El Gobierno desarticuló paro de la CGT: avaló un bono de $5.000 y un pacto antidespidos

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, recibió este martes a la cúpula de la CGT y a empresarios y avaló un bono de fin de año de $5.000 junto a un pacto antidespidos para desarticular el paro de la central obrera. “Esto es una coyuntura de emergencia”, afirmó, conforme, el triunviro Héctor Daer, a la salida de la reunión. E informó: “Se estableció una suma minima de $5.000 a abonar en dos pagos, en noviembre y enero”.

 

Mientras que el otro triunviro, Carlos Acuña, circunscribió la huelga general de 36 horas que se estaba analizando en la central obrera a analizar la letra chica de lo acordado. Esperan un decreto para que el “premio” se ejecute “obligatoriamente”.

“Queremos un decreto ‘universal'”, explicó Daer sobre la implementación del bono.

 

“Esperemos que mañana tengamos el decreto con la letra chica para analizarlo este jueves en la reunión del Consejo Directivo de la CGT”, añadió.

Al ser consultado sobre la reforma laboral que Sica prometió a empresarios dijo que “no tiene viabilidad política”.

 

El Poder Ejecutivo escuchó el reclamo gremial y allanó el pago de un bono de $5.000 en dos cuotas (noviembre y enero) para los trabajadores del sector privado y público. Los sindicatos esperan que dicho bono se efectivice vía un decreto.

“Fue una muy buena reunión, se avanzó bastante en ver la posibilidad de un bono que recomponga parcialmente el salario de los trabajadores”, indicó Gustavo Weiss, titular de la Cámara de la Construcción.

 

Al retirarse del encuentro realizado en el sindicato de Sanidad, el empresario sostuvo que se tratará de dos bonos de 2.500 pesos y que se está viendo de qué forma implementarlo.

El otro gran tema que se abordó fue el problema del desempleo.

 

“Pretendíamos que no se pudiera despedir a ningún trabajador. Esto llevó, lógicamente, a una protesta empresaria”, contó Daer. Finalmente, se resolvió, según el triunviro, que el Gobierno emitirá una resolución administrativa para que si algún empresario tiene que despedir a algún trabajador pase previamente por la Secretaría de Trabajo, lo que abrirá una discusión activa con el sindicato. De esta forma, se buscan contener las cesantías.

“Esto sería hasta marzo del año próximo”, precisó Daer.

 

De esta manera, Sica logró, al menos por ahora, que la presión gremial por la reapertura de paritarias no desborde al sector privado.

Fue el primer encuentro que mantuvo el funcionario de Cambiemos con la cúpula cegetista.

 

La cita comenzó a las 13, según confirmaron fuentes gubernamentales a los medios. Y concluyó cerca de las 15.

En esta suerte de mesa de diálogo social participaron los tres sectores involucrados.

 

Por parte del Gobierno estuvo Sica; el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, y el jefe de gabinete de Producción, Ignacio Pérez Riba.

En defensa de los intereses de los trabajadores se encontraron una decena de referentes de la mesa chica de la CGT.

 

Y como representantes del empresariado estuvieron referentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara de Comercio, la Cámara de la Construcción y CAME.