Fiesta de Disfraces: Paraná se disfrazó… de manteros

Otro año más… La Fiesta de Disfraces ha conmocionado a Paraná. A horas del mega evento, con carácter internacional, la capital entrerriana está revolucionada con turistas de toda la república y países limítrofes. Casi todo es rutilante e hilarante. Lástima cómo los manteros han perturbado la transitabilidad por la Peatonal donde entre viernes y sábado fue directamente imposible caminar. Galería de fotos.

 

Paraná se ha contagiado de la alegría de miles y miles de jóvenes que se preparan para vivir su Gran Noche. Músicos, bailarines, caricaturistas, maquilladores, actores, guías de turismo, personal de hotelería, restaurantes y bares se han adherido al mega show de dimensiones cada vez más extraordinarias.

 

Desde 1999, la FDD genera un fenómeno sociocultural y turístico inigualable, un suceso ÚNICO, pleno de buena onda, color y júbilo, con actividades previas como maquillaje artístico y caricaturas, junto a las Oficinas de Turismo en Plaza de Mayo y Costanera Baja, o en el Skate Park de Puerto Viejo.

 

Asimismo, se podrá descubrir el vestuario con el que cuenta la Sastrería Teatral invitando a que vecinos de la ciudad y turistas se conviertan en protagonistas y luzcan diferente con diversos atuendos y sacarse fotos espectaculares merced al trabajo del área Prensa de Turismo Municipal.

 

Por otra parte, más de 50 emprendedores exhiben sus productos en la Sala Mayo de Puerto Nuevo en tanto que en el flamante circuito de Skate Boarding habrá competencia con skaters disfrazados.

 

Vale resaltar que hasta los grupos de cicloturismo Medanos Bikes y Golondrina CT proponen a sus adeptos sumarse a la consigna de ir a pedalear ataviados de modo distintivo.

 

La única nota negra fue la proliferación de vendedores ambulantes pues no solo se siguen sumando manteros al principal paseo del microcentro capitalino, sino que ahora se agregaron otros con máscaras y artículos de cotillón, más uno de la Organización con remeras, tazas y otros artículos.

 

Por consiguiente, caminar por Peatonal San Martín entre Urquiza y Alem fue un castigo y no faltaron comentarios desfavorables de turistas que huyeron despavoridos de la zona, sobre todo por la inseguridad imperante.