En Concordia, hay equipo: Estudiantes a Cuartos

Estudiantes de Concordia le hizo precio a Echagüe y evitó aplicar una paliza inconmensurable para salir tranquilo del estadio. El “Verde” tuvo piedad por el adversario y temió porque el clima imperante en las tribunas contra el “Negro” termine involucrándolo. Fue victoria de los visitantes por 52-69 y pase a Cuartos de Final del TNA 2012/2013 que arroja otro fracaso de los paranaenses. Los hinchas pidieron “que se vayan todos”. El Norte tuvo tres rápidas definiciones. San Martín y San Isidro también barrieron. El único que pudo alargar a un cuarto juego fue Instituto A.C.C.

 

El encuentro, tuvo al equipo concordiense siempre como el dominador del juego, llevando a cabo un gran trabajo defensivo, ordenado, y trató al menos de evidenciar una más coherente circulación de la pelota para buscar la mejor opción de lanzamiento logrando un goleo repartido entre sus jugadores (4 con doble dígito y 4 a punto de cristalizarlo).

 

Los hinchas locales reprobaron no solo la campaña sino también la actitud de algunos jugadores. En especial pusieron acento que, en un juego definitorio que se les estaba yendo de las manos, hubo piezas que terminaron con 2 fouls o con uno, demostrando un grado de impotencia intolerable.

 

El coach también fue objeto de ácidas críticas y en especial se le recriminó la falta total de chances que le otorgó a los juveniles.

 

Quedó en evidencia que, más allá de la juventud del plantel y de las cualidades indiscutibles individuales de algunos jugadores, la gente no se bancará ver en la 2013/2014 a algunos protagonistas de éste fiasco.

 

Como hacía muchos años, los dirigentes no fueron tan recusados. Hubo blanco casi exclusivo en algunas singularidades de las cuales nos referiremos en próximas editoriales.

 

Desde el arranque, un fiasco

 

Pintaba para bodrio. En casi 3’ ambos se habían equivocado feo. Echagüe errando feo de Dos y la visita priorizando, sin eficacia, el lanzamiento perimetral.

Pablo Moya y Matías Fioretti abrieron la senda “Verde”. Andrés Landoni parecía ser la única vía confiable “Negra”.

 

Lee Roberts marcó a los 4’ un 2-7 que inquietaba al público presente en el “Luis Butta” mientras que a los 4’30” Aarón Williams clavó los primeros 2 puntos de Campo. Todo ante la mirada asombrada de sus hinchas que no se bancaban una barrida concordiense.

 

Entrando a los 3’30” finales, el tablero reflejaba un 4-11 sin dificultades para Estudiantes. Echagüe hasta allí había lanzado 1/5 de Cancha y perdido 4 pelotas. Pobrísimo para un rival necesitado  sí o sí de arrancar bien para cimentar desde el principio un triunfo que permita el pase al 4° match.

 

Los 3’ finales fueron distintos. Levantó el dueño de casa, de la mano de Landoni, autor de 4 puntos al hilo que implicaron una reducción a 3 (8-11).

Renacía el apoyo desde la tribuna, pero Gamboa está habituado a darle severos dolores de cabeza al público de Paraná, y con 4 de 4 en libres, dos de ellos por gruesa doble equivocación de David Oviedo, Estudiantes pasó a tomar 7 de brecha  (8-15) con 1’44” por jugar.

 

Echagüe cayó una vez más en un cono de sombras terrible, concluyendo en éste último lapso con un 0/6 de Campo, en tanto que el “Mono” Fioretti y Leo Peralta sentenciaron un 0-5 y un 8-20 que ya originaba desde las tribunas algunos gritos mordaces.

 

Crece el descontento en las tribunas

 

Otra vez sopa en la apertura. Horribles los dos. En 2’30” solo un doble de Williams y 0/2 vs. 0/2 de Cancha.

De pronto, en una franja de casi 3’, el “Verde” metió parcial de 0-8 con Pablo Osores de abanderado, autor de dos triples. El 10-28 en 4’18” de partido gestaba los primeros gritos claramente perceptibles, pidiendo “eso que hay que poner…”

 

Williams sacó de la sequía a los de Uranga pero en los 2’ siguientes, nuevamente la infecundidad se apoderó de los locales y Leo La Bella tiró síntomas de impotencia con dos fouls consecutivos.

 

Echagüe volvió a anotar solo vía Libres, y con 4/4 mediante La Bella y Seba Uranga Junior se aproximó a 13 (16-29), pero como si ya fuese una tendencia, ante cada reacción de los capitalinos sobrevenía una respuesta concordiense.

Con 0-6 a través de Moya y Peralta, dominando ambos las áreas internas, con 41” por jugar, Estudiantes se escapó a 16-35.

 

Los hinchas, ya no de un solo sector, arremetían contra el equipo y el cuerpo técnico. Sugestivamente, no había fastidio con la dirigencia, hasta que Uranga Junior con un triple trató de apagar el incendio, avivado en el epílogo por Orresta que sentenció la primera etapa con un 19-37 poco halagüeño para pasar a los vestuarios 18 abajo el anfitrión.

 

Muy tenue esperanza

 

De los vestuarios llegaron un poquito más aceitados en sus ofensivas. Lee Roberts fue el guía de los dirigidos por Laginestra, Aaron Williams y Andrés Landoni permitieron que el “Negro” no decaiga tanto como en el 2° chico.

La tribuna pedía más cojones y los jugadores locales obedecieron. Así, el juego se hizo más cortado por las permanentes faltas de los orientados por Uranga (Padre).

 

En ese marco sobraron las imprecisiones, las inseguridades, las pérdidas, las malas decisiones. Era un pésimo partido y no había nadie que lo mejore.

Orresta y Landoni se cargaron los equipos al hombro pero la característica del partido no varió pues se superó el primer segmento con Estudiantes ganando por 18 y Echagüe sin modificar el semblante como para ilusionarse.

Peor aún… Ante cada ataque mal cerrado iba creciendo la reprobación del público.

 

Herido en su dignidad, en su orgullo, a pura guapeza, los chicos de Uranga (Padre) llegaron a descontar a 12 con parcial de 6-0 conducido por Landoni y La Bella.

 

Hasta ese momento Alejo Montes no había tenido protagonismo resolutivo como en Concordia y el pibe se despachó con un  triple y un doble, asociándose a Moya, para desdibujar las buenas intenciones de Landoni y la reaparición de Ravina, también hasta allí muy poco productivo.

El final, 37-52, decretó un período favorable a los de Paraná por 18-15, pero los 15 de margen no otorgaban confianza, fe, ilusión en que podría darse una reacción ostensible en los 10 finales.

 

Los últimos 10 de un fracaso inaudito

 

Echagüe no podía perder tiempo. Sin embargo, en los dos minutos iniciales continuó siendo un desastre. Tiros de Tres errados, pérdidas, hasta que Williams salió de la amnesia y anotó un doble cuando los gritos en contra iban recrudeciendo de acuerdo a la forma en que se perdían los ataques o quien los desperdiciaba.

 

Pero eso no es nada… Había jugadores con una falta o hasta ninguna en sus casilleros y NADIE cortaba al menos para detener el tiempo y llevarlo más a Estudiantes a la Línea. Eso crispaba los nervios de los hinchas y hasta de algunos plateístas que se contenían seguro por la presencia de los impotentes dirigentes que no comprendían tanta endeblez de sus contratados. Tanta inoperancia.

 

Asimismo, luego de ese primer doble de Williams en 2’ del último chico, hubo que esperar 3 minutos más para que Landoni vuelva a encestar punto de Campo. Patético. Estudiantes, por su parte, quebraba a su rival con 9 puntos en ese pasaje.

 

Los 5’ finales fueron más de lo mismo. Estudiantes no quiso florearse ni entrar en lujos para evitar que el clima NO EN SU CONTRA termine perjudicándolo. El “Verde” resolvió regular y anotar como debía anotar, sin estridencias, evitando aplicar una paliza mayor a un adversario que hacía muchos años no se veía en el “Butta” jugando de modo tan impotente, transmitiendo eso adentro de la cancha y desde el banco.

 

Obviamente que, si hubo algún aplauso tímido partió de la platea y de algunos hinchas que aprecian a un par de jugadores. Pero los silbidos, los cantos pidiendo que se vayan todos, y algunos gritos muy subidos de tono, predominaron en la despedida de un Echagüe decepcionante.

 

La síntesis

 

ECHAGÜE CLUB (Paraná) 52-ESTUDIANTES (Concordia) 69 (0-3)

 

Echagüe Club (52): Leonardo La Bella 6, Sergio Ravina 2, Jonathan Maldonado 3, Aaron Williams 12, Andrés Landoni 16 (fi); Kevin Hernández 0, Sebastián Uranga (h) 11, David Oviedo 0 y Rodrigo Haag 2. DT: Sebastián Uranga.

Estudiantes (69): Sebastián Orrestra 6, Matías Fioretti 6, Eduardo Gamboa 6, Lee Roberts (x) 12, Pablo Moya 13 (fi); Pablo Osores 10, Leonardo Peralta 6, Alejo Montes 10 y Joaquín Giordana 0. DT: Hernán Laginestra.

Árbitros: Alejandro Zanabone y Alberto Ponzo. Parciales: 8-20, 19-37 y 37-52. Estadio: “Luis Butta”.

 

Solo uno se estiró

 

En tres de los cuatro cruces no se necesitó otro juego y los ganadores pasaron a siguiente etapa (San Martín de Corrientes, Estudiantes de Concordia y Atlético San Isidro de San Francisco). La única de las series que se extendió a un cuarto partido fue Alvear-Instituto (continuará este 29 de marzo en Córdoba).

 

San Martín fue demasiado para un Sarmiento de Resistencia que en su primera temporada en la divisional tenía como meta salvar la categoría. San Martín se impuso por 84 a 61 con los liderazgos de Iván Basualdo y Agustín Carnovale, ambos con 19 puntos en sus casilleros.

 

En tanto, San Isidro barrió a Oberá Tenis Club al ganarle también el tercer juego en Misiones por 102 a 90 con 24 de Facundo Piñero y 22 de Felipe Pais. Para Oberá -de quien se esperaba una mejor campaña- resultaron insuficientes las producciones de Howard Wilkerson (24) y Emiliano Agostino (23).

 

El único cruce que perduró fue producto del triunfo local de Instituto sobre Alvear por 81 a 72 (16 puntos de Emiliano Martina, 15 de Lucas Martina y 14 de Ignacio Alessio).

 

Por la Sur

 

Huracán de Trelew y Ciclista Juninense se clasificaron para los cuartos de final, instancia en la que deberán cruzarse contra equipos de la Zona Norte. Ambos barrieron sus series frente a San Lorenzo de Chivilcoy y Alianza Viedma, quienes quedaron prematuramente eliminados. En tanto, Quilmes recuperó la ventaja de localía frente a Banda Norte y Monte Hermoso le asestó otro golpe a Sport Club dejándolo con la obligación de ganar el próximo.

 

En enorme reacción durante el último cuarto (32-16) y con triple de Damián Pineda a falta de 17 segundos, Huracán se impuso como visitante a San Lorenzo por 80 a 77 con 21 puntos de Enzo Cafferatta y 15 de Fabián Sahdi. Byron Johnson fue doble figura (14+10).

 

Después de dos laboriosos partidos en Junín, Ciclista eliminó con mayor amplitud en Viedma a la Alianza Viedma al ganarle en la ciudad del Valle Inferior por 95 a 78 con los liderazgos de Sebastián Acosta (19) y Franco Balbi (19) y dejarlo fuera de carrera.

 

Pese a sus altibajos durante el partido a Quilmes le alcanzó para revertir la derrota sufrida en Mar del Plata y ganarle a Banda Norte en Río Cuarto por 85 a 74 con cinco jugadores en doble dígito. Gaston Essengue terminó con 16 unidades y líder en el equipo “Tricolor”.

 

Monte Hermoso -sin extranjero, dado de baja- había robado un partido en Cañada de Gómez ante Sport Club y en el primero en el sur bonaerense no falló al ganarle por 84 a 71 con la puntería del joven Carlos Paredes (19, 4/7 tx3) y la conducción de Nicolás Paletta (17).

 

Tablero

 

SARMIENTO (Resistencia) 61-SAN MARTIN (Corrientes) 84 (0-3)

INSTITUTO ACC (Córdoba) 81-ALVEAR (Villa Ángela) 72 (1-2)

OBERA TENIS CLUB 90-SAN ISIDRO (San Francisco) 102 (0-3)

BANDA NORTE (Río Cuarto) 74-QUILMES (Mar del Plata) 85 (1-2

SAN LORENZO (Chivilcoy) 77-HURACAN (Trelew) 80 (0-3)

MONTE HERMOSO BASKET 84-SPORT CLUB (Cañada de Gómez) 71 (2-1)

ALIANZA VIEDMA 78-CICLISTA JUNINENSE 95 (0-3)