Dolor, decepción, bronca, no tienen fin… Otra vez la Justicia entrerriana en la mira

ESPECIAL (por Francisco Pancho Calderón).- Perdón amigos, amigas, amiges, amigxs… No puedo decirles “Buen día”. Es que estoy desbordado de decepción, de desilusión, y por qué no… de bronca, de indignación al contemplar la actitud del juez de Quiebras, Ángel Luis Moia, quien -de modo sorprendente- aceleró la Causa Judicial que nos dejó mi padre como legado, como herencia. Trato de resumir la dramática historia…

 

Papá, el Dr. Pedro Máximo Calderón Diz, se presentó en el 2000 en Concurso Civil. Si no me equivoco, la causa recayó inicialmente en el Juzgado de Valentina Ramírez Amable, y posteriormente pasó a la esfera del Dr. Roberto Croux.

Se logró una avenencia de los acreedores pero mi padre -si bien se mostró predispuesto a afrontar el costo de la tarea de la síndico, Patricia Raquel Avanzatti-, sufrió circunstancias desagradables que entorpecieron su voluntad, y la profesional precitada pidió su Quiebra.

 

Hasta la muerte de papá (5/12/2011) se forjó una estrategia jurídica tendiente a preservar la vivienda única y que se les asista todos y cada uno de los Derechos de defensa proclives a remediar la problemática como a la vez hallar un acuerdo de factible cumplimiento, teniendo en cuenta los acuciantes, los dramáticos momentos que atravesaba la economía argentina.

Imposible olvidar lo que sufríamos en esta Provincia a principio del 2000 y años subsiguientes hasta la paulatina normalización elemental del quebrado circuito financiero, incluyendo cuasimonedas y otras vicisitudes soportadas por una política socio-económica tan fatídica como execrable.

 

Con el devenir de los años, la táctica judicial no tuvo el asidero esperado en cuanto al afán de reestablecer los canales de fecundo diálogo, sobre todo, con la síndico, y así cada recurso interpuesto fue rechazado impunemente, con cierto tono de arbitrariedad.

Tristemente, en Tribunales, los “legos” de siempre…, interpretaron esa Salvaguardia como reiteradas “Chicanas” con el fin de DILATAR la causa.

Hasta la muerte de mi padre, transcurrieron 12 años de “Dictámenes vs. Recursos”, lo cual, insisto, la jerga jurídica de pasillos tribunalicios calificó de “Chicaneo”, en vez de comprender que lo ÚNICO QUE SE PROCURÓ fue proteger, resguardar la vivienda ÚNICA en la que vivían dos ancianos, uno de ellos con visible deterioro físico, y tres menores de edad.

Claro que, para ciertos magistrados indolentes, indiferentes, lisa y llanamente DISCUTIBLES PERSONAS que no vacilan en elucubrar CUESTIONABLES operatorias con los males ajenos, y hasta para letrados jóvenes, poco afectos a la investigación jurídica antes de hablar LIVIANAMENTE, la actitud fue vista como una mera DILATACIÓN.

 

Fallecido mi padre en diciembre del 2011, ni siquiera con la puesta en marcha de una borrascosa Sucesión, enmarcada en contubernios para mí complejos de discernir por falta de erudición, pudimos lograr que se rectifique el rumbo convenientemente, o sea, propendiendo a descubrir la receta ideal, la fórmula exacta para que NADIE PIERDA. Solo había que resignar ciertos posicionamientos.

De esta manera, se afianzó la insoslayable aplicación de una metodología distinta de mi parte, empapándome de la coyuntura para ver de qué manera podía enriquecer la táctica jurídica de mi hermano que durante tantos años luchara a destajo por evitar se remate este hogar, dejándose en la calle a dos viejitos, y a toda una Familia, reitero, inclusive a Menores.

 

En marzo del 2017 apelé a dialogar con el Dr. Ángel Luis Moia. Me recibió en su Despacho de calle Santa Fe y luego nos reunimos en el local La Pastelería. Pensé que habían sido fecundas charlas.

Él, me recomendó primero a un abogado SIN MATRÍCULA HABILITANTE (o suspendida). Luego, se rectificó y aconsejó que tomemos mi madre y yo como patrocinante al abogado Guillermo Casanova, integrante del staff del Estudio que lidera el diputado provincial Esteban Vittor.

REPITO, ACONSEJADO Y APALABRADO POR EL PROPIO MOIA.

En aquella charla de marzo de 2017, el hoy magistrado fue rotundo en expresar:

-“Hablá con tu mamá y Familia. Busquen juntar toda la plata que puedan o charlen con empresarios amigos que quieran invertir en la compra de la Quiebra”.

-“Si me dan la acordada en Cámara de Senadores, tomaré la causa en el Juzgado estimativamente en el mes de diciembre y tendré el suficiente tiempo para analizarla”.

-“Hasta diciembre entonces, hablá con la gente amiga que tengas para ir pensando la mejor negociación, ponete las gafas, tirate en una reposera y tomá sol. A partir de diciembre volvemos a hablar o luego de la Feria te convoco y charlamos ya en concreto sobre los pasos que debemos encarar, siempre pensando en que, de alguna forma, hay que pagar”.

 

Desde ese día, mantuvimos algunas reuniones con el Dr. Casanova y AMBOS CONFIAMOS en los dichos de HOY SU SEÑORÍA, en lo inherente a que hasta su asunción NO NOS PREOCUPEMOS más allá de procurar hallar las vías de solución precitadas.

De hecho, en el mes de diciembre, el martillero Cornejo se apersonó en nuestra casa para proponerme que DESISTA de recursos y otras yerbas, que él tenía una persona que compraría la Quiebra quedándose SOLO con la casa, dejando “liberados” unos terrenos en Bajada Grande (parte anegadizos, parte intrusados, parte en condominio con un escribano) y CEDIÉNDONOS una casa en Barrio Incone.

Lo hablé a Casanova quien se comunicó con Moia y me transmitieron CALMA. Que no nos preocupemos porque era “una jugada de Cornejo”, según le expresara Moia a Casanova.

De allí, hasta el 8 de mayo, a lo sumo se sucedieron charlas telefónicas y un par de encuentros con Casanova y SILENCIO TOTAL de Moia.

Mientras, pugné por obtener apoyos particulares de gente amiga que pudiese estar interesada en asistirme financieramente, o en convenir un negocio inmobiliario conveniente a todas las partes, objetivo trunco por la realidad socio-económica de la Argentina.

Ese 8 de mayo del cte. año, por WhatsApp, Casanova me comunicó que el 22 del mismo mes había una audiencia.

Del 8 al 22, NADA SE ME INFORMÓ DE QUÉ SE TRATABA LA AUDIENCIA. NADIE LO HIZO.

 

De hecho, fuimos con Mariana, mi esposa, ese martes 22 de mayo a Tribunales y allí me enteré que el Juzgado de Moia era al lado del Club Ciclista, pueden dar fe de ello en Oficina de Informes de la sede tribunalicia central y hasta un reconocido abogado del Foro local que en la puerta de Tribunales me confirmó la dirección de dicho juzgado.

Nos encontramos con el Dr. Casanova afuera del Juzgado. Minutos antes de dicha audiencia me dijo que era DE RIGOR pero para nada definitiva.

Fue todo lo contrario. Espantoso. Me vapulearon. Como si yo hubiera sido quien desplegó la, sin dudas eficaz, estrategia jurídica de supuesta dilatación (para los expertos en esbozar críticas despiadadas o apelar a la invectiva…).

El juez TIRANTE, TENSO; absolutamente distinto al de marzo del 2017.

La síndico y el martillero transmitiendo a mi sensibilidad extrema voces y poses para nada constructivas.

Allí me encontré con dos propuestas de compras de las cuales, yo NI ENTERADO en forma oficiosa.

El Sr. Juan Carlos Bustamante, representado por la abogada Tatiana Albarenque, comunicó que su propuesta NO SE MOVÍA del millón seiscientos.

La Sra. Silvia Lingua, patrocinada por el abogado Javier Herrlein, amplió a un millón setecientos cubriendo multas por falsas comisiones.

¿Recuerdan lo narrado respecto a la visita del martillero con una propuesta? Moia y mi abogado habían sido claros en cuanto a que la desestime.

En mayo termina siendo aceptada (o seguramente meses antes, pero NADIE me lo comunicó de manera fehaciente), y se la acepta pero se retira la oferta de la vivienda en Barrio Incone.

O sea, aceptación a la propuesta de la cual no debíamos preocuparnos, y BAJANDO LA MISMA a solo un monto.

 

Yo pregunté por qué no se me daba la chance de presentar ESE MISMO MOMENTO la propuesta y Moia contestó que el proceso ya no lo permitía.

El nimio consuelo fue que NADIE RECHAZÓ el pedido de hablar yo con mi madre para exponer la situación y en un tiempo prudencial presentar una proposición.

Mi abogado, ESTUPEFACTO, AZORADO, SORPRENDIDO.

Mariana, mi esposa, mi compañera de toda la vida, mi amiga, NUESTRO ÁNGEL DE LA GUARDA constante, lloró a los gritos porque NADIE TENÍA EN CUENTA A UNA ANCIANA DISCAPACITADA, CONVALECIENTE, DE 87 AÑOS, Y A UN MENOR DE EDAD.

Fue MUY FEO. Tristísimo.

Desde ese día, el Dr. Casanova pareció reaccionar y ha evidenciado una MUY BUENA ACTITUD, mostrándose dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias, quizás percatándose que quien lo recomendó, sigo subrayando, fue el a la postre magistrado que hoy refuta todas sus presentaciones, como si fuese un castigo o algo perfectamente elucubrado.

Sin embargo, vale acotarlo, ese martes 22 de mayo, por la tarde/noche, una letrada de notable predicamento del Foro entrerriano, por quien siento inmenso cariño y sumo respeto (por ello no la nombro), al llamarme para ver cómo estaba mi madre, en vísperas de ser intervenida quirúrgicamente en el Sanatorio La Entrerriana, me adelantó que Moia le informó -en confianza- que NO ACEPTARÍA PROPUESTAS Y TODO DESEMBOCARÍA EN UN REMATE QUE SE LLEVARÍA A CABO EN SEPTIEMBRE/OCTUBRE, plazo aproximado.

O sea… Se celebró una audiencia… ¿Para qué? ¿Por mero protocolo? ¡Si Su Señoría lo tenía decidido!!!

 

Ya el miércoles 30/5, Casanova y el Dr. Lell (mi abogado en el juicio contra LT 14 por el despido de julio de 2010) fueron a hablar con Moia procurando un acercamiento.

Les expresó lo mismo que a la letrada amiga de mi madre y/o en sí de toda la Familia: que 99 % rechazará todas las propuestas y subastará la casa con una base acorde, esperando que con ese bien se liquide toda la deuda, quedándonos los terrenos de Bajada Grande.

No obstante, el martes 5 de junio, presenté mi propuesta consistente en:

-El viernes 15/6 depositar 150 mil pesos.

-Luego, en fecha 15/08/2018 otros $75.000 y en fecha 15/9/18 otros $75.000, lo que haría un total de $300.000 a depositarse a favor de síndico y martillero.

-Con ese GESTO mío, autorizar CARDINALMENTE se acuerde con acreedores o concederme un plazo prudente (noviembre/diciembre) para COMPRAR YO LA QUIEBRA DE MI PADRE o algún inversor AMIGO.

Como apreciarán, DEMOSTRÉ QUE NO QUERÍA DILACIONES. PROPUSE SOLUCIONES CONCRETAS.

¿Resultado? Moia NO ACEPTÓ NINGUNA DE LAS PROPUESTAS Y CONSOLIDÓ LA PRESUNCIÓN EN CUANTO AL REMATE.

 

Hasta el día de hoy, junto al Dr. Casanova hemos mantenido contacto fértil con AFIM y ATER (los representantes legales de ambos hicieron gala de una conducta encomiable), Caja Forense, Banco Galicia, Banco BICA y Banco Francés. Cada uno de los representantes legales, asumieron una postura loable, colmada de POSITIVISMO.

Junto a mi abogado, se ha intentado mantener una conversación con la Síndico mientras que el martillero, días atrás me expresó -durante un mandamiento- que el hacía lo que dijera la Síndico y que no tenía problema alguno de acordar el pago pertinente de nuestra parte.

Sin embargo, paralelamente, Moia no ocultó un énfasis desmedido en acelerar toda la tramitación tendiente a la subasta, no concediendo ningún recurso aferrándose severamente, rigurosamente a la norma, SIN CONTEMPLAR el amparo que merecen básicamente mi madre, anciana, convaleciente en cama ortopédica, y uno de mis hijos, menor de edad.

De manera permanente esgrimimos que el único deseo es evitar que mamá NO QUEDE EN LA CALLE y que mi esposa y mis hijos NO SUFRAN semejante desarraigo atroz, otorgándose un lapso moderado para hallar solución conclusiva en positivo.

De lo contrario, perderíamos una casa que vale no menos de 7 millones por una Quiebra de entre 1.300.000 y 1.700.000.O sea, una LOCURA.

 

Supe apreciarlo al juez Moia. Profundamente. Nuestras familias siempre han mantenido un estrecho lazo social y hasta dentro de la grey católica.

Por eso estoy profundamente INDIGNADO con Moia, quien luego de gozar de una licencia, se reintegró este lunes al Juzgado, y el mismo día libró la resolución fijando el 6 de marzo de 2019 a las 10 horas como fecha y horario de remate de la casa de mis padres, de mis hermanos, de mi Familia.

Y lo hizo SIN BASE. O sea, luce una elocuente actitud de ENTREGAR al más bajo costo nuestra vivienda.

Por lo tanto, no tengo más remedio de manifestar que apelaré a todos los recursos habidos y por haber en el marco de la Justicia.

Procuro ser MESURADO.

He buscado apoyo desde ámbitos del Ejecutivo Provincial para que se le haga ver a Moia de su postura irreductible, sin entenderse ello como una interferencia entre Poderes.

Lamentablemente, por la conflictiva “Situación-País” solo he hallado mayoritarias promesas que no tuvieron eficaz cumplimiento en eso de procurar una revisión de todo lo actuado.

Mucha predisposición en escucharme, nobles intenciones, y hasta supe hallar voces muy contrariadas contra Moia, recordando el Caso Waigel.

Me duele decirlo. Me entristece y preocupa: el Gobierno de la Provincia de Entre Ríos, solo con su SILENCIO, avalaría este dislate, este despropósito, esta ESPURIA INJUSTICIA.

Pero no desde un plano INSTITUCIONAL ESTRICTO sino esencialmente en ese apoyo moral, espiritual, y por qué no en cuanto al asesoramiento jurídico más contundente para lograr el tiempo prudente solicitado.

 

Nos sentimos VULNERADOS. Más allá de la INDEPENDENCIA DE PODERES debería existir una toma de consciencia.

Y hay otro detalle: el defensor general del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Maximiliano Benítez, solo contestó que él podía evitar el desalojo de la anciana discapacitada y el menor, pero NO EL REMATE de la vivienda.

¿Dónde están los Derechos Humanos?

La causa es: “CALDERON DIZ PEDRO MAXIMO S. CONC. PREV.- HOY QUIEBRA S/ INCIDENTE DE SUBASTA Expte. Nº 2945”.

Fueron casi 18 años de Dictámenes vs. Recursos interpuestos para CUSTODIAR una propiedad que costó insondable sacrificio edificar.

Hasta la Suprema Corte intervino sin éxito para revertir un proceso que ya desde esa época pareció inclinar la balanza para el lado de la INJUSTICIA.

En su momento, (salvo esta Familia…) NADIE pensó en el estado de dos ancianos, en los menores de edad.

Solo se dio lugar, extrañamente a la AVIDEZ de una síndico y un martillero por cobrar sus honorarios, puesto que los acreedores en la causa JAMÁS ASUMIERON UNA POSTURA INTRANSIGENTE y hoy lo ratifican estando dispuestos a dialogar para cristalizar una nueva avenencia.

Esto lo reafirman sus apoderados legales, dispuestos a sentarnos y allanar una vía de resarcimiento para todas las partes.

18 años de CONFRONTACIÓN; 18 años BELIGERANTES sin mi intervención.

De repente, el Dr. Martín Furman, sin recibir notificación fehaciente, oportuna, y/o sin siquiera poder evaluarlo y tomar una medida al respecto, me designó Representante de la Sucesión, sin tener la más MÍNIMA IDEA de qué rol debía cumplir.

18 años de CONFLAGRACIÓN, de CONFLICTO.

Pero entre mayo y hoy, junto a nuestro letrado, SOLO HEMOS BLANDIDO LA BANDERA DEL ARREGLO, DEL PACTO, DEL CONVENIO.

¿Moia? Solo dejó entrever un criterio pletórico en TESTARUDEZ, TERQUEDAD y peor todavía: INDOLENCIA por estar a punto de dejar en la calle INDECOROSAMENTE a una anciana discapacitada y a un menor de edad.

No solo respondió NEGATIVAMENTE a todas nuestras presentaciones, sino que ACELERÓ todos y/o cada uno de LOS PLAZOS de contestación fijando este lunes fecha de remate.

 

¿Entonces? ¿Deberé aceptar la idea concomitante a que todo esto estaba PERGEÑADO con ODIO, con AVERSIÓN desde hace muchos años, y los hipotéticos “Reyes de la Chicana” en REALIDAD eran VÍCTIMAS de una más que elocuente CONFABULACIÓN por quedarse con esta casa?

Hay tantas preguntas por hacer… ¡Tantos cuestionamientos!!!

Amén del juez Croux, de miembros de Cámara, del Superior Tribunal, de La Corte, Moia sabe de indisimulables claroscuros, sin ir más lejos el devenir de la Causa Waigel, y no puede desconocer que en la Honorable Cámara de Senadores supo recibir fuerte alegato en su contra para la acordada final.

¿Por qué arriesgarse a escribir otra página sombría con una subasta que puede evitarse concediéndoseme el tiempo prudencial para rectificar el rumbo?

¿Por qué si TODO SE “DILATÓ” 18 años no dio su anuencia a otorgarnos, -por ejemplo-, hasta fines del mes de ABRIL del 2019 un plazo COHERENTE para DEFINIR los caminos de SOLUCIÓN DEFINITIVA, y a la vez PRESERVAR esencialmente el estado de Salud de mi señora madre y la minoría de edad de mi hijo?

Una última pregunta BÁSICA: ¿por qué tanta SAÑA procedimental contra el abogado que ÉL RECOMENDÓ para que nos defienda???

Repito lo ya descripto: en el 2017 fue Moia quien nos recomendó un letrado con matrícula suspendida, y luego quien encomendó al Dr. Casanova, socio del diputado Esteban Vitor quien -lamentablemente- con su sapiencia, su erudición esgrimida cotidianamente en la Cámara Baja entrerriana, no ha tomado cartas en el asunto cuando tal vez su aporte pudo ser valiosísimo, algo que deberíamos replantearnos con nuestro abogado.

¿Alguien puede darme una explicación CONGRUENTE del cómo se llega a esta instancia tan delicada?

Estoy consternado. Muy apesadumbrado. Por Moia a quien supe apreciar sinceramente, por la clase política que no sale OPORTUNAMENTE en defensa de una anciana discapacitada y un menor de edad, porque visiblemente se está obrando con una injusticia de conjeturales rasgos fraudulentos.

NO me voy a quedar de brazos cruzados. Lucharé hasta que no me queden fuerzas. Daré mi vida si es necesario.

La JUSTICIA y el Gobierno que de alguna manera represento desde hace ya más de tres décadas, NO NOS HA DADO señales FIRMES, DEL MÁS ÍNFIMO AMPARO desde el Poder Ejecutivo, salvo una conducta loable de una autoridad legislativa sobre la cual hablaré oportunamente, destacando su hombría de bien, su hidalguía, su honestidad, su vocación de servicio, su palabra de caballero.

 

Este es el RESUMEN, pleno de OBJETIVIDAD respecto a lo ocurrido. La gente debe escucharlo, debe leerlo; debe hacerse público.

Una vez más, la Justicia, da que hablar, y MAL POR CIERTO.

Jamás NEGARÉ los 18 años de beligerancias en estrados. Pero NO ME COMPETEN, NI A MI MADRE, NI A MI ESPOSA, NI A MIS HIJOS.

Fui designado representante de la Sucesión SIN INFORMÁRSEME DE MANERA OPORTUNA Y EFICAZ, pero anoticiado INFORMARLMENTE, acepté en DEFENSA de mamá, de mi núcleo familiar como hasta de mis hermanos.

Desde ese 23 de Mayo EVIDENCIÉ OSTENSIBLEMENTE, PALMARIAMENTE, que yo ya no quería ESTIRAR PLAZOS para NO REMEDIAR DIFERENCIAS.

Todo lo contrario. Propuse y rebusqué todas las formas junto a mi abogado para SOLUCIONAR la causa.

Estoy a punto de hacerlo, solo me falta que mejore al menos exiguamente la situación de la Argentina para no firmar algo que luego NO PUEDA CUMPLIR.

Pedí ese tiempo. NO SE OTORGÓ Y SE FIJÓ FECHA DE REMATE a una VIVIENDA ÚNICA con una pobre anciana discapacitada motriz de 87 años y con un muy endeble estado de salud, más un Menor.

Vuelvo a preguntar… ¿Dónde están los Derechos Humanos?

 

Gracias a TODOS, TODAS, TODES, TODXS. Gracias por siquiera leerlo o escucharme. Gracias ETERNAS por los llamados y mensajes de adhesión que suenan en nuestros teléfonos.

Me siento profundamente desolado. Pero Dios me dará las fuerzas que necesito para SALIR A FLOTE, RESISTIR Y CONTINUAR LUCHANDO por que se haga Justicia.

Dios y La Virgen nos amparen. A mi pobre madre, a mi hijo Cachorro, a TODA mi Familia.

 

Perdón papá por no haber podido hacer entender a Moia que mi ÚNICO fin era poner fin a la Causa con una solución concreta. Igualmente, confiá en mí. NO claudicaré. Te lo prometo. Lo que no me mata, ME FORTALECE. Mañana estaré en el Cementerio llevándote flores a tu nicho. Cómo vos le pediste a Manu que hagamos todos los 5 de diciembre y pondremos otras flores a la Virgen del Escritorio y a tu “Santuario” del Comedor.

Te amo Viejo. Te extraño no te imaginás cuánto. Toda la Familia te recuerda a diario. Imposible olvidarte. Ofrendaste tu vida por nosotros y por el prójimo.

 

Esa fue tu Causa. Y así te pagan, la Justicia con esta perversidad y tantos más que te conocieron y no hicieron honor a esa relación, a todo lo que sembraste, muy especialmente me sigue doliendo, la ausencia condenable de un Partido Justicialista que NO HONRA A SUS MUERTOS.