Publicado el 24/2/2017 a las 08:09

El INTA desarrolló cuatro nuevas variedades de uva de mesa

El INTA desarrolló cuatro nuevas variedades de uva de mesa

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) inscribió cuatro nuevas variedades de uva de mesa, la séptima fruta fresca más exportada de la Argentina, desarrolladas en Mendoza y San Juan.

 

Negro, rojo y rosado son los colores que caracterizan a las cuatro nuevas variedades que el INTA en la región de Cuyo puso a disposición de los productores: Sorpresa INTA, Serena INTA, Delicia INTA y Fernandina INTA.

 

Con calidad internacional, el instituto busca potenciar este cultivo en Mendoza y San Juan, provincias que registran el 95 % de la uva de mesa del país.

 

La uva de mesa es la séptima fruta fresca más exportada de la Argentina, cuyos principales destinos son Brasil, Alemania, Rusia y Holanda.

 

En 2016 fueron exportadas 13.000 toneladas y las provincias de San Juan y Mendoza concentran el 95 % de la superficie cultivada de uvas para consumo en fresco del país.

 

Para potenciar la diversificación varietal nacional, el INTA inscribió en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semilla (INASE) las cuatro nuevas variedades.

 

Según destacó INTA Informa, detrás de este desarrollo hay un trabajo de 15 años, en el que participaron los INTA mendocinos Junín, Rama Caída, Mendoza y San Juan.

 

Silvia Ulanovsky, especialista en mejoramiento genético del INTA Mendoza, enfatizó en la importancia de que la Argentina posea variedades propias: “El desarrollo de variedades nacionales es una muestra de soberanía tecnológica y representa para los productores argentinos una ventaja competitiva, ya que no pagarán regalías por las plantas”.

 

En este sentido, “el desarrollo de cultivares locales, además de ampliar la diversidad de variedades disponibles para los consumidores, es una ventaja para los productores porque se trata de plantas que están adaptadas a las condiciones agroclimáticas y de manejo de las zonas de cultivo”, señaló Ulanovsky.

 

Producto de un proceso muy riguroso, en el que más del 99 % de las plantas generadas por cruzamientos son eliminadas, el INTA en la región de Cuyo puso a disposición de los productores las variedades.

 

Estas se caracterizan por cumplir con requisitos de calidad como la presencia de rudimentos seminales, en lugar de semillas normales y un calibre mínimo de 18 milímetros.

 

Tanto Fernandina INTA como Sorpresa INTA producen uvas de color negro, lo que constituye una innovación para la Argentina debido a que hasta el momento no se exportan variedades negras.

 

Serena INTA es roja, igual que la variedad Crimson, pero se destaca por tener una fecha de cosecha más temprana que ésta, lo que incrementa la disponibilidad estacional de variedades de tal color.

 

Las bayas de Delicia INTA son rosadas, con sabor moscatel: “La gran ventaja respecto a Moscatel Rosado, variedad de amplia difusión en el país, es que no necesita la implantación de una variedad polinizadora”, precisó el reporte.

 

En el Laboratorio de Poscosecha de la Estación Experimental Mendoza evaluaron el comportamiento de los racimos cosechados y se determinó la aptitud exportable de las nuevas variedades.

 

“Los primeros resultados indican que se pueden conservar en cámara frigorífica por un período mínimo de 45 días, con valores admisibles en porcentaje de desgrane y deshidratación del raquis”, añadió Ulanovsky.

 

Explicó que “esto significa que tienen buena calidad y potencial para la exportación” y ya nueve empresas de la región mediante firma de acuerdos, las probaron en condiciones reales para determinar su viabilidad.

Etiquetas: , , , , ,