La CGT lanzó un paro general de 24 horas para el 25 de junio

Tras un corte abrupto de las negociaciones con el Gobierno, la CGT anunció en la tarde de este martes un paro de 24 horas durante el próximo lunes 25 de junio. Por ahora, la medida será sin movilización y en rechazo a las políticas del gobierno nacional.

 

Así lo anunció en la sede de Azopardo el integrante del triunvirato Héctor Daer, acompañado por Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, quienes confirmaron que a la jornada de protesta se sumará la Unión Tranviarios Automotor (UTA), por lo que no habrá transporte público de pasajeros.

 

“Luego del debate la conclusión es que los datos económicos y de empleo, los datos que tienen que ver con todo lo que afecta a los sectores más vulnerables se van afectando y cada vez son más alarmantes”, señaló Daer.

 

Por eso, afirmó: “Lo que hemos decidido es declarar el día 25 un paro de actividades por 24 horas sin movilización”.

 

Tras una reunión del Consejo Directivo, los dirigentes sindicales confirmaron que el Gobierno les propuso “crear una comisión para analizar los despidos por actividad y sector con representantes empresarios y sindicales”.

 

“Nosotros buscábamos algo mucho más imperativo, respecto de que no habrá más despidos. Pero siempre nos ponen la zanahoria para dentro de 6 meses”, cuestionó Daer.

 

Por su parte, Schmid agregó: “Nosotros estamos señalando que el Gobierno tiene que corregir el trazado económico y el Gobierno ha respondido según su naturaleza, ya que la visión del equipo económico es que no pueden intervenir en las reglas del mercado. Nosotros estamos en las antípodas de eso”.

 

Apenas terminada la conferencia de prensa, la central lanzó un comunicado escrito en el que se explica que la decisión del paro se realizó “luego de advertir (al Gobierno) sobre los efectos sociales del brutal ajuste y no haber recibido respuestas adecuadas”.

 

La CGT también critica el veto presidencial al proyecto que frenaba la suba de tarifas y el acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional.

 

A continuación, el texto completo del comunicado:

 

“El Consejo Directivo de la Confederación General del Trabajo luego de un profundo debate, habiendo insistido frente a las autoridades del gobierno nacional sobre la necesidad de efectuar cambios en el rumbo de la política económica, luego de advertir sobre los efectos sociales del brutal ajuste y no haber recibido respuestas adecuadas a los reclamos, resuelve declarar un Paro Nacional de actividades, sin movilización, por 24 horas el día 25 de junio.

 

El Paro Nacional dispuesto encuentra sus razones en la necesidad de expresarle al Gobierno Nacional nuestro más enérgico repudio al ajuste salvaje al que somete a los trabajadores.

 

El veto a la rebaja de tarifas aprobado por el Congreso Nacional, el anunciado acuerdo con el FMI, sus consecuencias sobre el empleo, la obra pública, los Sistemas de Seguridad Social, las Economías Regionales y los Servicios Públicos no hacen más que agravar dramáticamente la ya insoportable situación social.

 

No vamos a permitir que el ajuste lo hagan otra vez los que menos tienen, los trabajadores ocupados y desocupados, los jubilados y los sectores más vulnerables, que ya viven en condiciones sociales extremadamente precarias.

 

No vamos a tolerar que se insista en ajustar más la economía social en busca de un equilibrio fiscal.

 

Los números deben cerrar con los trabajadores adentro.

 

Basta de ajustar a los que menos tienen.

 

Nos Solidarizamos con todos los sindicatos que se encuentran en conflicto como consecuencia de la intransigencia de los empresarios y la injerencia del Ministerio de Trabajo en la resolución de las negociaciones paritarias.

 

Además de solidarizarnos con los familiares de la tripulación del Buque pesquero Rigel, hacemos un enérgico llamado a la Ministra Bulllrich en razón de que la explotación pesquera se realiza en pésimas condiciones.

 

Acompañamos el Proyecto del Senador Miguel Ángel Pichetto para excluir del impuesto a las ganancias el medio aguinaldo, un paliativo importante para las economías de los trabajadores bajo relación de dependencia”.

 

Plantón e interrupción de negociaciones

 

La amenaza de un paro de la CGT ya había cobrado impulso en las últimas horas, tras la suspensión repentina de la reunión con el Gobierno prevista para este martes al mediodía en el Ministerio de Trabajo.

 

Desde el Gobierno aseguran que quién decidió pegar el faltazo fue la central obrera “por cuestiones internas”, pero el sindicalismo dejó trascender que el “plantón” fue obra del titular de la cartera laboral, Jorge Triaca.

 

“Yo no fui a la reunión porque me dijeron que se había suspendido. El Gobierno no debe tener una respuesta a nuestros reclamos”, dijo el líder de La Fraternidad, Omar Maturano, quien desechó la posibilidad de llegar a un acuerdo durante la jornada. “Ya es tarde para frenar el paro”, advirtió.

 

La dirigencia sindical se vio tensionada por el paro anunciado para el jueves por el gremio de Camioneros en reclamo de una suba salarial del 27%. A la medida se sumarán las dos CTA, quienes movilizarán desde las 15 a Plaza de Mayo en rechazo al ajuste, el tarifazo y el acuerdo con el FMI.

 

La presión de los sectores duros y la falta de respuestas en la Rosada llevó a que la comitiva de la CGT sufriera bajas en la previa a la reunión de este martes y terminó por quitarle margen de maniobra al ala dialoguista de la central obrera.

 

“Moyano va a parar. Si esto se agrava, el tipo queda como Gardel”, dijo un hombre de los “gordos”, de buen diálogo con el Gobierno.

 

En la cumbre que se iba a realizar a las 11 -luego postegada para las 12- los gremialistas esperaban una respuesta de Mauricio Macri a los cinco puntos que le reclamaron la semana pasada bajo amenaza de convocar a un paro nacional.

 

“Si no tenemos respuesta positiva, el consejo directivo por unanimidad quiere el paro, ya lo queríamos”, advirtió el sábado Carlos Acuña, triunviro de la central obrera.

 

Los cinco puntos que reclaman:

 

1) una norma que evite los despidos y suspensiones en el sector público y privado por los próximos seis meses

 

2) la reapertura de paritarias cerradas sin limitaciones

 

3) la eliminación en la base de cálculo del Impuesto a las Ganancias del medio aguinaldo de julio

 

4) la devolución de los fondos correspondientes a los gastos de salud de las obras sociales sindicales

 

5) que revise el proyecto de reforma laboral en el Congreso

 

Con el objetivo de neutralizar al sindicalismo, el ministro de Trabajo oficializó el viernes pasado el “régimen simplificado voluntario de adecuación de la negociación colectiva salarial”.

 

Según el decreto 508/18, los sindicatos del sector privado que ya cerraron sus convenios -en torno al 15%- pueden negociar un extra de hasta el 5% este año y en hasta dos cuotas, aparte de lo que pudieran convenir en las clausulas de revisión pactadas previamente.

 

“Le das margen para adecuar los salarios, pero después tienen la cláusula de revisión, no hay ningún límite para eso”, señalaron cerca de Triaca.

 

La reapertura de paritarias “sin ningún tipo de limitación”, incluidas las actividades que aún no cerraron acuerdos, fue uno de los cinco puntos presentados por la CGT el jueves pasado.

 

Pero en los hechos el decreto funciona como un tope para el 2018, ya que la negociación ad hoc habilitada fija un porcentaje máximo a los acuerdos homologados y la mayoría de las revisiones -que podrían excederse del límite- están previstas recién para el año próximo.