Después de 14 años Mar del Plata perdió su estatus internacional como puerto seguro

La ciudad de Mar del Plata es un poco menos feliz. Luego de 14 años dejó de ser “puerto seguro” para los estándares internacionales. Desde ahora, y luego de algunas constataciones realizadas, la ciudad ya no ofrece garantías de seguridad como las que otorgaba cuando firmó un convenio internacional con otras ciudades de características similares.

 

Sobre el tema, el exdirector de Pesca de la Provincia, Daniel Sosa, señaló un dato que sirve como muestra: “el software de la barrera del puerto cuesta 200 mil pesos para que esté en funciones”, sin embargo, el exfuncionario señaló que hay desfinanciación.

 

“Dijeron que iban a hacer tantas cosas que, si resolvían un 10 por ciento, ya era un éxito. Pero van casi tres años y la gestión es pésima”, expresó Sosa.

 

Según lo observado por Prefectura Naval, las fallas tienen que ver con altura de cercos, alambrados perimetrales y portones, la falta de dispositivos antiescalamiento y el mal funcionamiento del sistema electrónico que fiscaliza el ingreso de personas a las terminales 2 y 3 que provocaba el libre devenir de personas ajenas a las instalaciones, publicó Ámbito.

 

También se destacaron complicaciones en el sistema de barreras de ingreso al área restringida, como también los vehículos autorizados, funcionamiento de las alarmas, sistema de cámaras, manejo y control de residuos, iluminación nocturna de la instalación portuaria y el espejo de agua.

 

Sobre el tema, el exfuncionario Sosa señala que “de Mar de Platal se exportan más de mil millones de dólares anuales. Eso genera en impuestos alrededor de 400 millones de dólares anuales”. Y acotó: “Es triste, pero parece que para conocer a la gente hay que darle poder. En el puerto nos conocemos todos. Esto pone a Mar del Plata en un retroceso muy importante por malgastar los fondos”.

 

El punto central en el desfinanciamiento, según denunciaron, es el gasto en dragado que debería haber realizado la Nación. También en 15 millones de pesos que se repararon barros supuestamente contaminados, aunque varios estudios indicaron que no era así.