Elecciones 2011: CFK y Urribarri sacan mayor margen

El pueblo argentino tiene próximamente un ejercicio cívico responsable que posibilita el sistema democrático, como lo es el voto con que se elige sus representantes para gobernar. Cada ciudadano ejercerá su compromiso en secreto pero crece la tendencia a expresarlo a viva voz en la previa. Cuestión Entrerriana plasmó un nuevo sondeo y Cristina Fernández como Sergio Urribarri reafirman la tendencia del último muestreo. En Paraná todo se empareja.

En cada consulta de la encuesta que abarcó 600 personas, en una franja etárea comprendida entre los 18 y los 64 años, no solo se tributó el “sufragio” primario sino que se volcaron interesantes conceptos, resultando mayoritaria la esperanza en que nuestros futuros mandatarios conformen gabinetes capaces de cristalizar una rotunda transformación en materia educativa, laboral, salud y seguridad; promoviendo un profundo cambio en la esencia cultural, propendiendo a que cuanta mas calidad educacional haya, más chances de trabajo y salarios justos habrá para quienes apuesten a no vivir del asistencialismo; fortaleciendo las redes de salud de modo primordial en cuanto a prevención y promoción; como exponiendo sensible celo en que las fuerzas del orden sean dotadas del personal y las herramientas imprescindibles para atacar distintos flagelos que sacuden a cada segundo nuestra golpeada comunidad.

Pero también se espera particularmente una tenaz lucha contra la inflación transmitiendo índices certeros, desprovistos de cualquier falsedad absurda, o el promover una reforma agraria que favorezca a toda la población, y una reforma fiscal progresiva que suscite el progreso de la industria nacional.

Notamos a su vez, interés en estar bien atentos para fiscalizar que se cumplan los compromisos de campaña y se defienda el bienestar integral de quienes habitan éste bendito suelo, para construir entre todos una Patria que viva la verdadera fraternidad y/o integración, logrando superar las divisiones que nos separan a partir de el diálogo que hoy el país espera en los diversos sectores en condiciones de formar los consensos necesarios y oponerse contra las injusticias a partir de reconocer derechos inalienables, erradicando las semillas de amargura e incomprensión, resentimientos y agresiones, la voluntad de prevalecer sobre el otro, la arrogancia del interés particular y el desprecio de la identidad ajena.

Está claro para muchos de los 600 entrevistados que la diversidad de pensamiento no debe dividirnos sino enriquecernos y que tener esperanza es asumir con serenidad, fortaleza y convicción la misión de reconstruir la Nación, redescubriendo la vocación de servicio, animándose a superar frivolidades y mezquinos intereses, pugnando por que su identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común, aprehendiendo que no se puede mirar hacia adelante sin tener en cuenta el camino recorrido y honrar lo bueno de la propia historia en pos de concretizar un proyecto que tenga como prioridad nacional el desarrollo federal, sano, armónico e integral de todos, por los caminos de la justicia y de la solidaridad.

Todas éstas palabras que condensamos aquí nos conducen a una verdad que no se puede discutir y es que a lo largo de estos últimos ocho años se han dado pasos gigantes en la promoción, respeto y defensa de los Derechos Humanos, pero aún debemos avanzar en su concepción integral, que abarque a la persona humana en todas sus dimensiones.

En épocas recientes de crisis política e institucional hubo un clamor que se hizo oración en gran parte del pueblo argentino y que se expresó en aquellas simples y sabias palabras: “Queremos ser Nación”. En esa invocación se valoraba el significado y la importancia constitucional de la Nación, como garantía de nuestros derechos ante una situación de fragilidad institucional. El futuro era incierto, lo que se buscaba no era algo mágico sino el camino de encontrar la Nación, porque en ella se veía el ámbito seguro de respeto por los derechos y la concordia entre todos los argentinos.

En este año electoral el pueblo argentino mira con expectativa, con incertidumbre, pero también con esperanza a su clase política llamada a ejercer la noble tarea de ser artífices de esta obra superior de ser Nación. Ella, es un proyecto de comunión inclusiva, que necesita de la presencia y el aporte de todos. Nación no se identifica con gobierno. Y está bueno captar en cada mensaje una profunda autocrítica en lo inherente a que a los argentinos nos cuesta ser Nación.

Hay actitudes mezquinas, sectoriales, incluso ideológicas, que potencian desigualdades y enfrentamientos estériles, y que tienen como víctima y rehén al hombre que vive y crece al margen de los beneficios que la sociedad le debe brindar.

Es común hablar de crisis política, social o económica para explicar los diversos fenómenos de inseguridad, violencia, desinterés o malestar social, tal vez nos olvidamos que todas estas realidades en cuanto tienen al hombre como sujeto, reclaman la existencia de un orden ético y moral. La crisis moral crea una pseudo-cultura que adormece el mundo de los valores y nos debilita socialmente. La crisis moral es más grave que una crisis económica. La misión de la política, como parte de la ética, es iluminar con su palabra y testimonio el camino ético de ser Nación.

Sólo una dirigencia con capacidad de generar proyectos que respondan a las necesidades reales de la comunidad, y a las expectativas de desarrollo integral del hombre, puede mantener viva su esperanza y comprometer su protagonismo en el marco de una sociedad libre. Una libertad sin valores que la cautive termina creando un mundo sin esperanza.

La medición específica

Cambiamos de “paradas”. Dejamos el centro y nos fuimos a la periferia. Los lugares elegidos fueron la salida de los supermercados y estaciones de servicio ubicados/as en puntos cardinales tan claves como seguros en pos de abordar sin inconvenientes a nuestros entrevistados.

Así elegimos el Plaza Vea, Estación ESSO (Cinco Esquinas), Estación El Rutero (Avenida de las Américas al final), Carrefour Express de San Agustín, Wal Mart y Estación Laurencena.

Hubo una sola pregunta. Simple, tajante, de fácil respuesta: ¿a quien votaría hoy para presidente, gobernador e intendente?:

295 coincidieron en que le renovarían la confianza a CFK.

86 consideran que Ricardo Alfonsín sería el mejor candidato de la UCR.

74 a Hermes Binner.

72 a Eduardo Duhalde.

41 lo califican a Alberto Rodríguez Saá como un positivo referente.

20 Indecisos

10 a Lilita Carrió.

2 a Felipe Solá.-

De éste modo, Cristina Fernández fue elegida por el 49.16 % de los sondeados por Cuestión Entrerriana, o sea el 34,83 de margen sobre el segundo más votado: Alfonsín que recibió el 14.33 %.

Por su parte, el 12.33 correspondió a Binner; el 12 % a Duhalde; el 6.83 % a Alberto Rodríguez Saa; el 3.33 % a Indecisos; el 1.69 a Carrió y el 0.33 % a Solá.

En la provincia

Con respecto a la última medición en la capital entrerriana, el ciudadano común, esa franja mayoritaria de la sociedad alarmada por llegar a fin de mes de la manera más digna posible, se animó más a revelar su preferencia, por lo que se dieron menos respuestas difusas o de vacilación y fueron más sólidas las conclusiones, reafirmándose la tendencia que anteriormente publicáramos sobre la mayoritaria distinción hacia otorgarle crédito al gobernador presente.

En concreto…

Sergio Urribarri cosechó 296 notas de validación de gestión;

Jorge Busti consiguió captar el reconocimiento de 136 personas que recordaron sus gestiones;

Atilio Benedetti finalizó el estudio con 106,

y los indecisos bajaron a 62.


De tal forma, los porcentuales fueron:

Urribarri 49.33 %;

Busti 22.67 %;

Benedetti 17.67 %;

e Indecisos 10.33 %.-

Al rojo vivo en Paraná

El 23 de octubre, a última hora, se sabrá a ciencia cierta quien será el próximo intendente de Paraná y si bien un muestreo a 600 personas no arroja consistentes conclusiones, sí entrevé una propensión ya no tan clara a favor de Sergio Varisco, repuntando la preferencia por José Carlos Halle y definiéndose de modo más marcado el paulatinamiento crecimiento de Blanca Inés Osuna.

Es obvio que aún faltan definirse con claridad oficial quienes son los aspirantes a la presidencia comunal desde las propias estructuras partidarias, pero ya se vislumbran quienes serán los principales postulantes por el solo hecho de mencionarse sus nombres de mayor peso en la vida política de la comuna capitalina pasando a ser evaluados por la sociedad y así ir verificando fortalezas y/o debilidades.

El tablero final de las mediciones en el principal bastión de la provincia es el siguiente:

Sergio Varisco 192 votos (32 %)

José C. Halle 148 votos (24.67 %)

Blanca Osuna 131 votos (21.83 %)

Fabián Rogel 69 votos (11.50 %)

Indecisos 32 votos (5.33 %)

Marcelo Hadad 15 votos (2.50 %)

Juan Domingo Zacarías 9 votos (1.50 %) y

Edgardo López Osuna 4 votos (0.67 %).-

Reflexión

La sociedad mira el escenario político con atención, y analiza con el mayor detenimiento posible la conveniencia de las distintas propuestas pero hay algo cada vez más marcado: hay confianza hacia Cristina, más allá que se le piden cambios sensibles en algunos ministerios y existe un deseo notable en otorgar a Urribarri la reelección. En tanto que en Paraná todo está más parejo.

Lo reiteramos: esta encuesta, como TODAS las de Cuestión Entrerriana se realiza con jóvenes especialistas en exploraciones de dicha índole, y sus datos son lo suficientemente VERACES y/o HARTO CONFIABLES por la mera razón que JAMAS, NUNCA, ningún partido político nos ungió, nos distinguió con la función que a otras consultoras ULTRA PROFESIONALES, de indiscutible predicamento, si se les encomienda por FORTUNAS DE DINERO a cambio.

Al parecer hay algún tipo de “acuerdo solapado” en materia de suscribir acuerdos con esos “expertos encuestólogos” que -vaya coincidencia- siempre brindaron datos favorables a quienes encargan los muestreos.

Es como esa costumbre, ese viejo hábito que tienen los políticos de escuchar los programas donde se habla de ellos específicamente, pero que paradójicamente no son seguidos por la mayor parte de las audiencias radiales o televisivas.

Y hablando de los medios colegas, agradecemos a los que han propagado anteriormente nuestros resultados, algunos citando fuentes con claridad, otros a regañadientes. Sin hesitar que representa un paliativo o bálsamo reconstituyente pues al NO GANAR PLATA está bueno cosechar reconocimiento.

Ah… Nos olvidábamos…Volviendo a uno de nuestros últimos artículos en los que hicimos alusión a que JAMAS desde el Gobierno se objetó nuestra Pluma, nuestra identidad periodística, nuestra impronta, debemos decir también que hasta hemos sufrido cierta indiferencia por parte de quienes lideraron los últimos muestreos en siquiera AGRADECER el estudio abordado.

Otra prueba más que, se equivocan groseramente cuando se cita que desde el Gobierno se apremia a la prensa a dirigir el mensaje de manera parcial o denegar espacios a la oposición sea cual fuere el partido.

Como ya lo enunciamos, si hay medios que niegan espacios pueden ser algunos que gran parte de la clase política entiende como “formadores de opinión” por sus líneas editoriales o esencialmente por el estilo de sus periodistas de mayor predicamento.

Pero a medios humildes como el nuestro, con 2.700 lectores promedio diarios, nadie le ha dicho que debemos poner o que no…En sí, ni siquiera se nos ha elogiado desde la esfera política por tanto esfuerzo, por tanta dedicación, por tanta equidad. De hecho que no lo esperamos pues sencillamente es nuestro deber, informar y opinar con total LIBERTAD algo de lo cual nos enorgullecemos en plena cuenta regresiva rumbo a los 25 años de profesión que cumpliremos en muy pocos días. Algún día, llegará el reconocimiento…