Echagüe llega de punto a Tucumán

A las 9 de la noche, Ariel Rosas y Nicolás D’Anna lanzarán este sábado la primera bola al aire del 2° cruce en la temporada entre Asociación Mitre y Echagüe. Los tucumanos de Jerónimo Trezza buscan repetir el triunfo de la 1ª vuelta (61-78), revés con el cual los de Ignacio Barsanti cerraron un 2017 de espanto (que incluyó el papelón en Primera…).

 

En el “Dionisio Muruaga” de San Miguel, Asociación Mitre intentará sumar de a dos para mantener el récord positivo en esta 2ª Fase de la Conferencia Norte en Liga Argentina de Basquetbol.

 

Las cinco victorias en fila, le permiten al anfitrión afrontar este compromiso con codicia de seguir escalando, frente a un rival complicado con tantas frustraciones y hundido en la retaguardia de la División.

 

A diferencia de lo planteado en la Capital de Entre Ríos, hoy estarán el alero Pablo Osores y el ala-pivote Luis Argañaraz.

Pero a la vez, los forasteros podrán contar con Lisandro Ruiz Moreno y Franco Barroso, ausentes en diciembre, modificándose también la plantilla con Federico Giarrafa (reemplazo de Raúl Pelorosso), Jamelle Cornley (que relevó a Bryan Coleman) y Keevin Tyus (sustituto temporal de Mateo Gaynor).

 

El haber recuperado a Osores y a Argañaraz le otorga pronósticos o predicciones elocuentemente favorables a los dueños de casa que sin ellos en el “Butta” ganaron por 17.

 

Unidos al base Joaquín Giordana, al escolta José Muruaga, al pivote Bruno Ingratta, al centro Tevin Glass, más el complemento del guardia Enzo Amado, el ala Matías Martínez, el ala-pivote Jonathan Nuñez, el escolta Mateo Battistino y los juveniles Lautaro Rosetti, Agustín Bichara y/o Tomás Almada, es notable que Mitre está en condiciones de hacer leña del árbol caído.

 

Trezza, un estudioso empedernido del debe y haber de cada rival, sabe cómo ganarle a Echagüe. Ya lo lastimó el 19 de diciembre pasado en feudo ajeno.

En esta apertura del 2018 ha cambiado (para bien…) su actitud defensiva, su consistencia, a partir de una férrea mentalidad y que todas las manos todas… aporten puntos desde distintas posiciones.

 

A diferencia de Echagüe, Mitre juega en EQUIPO. La tendencia, la preferencia es jugar para las mejores manos y no tomar decisiones desacertadas y/o apresuradas.

 

Ya lo expresamos ayer: Echagüe pareciera que no logra reaccionar. La sensación es como que Barsanti no dedicó el tiempo necesario para reformular la filosofía, el estilo, la mecánica global, creyendo que con la cantidad de trabajo alcanzaba para disimular un libreto flaquísimo.

 

Evidentemente, que no nos equivocamos cuando lo advertimos en la misma apertura de la Liga Argentina, y hasta lo sugerimos por la floja pretemporada en cuanto a ensayos de real rigor.

 

Barsanti o no nos leyó o no le interesó nuestros consejos, nuestras recomendaciones. Menos aún, a la dirigencia. Y así estamos… Por eso es que, lamentamos acentuar que el joven head coach es MUY responsable de esta Campaña, amén de las desdichas o desventuras por lesiones.

Y son los dirigentes los que apoyaron TODO.

 

Mucho hemos hablado de la “mala suerte” de Echagüe. Hasta supimos deslizar que estaba “embrujado”, o que simplemente había mucha yeta, mucha mufa dando vuelta por calle 25 de Mayo. Y sí… Nos resignamos a pensarlo. No lo negamos…

 

Pero la desdicha, el infortunio, la desgracia se arrastra desde el bochorno en Liga A y no hubo revulsivo oportuno para evitar ese descenso, como ahora, con un plantel con fichas de renombre para la categoría, tampoco se ha conseguido montar un “laboratorio” que releve calidad de laburo.

 

Ganar este fin de semana en suelo tucumano sería un paliativo. Digamos que, sofocar el incendio. Perder complicaría aún más la situación en todo sentido.

Ni hablar de seguir sumando bajas. Solo sería un acentuar lo manifestado en cuanto a la incomprensible administración de los tiempos en cancha, y el stress que vienen acumulando ciertas piezas.

 

Echagüe tiene una estructura como para estar mucho más arriba, pero es imprescindible una revolución abrupta, urgente, inaplazable.

Si Mitre hoy consolida su paternidad, firme favorito a ese objetivo, la dirigencia del AEC deberá adoptar la determinación a la cual no recurre vaya uno a saber por qué.