Publicado el 25/7/2017 a las 12:35

Falleció Antonio “Chiche” Gornatti

Falleció Antonio “Chiche” Gornatti

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- Nos acaban de confirmar el deceso de uno de los más prestigiosos periodistas especializados en básquetbol del Continente, y uno de los ex entrenadores de mayor capacidad de trabajo en la Argentina, pionero de la Liga Nacional: Antonio “Chiche” Gornatti. Su propio hijo, Lucas, ex base del Atlético Echagüe Club nos detalló que el fallecimiento se produjo a raíz de una infección general por bajas defensas, cuadro inherente a la medicación que debía absorber por dificultades renales.

 

“Chiche” Gornatti no solo tuvo un sobresaliente protagonismo por su rol como coach sino también que se destacó por su minucioso trabajo periodístico, prestigiando al básquet argentino.

Apasionado, de firmes y enérgicas convicciones, transmitió toda su erudición a diferentes figuras del baloncesto nacional, contagió a jóvenes entrenadores, y luego supo otorgarle un toque de distinción a la difusión del basquetbol a partir de su ingreso al periodismo.

 

Paradójicamente, no lo recordamos tanto como head coach sino como el GRAN mano derecha de León David Najnudel. Inevitable rememorar la postal de “El Ruso” en la platea supervisando los entrenamientos que tenía a cargo el propio Gornatti quien ejecutaba la filosofía de su maestro y a la vez irradiaba sus propias experiencias como ex jugador.

 

Najnudel fue el progenitor máximo de la Liga y su prédica fue captada por Gornatti como un dogma inalterable.

Como León, “Chiche” fue un apasionado que marcó y enseñó el camino como se esforzó denodadamente por el desarrollo, por la evolución de nuestro bendito deporte.

 

Tuve el placer de trabajar junto a él en el viejo ATC, hoy Canal 7 durante los Juegos Panamericanos de 1995 en Mar del Plata. Y si bien sobraron cafés a puro debate, a pleno disenso por la subjetividad de cada uno, aprendí muchísimo.

Su tono enérgico, su mirada aguda, penetrante, sus deslices cáusticos, mordaces, sarcásticos eran un sello.

 

Lo tomabas o lo dejabas… Lo querías, o lo rechazabas. Elegí valorarlo, reconocerlo, respetarlo y hasta admirar algunos tópicos de su estilo.

Hoy, me provoca enorme congoja su muerte. ¡Tan joven! ¡Tanto por dar! ¡Tanto por seguir enseñando! ¡Tanto por ayudar para corregir rumbos inadecuados de la organización de la Liga!

 

Muchos, seguramente MUCHÍSIMOS, ignoran que acaba de partir un tipo que dentro de la Asociación de Clubes pudo haber provocado una enorme revolución.

Pero, como es típico en la Argentina, aquellos IGNORANTES, NECIOS, INCOMPETENTES no quieren rodearse de gente que sabe más pues pueden quedar expuesta tanta ineptitud, tanta torpeza, tanta negligencia.

 

Desde su humilde espacio bregó por el cambio aun apoyando incondicionalmente el proceso de crecimiento de la Liga. Pero quizás, lo que nadie tuvo en cuenta, ni siquiera él, es que su pelea por el engrandecimiento de esta disciplina le iba a complicar la salud.

Y así hoy, ya, la Liga, quienes amamos de verdad el básquet, sin intereses espurios o mezquinos, lo vamos a extrañar.

 

Nunca voy a olvidar esa imagen de “Chiche” viendo partidos junto al genio de O.R.O. o al querido Campa (Campaniello). Lejos del “establishment” de periodistas célebres por los medios que representan, aptitudes/actitudes indiscutibles al margen…

Antonio Gornatti era un visionario. Como lo fue Najnudel. Por eso veía el básquet DISTINTO al resto, pero… en esta particular Argentina, en esta peculiar Liga, prevalecen valores distintos, diferentes, y el consumidor de básquet aún carece del discernimiento ideal.

 

Y en esa falta de idoneidad pura, prima el “lo mismo un burro, que un gran profesor…”. Predomina la imagen por sobre el conocimiento, la fama por sobre la sabiduría, el show por sobre la ilustración.

Gornatti, como este humilde analista, abogamos por enseñar, por orientar, por ayudar. Y sí, nuestra rúbrica crítica, genera enemistades, reprobaciones, discriminaciones y hasta burlas. El tiempo dirá quién estaba equivocado.

 

Ahora… Muchos que tanto veneran y se rasgan las vestiduras hablando loas de León David, POCO o NADA hacen cotidianamente para gestar la GRAN REVOLUCIÓN del básquet argentino.

“Chiche” lo intentó. Y la nostalgia por su partida nos abate, nos desmorona, nos demuele.

 

Hasta siempre “Chiche”. No tuve el honor de ser tu amigo, y solíamos lidiar acaloradamente, con nuestros fervores característicos, pero te saludo con todos los honores que merecés por tu honestidad intelectual y la garra que exhibiste en la defensa de tus concepciones. Que en paz descanses. Mi condolencia a toda su Familia, en especial a Lucas.

Etiquetas: , ,