Desplazan a la jefa del Posadas que denunció despidos y amenazas

Gisela Mannoia, jefa de Psiquiatría del Hospital Posadas, fue desplazada de su cargo tras denunciar penalmente el 28/9 en la Fiscalía General de Morón, por el delito de amenaza coactiva, al coordinador de seguridad hospitalaria Federico Botto. También denunció a uno de los hombres de confianza de Darío Silva, quien es secretario general de ATE Morón. Se trata de Gustavo Bahut, encargado del monitoreo que realizan las cientos de cámaras recientemente colocadas, junto con la Gendarmería. Bahut es prosecretario administrativo de dicho sindicato.

 

Estas amenazas y el maltrato físico (la denuncia incluye que ese sujeto la tomó fuertemente de la muñeca) vinieron luego de la difusión del creciente desmantelamiento del área de salud mental, donde recientemente más de 1.000 pacientes se quedaron sin atención. El servicio quedó limitado a solo 3 psiquiatras. A eso hay que sumar a los recortes brutales del suministro de drogas. Una auténtica bomba de tiempo, donde está en juego la vida de cientos de pacientes.

 

Recientemente en declaraciones dentro del hospital, la Dra. Mannoia explicó las catastróficas consecuencias que conllevan el abandono del tratamiento por parte de los pacientes como el suicidio o la agresión física a personas de su entorno. Los pacientes que son tratados en su enorme mayoría no tienen ninguna otra chance de tratamiento ya que provienen de sectores muy vulnerables de la sociedad. Con más de 1.000 pacientes sin tratamiento la situación es gravísima.

 

Como si fuera poco, la dirección al mando del director de Recursos Humanos Juan Ignacio Leonardi, decidió unilateralmente sancionar a Gisela Mannoia, reasignándola a la guardia de Psiquiatría del hospital a modo de castigo, vaciando en los hechos aún más el sector de consultorios, sin ningún tipo de descargo ni defensa. El argumento fue el siguiente: “Tomado conocimiento de las actuaciones presentadas ante esta Dirección…, con motivo de las denuncias realizadas por los profesionales del servicio de SALUD MENTAL…, en miras a resguardar el funcionamiento armónico del área mientras tanto se sustancie las instrucciones sumariales corresponde informarle que la agente GISELA MARIEL MANNOIA, será reubicada en el área de atención de guardia del servicio referido…”.

 

La dirección del Hospital no solo ataca a la denunciante, agredida por llevar adelante lo resuelto por la asamblea de trabajadores que votó pegar en cada servicio los nombres de los médicos despedidos para informar a los pacientes, sino que protege a los agresores, cajoneando la denuncia.

 

Esta dirección, junto a ATE Morón, tiene un amplio historial de agresión y persecuciones a los trabajadores del Hospital Posadas. Desde las amenazas bajo apercibimiento de despidos a trabajadores solidarios con los despedidos, el armado de listas negras, la persecución y despido del activismo, la instalación compulsiva de cámaras, la utilización del servicio de vigilancia, Policía Federal y gendarmería como fuerza de choque al servicio de la dirección, etc. Por el lado de ATE Morón, estas actitudes son moneda corriente, ya que cumplen un claro rol policial buscando sembrar terror al interior del hospital.

 

Desde la agrupación Marrón del Hospital Posadas declararon: “Es urgente denunciar este nuevo ataque hacia la Dra. Gisela Mannoia, y al conjunto de los trabajadores que enfrentamos el progresivo vaciamiento del hospital y nos oponemos tajantemente a los métodos violentos de la dirección y su patota sindical, más cuando el ataque se da por llevar adelante lo votado en una asamblea. Si naturalizamos estas prácticas mafiosas se van a volver contra todos los que peleamos contra los despidos y en defensa de la salud pública. Esta respuesta, que debe exceder las paredes del Hospital Posadas, debe comenzar por el inmediato apoyo de los jefes médicos movilizados hace semanas, organismos de derechos humanos, pronunciamientos de referentes políticos y sociales, en la comunidad que pelea junto a nosotros, los docentes y estudiantes solidarios. Por otra parte, volvemos a exigir desde la Agrupación Marrón, que la CTA-A que responde a ‘Cachorro’ Godoy deje de encubrir en los hechos a la conducción de Darío Silva. Con declaraciones demagógicas no se derrota este ataque.”