Echagüe no sale del pozo ciego: ¿Fin de la Era Barsanti?

Independiente de Santiago del Estero derrotó a Echagüe por 87 a 75 en “La Madre de Ciudades”, y no solo que mejoró su promedio sino que en caso de eventual desempate, posee hándicap sobre los paranaenses. En el “Luis Butta” se había impuesto el conjunto entrerriano por 79-75. Al mediodía podría haber noticias sobre la composición del cuerpo técnico.

 

No vamos a hablar profundamente del juego en suelo santiagueño. A lo sumo destacaremos que Durrell Summers continúa dando signos positivos en lo singular, o que Jamelle Cornley no entró de movida y estuvo poco en cancha (23’).

O claro… seguiremos asombrados con los 37 minutos de Lisandro Ruiz Moreno o los 35 de Jeremías Sandrini. En un juego donde Echagüe supo estar 23 puntos abajo (41-19 ya en el 2° chico…, 55-33 a los 3’ y 58-35 a los 4’ del 3°).

 

Solo recordaremos que anunciamos esta situación. Anticipamos que antes del 9 de marzo podrían quedar perfilados los condenados a luchar como primer objetivo por no despedirse de la temporada (Puesto 13°) y luego nada menos que afrontar el durísimo compromiso de pelear por no descender.

 

Y reflexionamos acerca de la dignidad que debiese haber exhibido Ignacio Barsanti en dar un paso al costado sin dejar a Echagüe tan incómodo, o de la seriedad directriz en evitar llegar a esta coyuntura compleja adoptando -oportunamente- el recaudo ineludible de despedir al joven entrenador mucho antes que con este acceso definitivo al Grupo de “castigados” por hacer las cosas mal.

 

Si con lo ocurrido anoche en el “Ciudad” el “Titi” Barsanti se mantiene en el cargo será un disparate. Una de las dos partes deberá actuar con coherencia.

Si el joven DT renuncia tendrá sobre sus hombros a lo sumo la responsabilidad de poder haber abdicado antes, dando margen a su sucesor de lograr modificar el rumbo con mayor antelación.

 

Si los directivos le ponen coto a esta relación traumática (ateniéndonos al descenso de Liga y a las pretensiones trazadas con el retorno a 2ª), sabrán que la desvinculación a 8 fechas de concluir la Serie Regular es legarle al heredero un hierro al rojo vivo.

 

Si Barsanti en las próximas horas no fuese más el head coach del AEC, su reemplazante deberá exigir que se le otorgue una varita mágica para rectificar un destino que tiene -básicamente- aroma a dramatismo.

 

No hay que ser muy erudito, instruido o ilustrado para revisar planillas estadísticas, tablas de posiciones y discernir de modo elemental que con 18 juegos en esta Fase, Echagüe exhibe el peor ataque. Y para los que tanto hablan de defensa, Ameghino, Unión, Oberá, Villa San Martín, Asociación Mitre, San Isidro, y Talleres tienen peor promedio en este aspecto. O sea, los de Paraná, en la Conferencia, reflejan la 7ª mejor custodia de su cesto.

 

Pero claro… A la falta de crítica, de opinión, por parte de la prensa local, se suma la permanente excusa de tantos entrenadores (en este caso Barsanti…) que prefieren referirse a la conducta defensiva y no a lo PÉSIMO que se trabaja en la Argentina en materia ofensiva, salvo honrosas excepciones.

Callado el periodismo, con la salvedad de este humildísimo medio, complaciente la tribuna, inerte la dirigencia, y porfiado el cuerpo técnico, se termina sufriendo innecesariamente.

No tenemos la menor duda que Barsanti es el GRAN responsable, el GRAN culpable de esta Campaña lindante al fracaso. Ya le pasó en Primera. Tuvo la chance de actuar valientemente en LNB. Optó por cerrarse en su terquedad improductiva. Así le fue.

 

¿Qué pudo transformar? ¡Mucho! Le alcanzaba con sincerarse. Con entender que esto es un NEGOCIO y que su carácter sigue lejos de interpretarlo.

Ahora… ¿Y los dirigentes? Lógicamente que hicieron las cosas MAL. Debieron EXIGIR a Barsanti metamorfosis apropiadas, pero a la vez concederle las herramientas y/o el poder consecuente.

 

La historia dirá que Barsanti aceptó lo que le dieron y no se rebeló en el momento justo. Pero su error más caro, fue el no otorgarle al personal con que contó una fisonomía, una personalidad, un estilo.

Como TODOS sus colegas sufrió lo que ellos sufrieron en materia de lesiones, y optó por resguardarse en esa excusa. NUNCA dijo “ésta es mi culpa” o “esto permití”, o al menos un “esto no hice”.

 

Leerlo o escucharlo, rara vez en el mismo medio, fue un calvario. Nunca una autocrítica acérrima. Y ojo… los jugadores igual.

Nadie se animó a hablar claro. Y eso que HAY fichas franquicias como para hacerlo…

 

Este Echagüe nos hace acordar a tantos modelos de Sionista, a los que profesionalmente los atendía a las mil maravillas y la respuesta en la cancha era apática, indolente.

Sin embargo, conociendo las diferencias ESTRUCTURALES de lo que fue el paso de Sionista en Primera (una década…) en comparación con Echagüe, creemos que algo por ahí no se dice, no se expresa con un “silencio cómplice”.

 

Y estamos convencidos que si Barsanti hablara claro, o si algún jugador valeroso se atreviese a decir lo que siente sin vueltas, podríamos comprender un poco más esta campaña oscilante con el fiasco.

 

De hecho, hasta la propia dirigencia hace rato, pero mucho, ¿eh?… Podría haber salido a la palestra y decir lo que siente viendo a sus contratados en la cancha.

Los grandes dirigentes del básquet argentino lo hacen. No andan con vueltas… El punto es si por allí se dicen cosas y se cosechan respuestas… Hete aquí una cuestión que nos genera tantas dudas.

 

Las próximas horas serán claves. ¿Sigue o no Barsanti? Pero si es “adiós”, de la parte que fuese, ¿quién vendría?

Algo podemos enfatizar: quien venga debe tener la certeza, la convicción que hay material hasta para pelear el Ascenso. Quien venga debe esgrimir ya en su primera manifestación “no pienso pelear la Permanencia. Pienso en cómo entrar a Playoffs e ir paso a paso hasta la final”.

 

Si alguien, por razones económicas, acepta llegar “a ver qué puede hacer…”, que ni venga. Y esto debe razonar la dirigencia. No puede fallar.

O continúa con Barsanti a muerte, o trae a alguien que dé certezas absolutas de que en 8 partidos, estos mismos jugadores darán el salto actitudinal y cualitativo para ir por la meta prefijada desde el día en que comenzó este ciclo.

¿Hay candidatos a suplir a “Titi”? ¡Sí! Tenemos nombres. Son tres pero conocemos dos. Y hay uno “tapado”.

 

Uno de ellos ya dirigió esta temporada en Liga Argentina y NO LE FUE BIEN. ¿Vendría por su revancha inmediata?

El otro estuvo en libertad pero trabajando con el básquet.

 

¿Y el “tapado”? Aun no tenemos data fiable. Pero lo concreto es que no pasa el mediodía que habrá novedades. O se le da todo el apoyo al “Titi” o esta misma noche debería llegar el nuevo DT pues en 4 días llega Unión de Santa Fe.

 

Lo que falta jugar

 

11 de marzo: vs. Unión en el “Gigante de calle 25 de Mayo”

 

14 de marzo: vs. Barrio Parque en el “Luis Butta”

 

18 de marzo: vs. BHY Tiro en Morteros

 

23 de marzo: vs. Ameghino en la Capital entrerriana (93-84)

 

28 de marzo: vs. Libertad en “El Hogar de los Tigres”

 

31 de marzo: vs. Deportivo Norte en Paraná

 

6 de abril: vs. San Isidro en el “Butta”

 

8 de abril: vs. Deportivo Norte en el “Ferrero”.