La tasa mantuvo su acelerado descenso y cerró a 46,24%, el menor valor en seis meses

La tasa de interés de referencia anotó una nueva jornada de abrupto descenso, -tal como lo viene haciendo desde hace tres semanas- y cerró a 46,24%, su menor valor en seis meses. De este modo, vuelve a los niveles previos a la última corrida cambiaria, después de la cual llegó a tocar picos del 74% en el marco de la dura política monetaria contractiva que impulsó Sandleris para frenar un dólar que había superado los $40.

 

A partir de ese momento, comenzó a bajar muy lentamente, dejando una economía devastada que marcó récord de caídas, especialmente en construcción, ventas minoristas y producción industrial.

 

Ya desde el comienzo del 2019 y particularmente en la segunda parte de enero cuando la máxima autoridad monetaria comenzó con su estrategia de compra de divisas, el retroceso se aceleró en forma notoria cayendo unos 1.302 puntos básicos.

 

De mantener esta velocidad, perforaría el 40% para fines de la semana que viene, llegando al menor porcentaje desde el 4 de mayo del 2018. No obstante, los especialistas estiman que será difícil que siga por este rumbo al tener un techo inflacionario que no cede.

 

“Mientras no suba el riesgo país, queda cierto margen para seguir bajando las tasas, aunque a una velocidad más lenta. Con este nivel de expectativas de inflación, podemos tener una primera escala con tasa Leliq en 43% TNA, badlar en 36/37% TNA, con el dólar convergiendo de forma estable a la zona de no intervención y los bancos empezando a mirar con mejores ojos la demanda de crédito de las empresas”, aseguró a este medio Federico Furiase, director de Eco Go.

 

El problema justamente, es que por el momento los bancos no están reaccionando a este fenómeno y sostienen sus tasas en niveles inviables para el crédito productivo. Por ejemplo, el costo financiero que tiene que pagar una pyme promedia el 100% al igual que las tarjetas de crédito, mientras que los préstamos personales pueden llegar hasta el 180%.

 

“Hay poco stock, mucha morosidad y por eso lo venden caro. El costo de fondeo no baja con las Leliq. Los bancos defienden su cartera de plazos Fijos y aprovechan aumentar el spread por la desesperada demanda de fondos del sistema tanto de empresas como personas porque todos refinancian”, indicó el analista de mercados Francisco Uriburu.

 

Por su parte, el dólar se mantuvo estable al cotizar a $38,89 y la base monetaria amplió su contracción en $13.400 millones, dejándola en línea con la meta de febrero.