La inflación de febrero fue de 3,8% y rompió el techo de 50% interanual

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) oficializó hoy que el Índice de Precios al Consumidor Nacional (IPC) de febrero fue de 3,8%. Con este aumento, en el primer bimestre del año la inflación minorista ascendió a 6,8% y acumuló un alza del 51,3% en los últimos 12 meses.

 

La medición contra el año pasado no deja de crecer, por la fuerte aceleración de las subas de precios. Tres factores la explican: el traspaso de la devaluación de 2018, que se viene realizando en cámara lenta; los tarifazos en el boleto de colectivo, tren y subte y en la energía eléctrica, las prepagas y la telefonía celular y, especialmente este mes, las subas en alimentos y bebidas, sobre todo en la carne.

Los datos confirman lo anunciado por las mediciones privadas, que pusieron a IPC en un piso de 3,5%,

 

La inflación núcleo fue de 3,9%, mientras en los alimentos alcanzó el 5,7%, por lo que fueron los que más pegaron, junto con los aumentos en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, donde fue del 6,4%.

 

Para el año, el mercado espera y proyecta una inflación cercana no inferior al 32%. Esa cifra, también conocida a comienzos de marzo, superó en casi tres puntos la estimación del 29% que tenían los analistas privados consultados por el BCRA hasta hace un mes y medio.

 

Para este mes, los analistas esperaban una alta incidencia de los aumentos de la electricidad (26%) y una nueva suba del del transporte (18% colectivos y 13% trenes siempre teniendo en cuenta el arrastre de enero). Ambos ajustes significaban 1,6 punto porcentual de inflación para el mes. Además, se debe sumar el efecto de una nueva suba de combustibles (+1,5%), el ajuste autorizado sobre las cuotas de prepagas (5%) que aportarían otros 0,3 puntos.

 

Otros especialistas creen que el período de elevada inflación podría extenderse más allá de los meses en los que hay aumentos de precios regulados. “Vamos a convivir con la inflación alta hasta julio”, dijo esta semana Martín Redrado, expresidente del BCRA,

 

“El dato es malo. No sorprende. A nosotros nos había dado 3,7%”, afirmó el director de la consultora Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina. “Además del shock de las tarifas tenemos el de la carne. Por eso creció tan fuerte Alimentos. Esto va a pegar en las canastas alimenticia y total, y va a deteriorar los indicadores de pobreza e indigencia. El primer bimestre es muy negativo y vamos a un piso de 3% en marzo para cerrar en un 10% el primer trimestre”, acotó.

 

“La suba de precios regulados tarifas, la de alimentos y la activación de cláusulas gatillo generaron un proceso de inercia nominal que aceleró la inflación en el primer trimestre 2019”, afirmó Bruno Panighel, economista investigador del IARAF.