Publicado el 16/5/2017 a las 21:58

Líquido en la rodilla complica recuperación de Carlos Delfino

Líquido en la rodilla complica recuperación de Carlos Delfino

En la noche del 22 de abril, promediando el último cuarto del match que disputaban Boca Juniors y Echagüe en el “Luis Conde”, el básquet argentino se estremeció al ver por la pantalla de TyC Sports (o en el propio micro-estadio obviamente…) el choque de rodillas de Devin Green y Carlos Delfino, sufriendo el “Lancha” un dolor conmocionante, su salida y urgente tratamiento en una de las cabeceras del reducido gimnasio. Han pasado 24 días y el astro santafesino no ha vuelto aun a entrenar con normalidad. Faltan 8 días para el inicio del Playout por la Permanencia.

 

A la salida de un Time Out solicitado por Ignacio Barsanti, justo después de haber convertido dos lanzamientos libres, el ídolo ex NBA procuró contener un uno contra uno de otro ex colega de la fastuosa Liga estadounidense, Devin Green.

El ex Lakers  penetró por izquierda, con mano izquierda, y se lo llevó por delante al “Lancha” que cayó ampulosamente tomándose la rodilla derecha que había chocado también con la rodilla derecha de Green, sancionando falta ofensiva el juez Jorge Chávez.

 

Delfino estuvo tendido en el piso con elocuentes signos de dolor y luego de ser atendido por parte del cuerpo médico “Xeneize”, se retiró rengueando hasta el banco donde fue revisado por el eximio kinesiólogo José Ossemani y, obviamente, se terminó el juego para él.

Transcurrieron más de tres semanas, seis partidos, y a poco más de una semana de abrirse la Serie de Playoffs por la Permanencia con ventaja deportiva para Boca, el astro -con arraigados lazos familiares a nuestra provincia- continúa en período de rehabilitación.

 

Delfino reconoció a los colegas Maxi Dilluvio y Julián Olmedo, durante la transmisión de San Lorenzo-Boca Juniors, que su retorno al trabajo formal se ha complicado por presencia de líquido en la rodilla, signo habitual de inflamación, expresando con total franqueza “se formó un edema importante”. Si bien se ha descartado daños estructurales, el derrame articular significa que la articulación se llena de líquido sinovial, lo cual “me hace renguear, no puedo extender la pierna” declaró el rutilante perimetral.

 

El líquido sinovial está presente en la mayoría de las articulaciones del cuerpo. Es decir, existe en condiciones normales. Su función más importante es mantener lubricada la articulación, evitando así el roce excesivo entre las diferentes  estructuras.

No obstante, ante un traumatismo o ante un estrés mantenido en el tiempo, el mecanismo normal de producción y absorción de este líquido se altera. La producción es mucho mayor y no se reabsorbe normalmente. Entonces va ocupando gran parte del espacio articular.

 

Además de los signos visibles antedichos, Delfino aceptó que no quiere forzar. Y resulta una postura lógica pues como hay mucho líquido, la rótula se separa de su posición habitual y queda como flotando.

De más está decir que Carlitos está impecablemente asistido por los profesionales “Xeneizes” que vienen abordando todas las técnicas posibles, las cuales facilitan la reabsorción del derrame, plasmando el apropiado trabajo muscular para así desarrollar musculatura que le ayudará a mantener su rodilla estable y fuerte. Esto además, hace que instintivamente disminuya la producción excesiva de líquido sinovial.

 

La pregunta que todos nos hacemos es ¿llegará al 100 %? Solo Delfino y los facultativos boquenses lo saben, aunque hay una señal: hasta comienzos de esta semana, el “10” de Boca no había formado parte de los entrenamientos exigentes a las órdenes de Ronaldo Córdoba y recién a mediados de esta semana comenzaría a trotar “y a hacer algo de cancha con mucha paciencia”.

Por lo tanto, la predicción, SIN LA ERUDICIÓN esencial, señalaría que difícilmente pueda rendir desde el 24 a ese 100 % imprescindible en una pelea por NO DESCENDER y, optando por la prudencia, por la cautela, no habría que descartar que finalmente no se arriesgue al integrante de la Generación Dorada.

 

Todo está en las manos ESPECIALIZADAS del Departamento Médico “Azul y Oro”, aunque asimismo estará la postura del profesional. Boca puede jugarse el seguir en Primera, Delfino -con 34 años- nada más y nada menos quizás la parte final de su brillante carrera.

Foto: Gentileza LaLigaNacional.com.ar

Etiquetas: , , , , , ,