¿Macri estresado? El presidente se fue a descansar a la Patagonia

Tal vez por el desgaste producto de la Cumbre del G20 en la cual Mauricio Macri fue anfitrión, el mandatario argentino decidió viajar a la Patagonia para descansar. No vamos a discutir el pico de stress que pudo haber sumado por semejante acontecimiento mundial de suma envergadura, pero todos los habitantes de este bendito país estamos pasados de rosca y no tenemos esa prerrogativa, sobre todo por los bolsillos vacíos.

 

El entorno de Macri suspendió la agenda pautada para los próximos dos días y ayer por la noche sorprendió arribando a la ciudad de San Carlos de Bariloche para luego transportarse por vía terrestre al country Cumelén, en Villa La Angostura.

Es ser justo admitir el derroche de energías del presidente en una Cumbre donde no solo tuvo que recibir a lo más granado de la política mundial sino estar atento con las reacciones que ello genere.

 

Reconocemos que el esfuerzo debe haber sido extraordinario y/o excepcional, pero un presidente debe tener la fortaleza suficiente, moral y psicofísica para recuperarse raudamente.

¿O no se honra año tras año la memoria de tantos ilustres próceres de la Patria, entre ellos el mítico General San Martín, reconocido internacionalmente por sus epopeyas?

 

Y en esas épocas, nuestros patriotas viajaban en mulas, a caballo, o como máximo en diligencias recorriendo miles de kilómetros, pero a la vez luchando contra los enemigos imperialistas extranjeros.

Macri recibió a los líderes de varias potencias y erogó miles de millones de dólares para que se sientan cómodos y seguros.

 

Pero a la vez, Macri tuvo y tiene todo un séquito de colaboradores, muy bien pagos, que se encargaron de coordinar todo para que el mundo vea con ojos de admiración a la organización del Gobierno de Cambiemos.

Por ende… ¿cómo puede Macri estar tan exhausto? ¿Habrá algo que no quiere decirse? ¿O será que a Macri nada lo inmuta? Entre tantas cosas la crisis dramática que atraviesa su Pueblo.