Despidos en el Instituto Becario provincial

El Instituto Becario de Entre Ríos realizó 27 despidos de trabajadoras y trabajadores que se desempeñaban en las áreas de becas, archivo, contable, el programa Educando en Movimiento, legal, comunicación y orientación vocacional. La noticia fue notificada unos 15 días antes por la jefa de recursos humanos, Gisela Chevasco; el jefe de área becas, Emiliano Cardoso; la jefa de área legal, Elena Bosquiazzo y el jefe de área contable, Cristian Medrano.

 

Se trata de estudiantes, muchos de ciudades vecinas como Diamante, La Paz, Nogoyá, Concordia, Federación, Chajarí o General Campos, con el objetivo de transitar sus estudios universitarios y desandar el camino de la formación profesional. Lo cierto es que la mitad de esos despedidos tiene seis, cinco, cuatro y tres años bajo una modalidad de pasantía, de total precariedad y violatoria de cualquier convenio universitario, con el cumplimiento de franjas horarias, de tareas y programas, como cualquier personal de planta permanente o contratado.

 

Este viernes fueron despedidos, excluidos de su fuente laboral, sin mucha más explicación que “la reestructuración del organismo”, desconociendo la antigüedad informal que la propia flexibilización impone, consignan los colegas de Agenda Abierta.

Una beca como eufemismo de trabajadores y trabajadoras del estado, cuyas condiciones de carácter académico y laboral no fueron respetadas, en relación a los criterios de evaluación.

 

La mayoría de los becados y becadas cumplieron con el buen desempeño laboral y con más del 40% de materias aprobadas, en carreras que abarcan arquitectura, Seguridad e Higiene, Gastronomía, Comunicación Social, Derecho, Administración de Empresas, Trabajo Social, diversos profesorados, Acompañamiento Terapéutico, Psicología, Ciencia política y Psicología social.

Y además, superan los dos años que establece el estatuto como período final bajo la modalidad de pasantías y el correspondiente paso a la contratación.