Publicado el 14/2/2018 a las 08:00

Macri beneficia a Manuel Tienda León: desactivó el servicio de ómnibus ArBus que conectaba Ezeiza con Aeroparque

Macri beneficia a Manuel Tienda León: desactivó el servicio de ómnibus ArBus que conectaba Ezeiza con Aeroparque

Tras un sinfín de versiones que daban cuenta de un cese de operaciones desde principios de la semana pasada, finalmente el Gobierno dio el paso y confirmó que acaba de desactivar el servicio de ómnibus ArBus que conectaba los aeropuertos de Ezeiza con Aeroparque.

 

La medida, que choca de frente con el discurso oficial de intensificar la movilidad aérea, se basa en el argumento de que la prestación le generaba al Estado un déficit anual de $20 millones.

 

Colocada bajo la órbita de Intercargo -la firma estatal que tiene a su cargo las rampas y el servicio de carga y descarga de equipajes en todos los aeropuertos de la Argentina-, ArBus fue puesta en marcha en agosto de 2014 con la consigna de garantizar el vínculo entre ambas terminales vía una tarifa de apenas $75.

 

En el sector del transporte, su irrupción fue vista como un claro desafío a la posición dominante de Manuel Tienda León, la compañía de colectivos que hace el mismo servicio desde hace décadas aunque a valores que triplican el precio de ArBus.

 

La desactivación devuelve el predominio absoluto a Tienda León, al tiempo que beneficia a las flotas de taxis que hoy completan el recorrido con tarifas que promedian los $500.

 

De acuerdo a un comunicado remitido por el Ministerio de Transporte, el final de ArBus responde a la que firma ostentaba “costos por $4 millones por mes pero ingresos mensuales de sólo $2.5 millones”.

 

“Durante esta gestión se minimizaron costos, tanto indirectos como directos, y se aumentaron los ingresos. A pesar de los avances no se logró un punto de equilibrio y la demanda no superó ocupaciones del 20% por colectivo: de 35 asientos, se ocupaban en promedio solo 7″, indica la explicación oficial, a la que iProfesional accedió durante la noche del martes.

 

Desde Transporte argumentaron que “en la gestión anterior el servicio estuvo sostenido por Aerolíneas Argentinas”. Y que, a través de un contrato, la aérea estaba obligada a pagar colectivos completos para trasladar gratis a sus empleados, sin importar la ocupación de los mismos.

 

Te puede interesar”No me peguen, soy Flybondi”: tras el incidente en Córdoba, habla el empresario que lidera el desembarco de las “low cost”

“Si viajaba un sólo empleado de Aerolíneas, la compañía estatal debía pagar por los 34 asientos vacíos restantes. Y lo hacía en un contexto también de déficit, donde la propia Aerolíneas precisaba de subsidios para subsistir: durante la anterior gestión Aerolíneas Argentinas recibió del Estado u$s5.000 millones de para poder seguir volando. Esto representó picos de 132 dólares de subsidio por cada pasaje que vendía”, detallaron desde la cartera.

 

Escasa demanda

En la dependencia que encabeza Guillermo Dietrich expusieron como otra variable para justificar el cierre el bajo nivel de ocupación de asientos que exhibió ArBus en los últimos tiempos.

 

Así, siempre según Transporte, en los últimos dos años solamente el 3% de todas las personas que llegaron a Ezeiza y Aeroparque usó, en alguna instancia, servicios como el de la firma ahora desarticulada.

 

“Arbus perdía la mayoría de los clientes frente a la competencia. Del 3% antes mencionado, sólo el 25% utilizaba ArBus a pesar de contar con precios más bajos. De 35 asientos que tiene cada vehículo, el promedio de ocupación por viaje era de 7 asientos”, justificaron desde el ministerio.

 

Confirmado el cese de operaciones, desde el macrismo se apresuraron en detallarle a iProfesional que, de los 34 empleados que conformaban la dotación de la compañía hasta la semana pasada, 11 ya fueron reasignados a nuevas tareas dentro de Intercargo mientras que otros 23 serán absorbidos por otras empresas de transporte.

 

“Mientras tanto, todos están de licencia con goce de sueldo”, informaron desde Transporte.

 

La estructura de ArBus consistió hasta la semana pasada en 15 buses aptos para transportar a 35 personas sentadas con una franja de horario que se extendía de 6 a 12 de la noche.

 

La frecuencia entre una unidad y la otra no superaba la media hora de demora. Incorporados 0 kilómetros hace menos de 4 años, los ómnibus contaban con Wi-Fi y TV digital abierta, entre otras comodidades.

Etiquetas: , ,