Expendedores de combustibles advirtieron que no pueden pagar el bono de fin de año

Los directivos de Cecha informaron que por la crisis y la caída de las ventas de combustibles “no podrán afrontar” el plus de $ 5.000. Además, recordaron que ya cerraron paritarias por 40%. Piden “comprensión” del gremio.

 

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), que agrupa a 4.000 estaciones de servicio con más de 60.000 puestos de trabajo registrados, anunció que “no podrán afrontar” el pago del bono de $ 5.000 acordado entre el Gobierno, algunas cámaras empresarias y la CGT.

 

La entidad que conduce el correntino Carlos Gold cerró un aumento de 40% con el gremio de Carlos Acuña hasta enero de 2019, luego de reabrir la paritaria en varias oportunidades. “Representa uno de los porcentajes más altos de los que han sido anunciados por el resto de las actividades, a tal punto que fue reconocido como satisfactorio por el mismo secretario general del Foesgra y Soesgype”, recordaron los dueños de las estaciones.

 

El decreto presidencial que acordaron sindicalistas, empresarios y el Ministerio de Producción y Trabajo confirma que el bono se puede pagar en dos cuotas iguales con los salarios de noviembre y de enero, aunque deja abierta la posibilidad a que se negocie empresa por empresa otro mecanismo y que se amplíen la cantidad de cuotas.

 

Además, el DNU ordena a las compañías avisar el Gobierno diez días antes de despedir empleados sin causa y ratifica la exclusión de los trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal, los del agro y de casas particulares.

 

En ese marco, los expendedores remarcaron que el sector lo integran pymes o microempresas y que en la actualidad está “abordando los serios inconvenientes que sobrevienen en esta etapa de ajuste con una tolerancia extrema”.

 

“La caída de ventas de los combustibles, hoy de público conocimiento, está repercutiendo seria y negativamente sobre el punto de equilibrio requerido para asegurar la sostenibilidad y continuidad de las estaciones, con lo cual nuevos egresos adicionales hacen peligrar la subsistencia de los mismos”, subrayaron.

 

Las ventas (naftas más gasoil) cayeron 11,5% en septiembre en relación con agosto y un 9,3% con respecto al mismo mes del año pasado, con un fuerte derrumbe en el caso de la nafta premium que llegó al 17,5% sobre agosto y al 27,6% en términos interanuales. La caída de las ventas se explica por la recesión y por la disminución del poder de compra de los consumidores.

 

En la Confederación aseguran que no están en condiciones de pagar el bono. “Cómo máxima representación gremial empresaria del sector hemos abordado la discusión paritaria con la comprensión y madurez que la crisis económica y su impacto en el bolsillo de los trabajadores requería, arribando a los acuerdos satisfactorios antes mencionados. Ahora exigimos esa misma compresión para nuestro sector, que también sufre las consecuencias y el impacto del deterioro del bolsillo de los consumidores. El ajuste tiene un límite y hoy este límite ya está cumplido”, enfatizaron.

 

“Desde CECHA requerimos a las autoridades del gobierno que consideren plenamente que nuestra actividad está remunerando lo que se acordó en las diversas negociaciones paritarias y no podrá hoy afrontar nuevos compromisos salariales. No obstante ello, y a los fines de poder buscar alternativas de solución, CECHA se ofrece a integrar una mesa de diálogo en carácter de urgente con quienes integramos directamente este sector a saber: la representación de los trabajadores, las empresas petroleras y el Ministerio de Producción”, concluyeron.