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.

 

Eso sí… Para los astutos, para los sagaces, para los iluminados concejales que la rodean como para cierto sector de la prensa, vaya un mensaje: “La crítica debe hacerse a tiempo; no hay que dejarse llevar por la mala costumbre de criticar sólo después de consumados los hechos”

 

A éstos hábiles de la crítica, de la diatriba, bien les cabe una reflexión: cuando apunten con el dedo, recuerden que “tres dedos te señalan a ti”