Lo de Echagüe no fastidia… duele

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- ¿Cuánto tiempo más llevará? ¿Cuántos meses o años habrá que esperar para ver un trabajo distinto en el Echagüe del Básquet Profesional? Podríamos escribir un vasto libro con todas nuestras editoriales aconsejando, dando nuestro punto de vista, nuestra opinión, mediante una crítica perfectamente fundamentada. Nada cambia. En una Liga Argentina (2ª División, ex TNA) sin descensos, se reeditaron viejos hábitos y hoy el “Negro” es el peor de todos.

 

Peor Defensa; penúltimo en Robos; último en Rebotes Totales, en Defensa y Ofensivos; penúltimo en Dobles Convertidos; en Libres Convertidos, 23° de 28 equipos; en Puntos de Ataque Rápido, 20°, de 28 participantes; en Puntos de Pelota Perdida, 22° de 28 elencos; en Puntos en Zona Pintada, penúltimo; y en Puntos de Segunda Chance, 24°.

 

Una 1ª Fase concluyendo antepenúltimo, con récord de 4 victorias-10 caídas, 77 Puntos de Promedio en su Ataque, 86 Puntos de Promedio en su Defensa, 4 derrotas de local y una sola victoria fuera del “Butta”

 

Transcurre la 2ª Fase y marcha último (28 pts.) de la Conferencia Norte, con registro de 2-15, 79 Puntos de Promedio en Ofensiva, y 85 Puntos de Promedio en contra, aumentando la cantidad de reveses en su feudo (7) y sufriendo 8 amarguras fuera de Paraná, no consumando alegrías de visita.

Por sobre él, se encuentran: Sportivo América 29.5; Oberá 32.5; Lactear TF 33 e Independiente 34.

 

Y en comparación con los elencos de la Sur, el último, Del Progreso, suma 2 puntos y medio más que los de Paraná (30.5). ¿El resto? GELP 31.5; Ciclista 33; Petrolero 35.

No hay dudas… Es el más malo de todos los participantes en una Liga, reafirmamos, SIN DESCENSO.

 

Pero lo que más amarga es ver una cancha desolada, un estadio “Luis Butta” casi vacío, de no ser por los fieles y conmovedores hinchas de la Barra “Aníbal Sánchez” y por los puñados de leales socios o simplemente aficionados que siempre están, en las buenas y en las malas, esparcidos por platea o preferencial.

Muy pocos, una exigua cantidad de espectadores que podemos asegurar se duplica en canchas del básquet APB o ni que hablar del acompañamiento a Ciclista en Liga Provincial, o algunas noches de gloria en La Rioja 153 junto a Olimpia.

 

El presente de Echagüe se asemeja a los últimos años de Sionista en la élite, aunque al menos la gente se asomaba al “Flesler” motivados por ver a algún crack de selección.

Hoy, el que va al “Gigante” de calle 25 de Mayo es un héroe estoico que elige no fallarle a “su” Echagüe, y están los varios hinchas forasteros que aprovechan y saben de esta debilidad para presenciar un juego sin riesgos de mal trato y hasta terminan festejando sin rencores opuestos.

 

Se fue Daniel Beltramo y asumió un hijo pródigo: Oscar “Cachi” Bonell. Casi no hubo transformaciones, en lo que atañe al resultado competitivo. O peor, ya con una pareja para nada despreciable de extranjeros, se sigue sin jugar EN EQUIPO.

Un mínimo aliciente: tenemos la íntima sensación que hay otra actitud defensiva, pero al mismo tiempo nos parece ver una orfandad absoluta de sistemas.

 

De hecho, si tuviésemos la responsabilidad de dirigir a este equipo variaríamos 180° el concepto. Ya basta de triples NBA y bienvenido el crear situaciones claras para Eric Frederick o Paul Larsen.

No nos importan las manos de Facundo Toia o Pablo Osores. Queremos menos tiros perimetrales que descompensan la conversión defensiva y causan cortocircuitos en el quinteto. Si se apuesta al protagonismo de los foráneos todo cambiaría.

 

Pero es inevitable suponer que Bonell no tiene el mando total. Como si hubiesen datos negativos no hechos públicos, en lo que concierne a relaciones, comportamientos, conductas, criterios.

Este mismo Echagüe no debería jugar tan feo, no debería jugar A NADA. No hay disciplina táctica, no hay rigor estratégico. Todo es cuestión de impulsos, instinto, improvisación. Y podemos garantizar que NO ES la impronta de Bonell. Por consiguiente, algo ocurre…

 

Sin ir más lejos, ALGO sucedió anoche en la derrota ante Barrio Parque. Frederick no tuvo una buena noche. Real. Pero en el cierre se puso a 8 el anfitrión, y el extranjero pudo reivindicarse, pero su técnico no lo puso. ¿Estaba lesionado? ¿Estaba enfermo?

Ahí volvemos a lo de NUNCA saber con SERIEDAD cómo afronta Echagüe cada noche en materia de lesiones o enfermedades, lo que posibilitaría evitar suposiciones.

 

Frederick jugó 22 minutos. Muy poco cuando tiene aptitudes suficientes para estar hasta en Liga Nacional y ser un relevo confiable. Pero en Liga Argentina, es una ficha interesantísima a la cual solo hay que enriquecerle el Playbook.

Ahora… si hay otra particularidad de la cual no se habla, lo mejor es ser más claros porque no se entiende que jugara tan poco y que en un cierre ideal para él, con internos rivales desgastados, no se lo haya retornado al rectángulo.

 

Bonell no es un técnico adepto al “circo” y/o no se deja encandilar por “las luces del centro”. Siempre fue muy mesurado, ordenado, metódico, y muy poco afecto a que en sus grupos impere la irresponsabilidad o la desunión.

Su sello es el trabajo serio, responsable, con dedicación psicofísica extrema a más del 100 % y ha sido un rasgo de su vida como técnico FORMAR y DESARROLLAR jugadores.

 

Hoy hasta se da la coyuntura de casi no utilizar a los pibes en una competencia SIN DESCENSOS (por tercera vez lo decimos en esta misma Columna).

En esta presente performance, da para foguear como experiencia a los gurises y acercar a padres, hermanos, tíos, abuelos, amigos. Pero no… ni con Beltramo jugaban tan poco los chicos a quienes se los ve desganados por no ser tenidos en cuenta.

 

¿Será que los días de Bonell en Echagüe están contados? ¿No daba con su contratación para un trabajo a mediano/largo plazo, más aún evaluando el giro positivo que ha tenido el básquet de la Cantera?

La palabra la tiene “Cachi”. El espacio es de él. Si nos quiere contar algo con mayores precisiones, será un placer sentarnos a dialogar. De igual modo, cualquier integrante del plantel puede hacerlo.

 

No somos un medio de Prensa “enemigo”. Todo lo contrario. Como nuestros lectores saben…, viendo el final de la Liga anterior, cómo se resolvió armar todo para ésta, y la pretemporada, decidimos no acompañar a este Echagüe, procurando evitar dolores de cabeza y más frustraciones.

No nos equivocamos. Nadie se resiste al Archivo. Pongan en nuestro Buscador la palabra “Echagüe” y tendrán cada uno de nuestros artículos previos a esta temporada.

 

Una vez más (y van…) acertamos. Pero es verdad. No tenemos fondos para manejar el básquet rentado del AEC (tiempo tampoco…), y no hemos revalidado viejas matrículas de entrenador. Por consecuencia, solo podemos hablar desde esta humilde tribuna.

En otras plazas, la palabra del periodista especializado PESA. Acá solo implica ser “ENEMIGO”. Se denigra, se denosta, o “no se le da identidad”. Y así está Echagüe. Otra vez sopa… Otra temporada plagada de desilusiones.

 

Y ojo… Los jugadores actuales NO TIENEN LA CULPA en cuanto a la historia del Atlético Echagüe. Bonell tampoco. Terminan siendo chivos expiatorios a un montón de años en los cuales primó la porfía, la terquedad, la obstinación, la testarudez en vez de la autocrítica, la autoevaluación, y el oportuno cambio de rumbo.

¿Se puede entrar a Playoffs así? Matemáticamente aún hay ínfimas chances. Los que están adelante no son “Cucos”. El tema es que con la postura presente de Bonell en relación a los extranjeros y a su aprobación al “Estilo Triplero”, difícil que ALGO se modifique en positivo. Y para correr hay que defender más agresivo.

 

El panorama es complejo. Por ello tal vez, lo más inteligente debería ser, ponerse a pensar en la 2019/2020 por qué no con estos mismos jugadores, pero otorgándole prioridad a Frederick y Larsen.

Si nuevamente, la tendencia es enojarse con lo que escribimos todo concluirá en un estrepitoso fracaso.

 

Concluimos… ¿Y si se va Bonell? No es descabellado que Cachi se resigne. Pero estaría más bueno ponerse YA a trabajar en la próxima temporada (con Bonell) y eso implica “endulzar” a los foráneos, que se sientan más cómodos que nunca, que saben que tienen laburo ni bien termina esta Liga, y experimentar más con los pibes en conjunto con un nuevo Reclutamiento.

Foto: Prensa Echagüe.-