Publicado el 30/11/2017 a las 10:39

Desde Patronato se mantiene el discurso: ahora Gómez dice que no tiene “ni idea de cómo se financian los ‘Barras’”

Desde Patronato se mantiene el discurso: ahora Gómez dice que no tiene “ni idea de cómo se financian los ‘Barras’”

Entre sábado y martes, Gustavo Abdala, representó al Club Atlético Patronato como único dirigente que se refirió al gravísimo episodio de violencia desencadenado por “Barras Bravas” durante el partido con Unión de Santa Fe, por la Superliga de AFA. Más allá del profundo respeto por dicho referente, concebimos que era imprescindible oír, leer, otra voz amén de la precitada o del único comunicado de Prensa remitido a los medios. Tan salvaje e impune ataque a una delegación del Club Deportivo Strobel y a varios policías, ameritaba otro tratamiento. Ayer habló Miguel Hollman. Hoy lo hizo José Gómez. Ambos dejaron demasiadas dudas.

 

“Tito” Hollman, un dirigente probo, exhibió una posición contradictoria, como desviando toda la responsabilidad en el operativo policial, http://cuestionentrerriana.com.ar/hollman-no-tenemos-injerencia-en-la-seguridad/ pero no fue a la raíz de la coyuntura, en parte sorprendiendo porque es de esos directivos que -pese a su bajo perfil- siempre esgrimen posturas edificantes y evidencian actitudes de pleno compromiso con sus gestiones.

 

Hoy, el “Bicho” Gómez, vicepresidente de la institución y nada menos que secretario de Deportes de la Provincia de Entre Ríos, profundizó esa percepción. La sensación es que en Patronato la estrategia jurídica es “negar” todo vínculo con “La Barra” de hinchas que habitualmente esgrime su “pasión” en la cabecera “Calle Grella”.

 

En charla con los colegas de La Voz, Gómez enfatizó que la dirigencia del club “no tiene ni idea” de cómo se financia la barra de Patronato; y pidió disculpas a la prensa y a sponsors por la polémica de las entradas de cortesía: “solo quisimos hacer notar que el sistema es vulnerable”.

 

“Los muchachos tienen que aprender de la vulnerabilidad que tiene el sistema. Todos confiamos en la buena fe, pero los controles son vulnerables. Si hemos tocado el buen honor de algún sponsor o algún medio, desde ya que les pido disculpas. La confianza la vamos a seguir depositando en ellos, y espero que ellos también en el club”, declaró.

¿A qué muchachos se refiere? ¿A sus pares directivos? ¿A los fiscales? ¿A los policías?

 

Ahora bien, luego vislumbra que tal vez hable del resto de la mesa dirigencial, al decir “Por mi función, no estoy mucho en el club. Tengo en ese sentido que respaldar la gestión de los muchachos. Pero en materia de seguridad, veníamos bien. No tuvimos problemas en el partido contra Boca. Por eso tenemos que confiar en los controles”.

 

¿Hay que confiar o no en los controles? ¿Son vulnerables o no? Él mismo, reconoce: “Con esta situación nos sorprendimos. Ver un tumulto a la distancia, fue una cosa que no pasaba hace muchísimo. Por eso, llama la atención todo esto… hay cosas que no me cierran”.

 

El directivo-funcionario no es un empresario como Hollman, ni luce la personalidad bonachona del actual presidente. Gómez es un hombre de números, sí, pero por su profesión. A la vez, desde hace varios años ha comprometido su vida a la política, esgrimiendo una conducta sagaz, astuta y una “cintura política” a prueba de cambios gubernativos. Si a él “hay cosas” que “no le cierran”…

 

Transmite un dogma: “Quiero ser tajante con esto, los dirigentes para nada sabemos de la forma en que pueden financiar sus actividades los ‘Barras’, y no es de incumbencia nuestra cómo lo hacen. No tenemos ni idea de cómo se financian. No quiero explayarme mucho más”.

 

¿Por qué no quiere ampliar? Gómez hace décadas está inmerso en el complejo mundo de la militancia política y de la  gestión pública, donde, reafirmamos, ha brillado por su viveza, por su perspicacia. “Tiene tierra bajo las patas”, no es un improvisado. Sabe a la perfección cómo hay que manejarse o de los códigos de ciertos ámbitos, coincidentemente ligados: política y fútbol. Pero a la vez forma parte de un Ministerio que justamente aborda hondamente las dificultades, los conflictos sociales. ¿Y no sabe cómo se financian los “Barras”? Asombroso.

 

El papel cándido, naif, no le sienta bien. Pero además, ha jugado al fútbol en sus años mozos (con mucho talento por cierto…). Reúne todas las condiciones para ser el indicado en cuanto a abordar un exhaustivo, un riguroso análisis de la situación, y aportar a la Justicia y al público en general, como en especial, al socio, al VERDADERO HINCHA, y de manera trascendente a los damnificados de tan brutal agresión, un mensaje con el cual se deje en claro un repudio total a la violencia, al obrar de estos energúmenos, y una promesa fundamental: ir hasta las últimas consecuencias como reformularse todo lo hasta aquí actuado.

 

Pero, irradia un mensaje perturbador: “Llegamos a dudar del destino que tienen las entradas que uno le da a un sponsor, o a un medio amigo. Nuestro compromiso es la tolerancia cero para con estos violentos, aunque nos de miedo, porque somos humanos”.

¿Hay miedo en Patronato? ¿A qué? ¿No son más los buenos que los malos?

Quizás, sea un gran momento para convocar a TODA la Familia “Rojinegra” y generar un plebiscito con el cual se tome un rumbo CONSENSUADO.

 

La unión hace la fuerza. ¿Cuántos son los inadaptados? ¿Quiénes son? ¿Tienen antecedentes? ¿Es tan complejo ir al nudo de la cuestión? ¿O será que durante todos estos años, como lo anunciamos hace casi una década y luego nos costó una de nuestras fuentes laborales, “La Barra” pasó a ejercer una “función directriz” paralela?

¿De eso no quiere hablar Gómez? ¿De quién permitió que la pasión se transforme en una “milicia” de poder inimaginable?

 

Basta con leer diversas Redes Sociales o los mensajes que nos llegan a nuestra Redacción. Patronato supo tener una hinchada de fuerte carácter, pero muy diferente a quienes hoy generan temor, desconfianza, sospechas innumerables, o peor aún… la violencia no es novedad en el “Grella”, sin embargo, tan abominable agresividad como la evidenciada el sábado para lastimar a chicos, a sus tutores y a policías, nunca se vio.

 

Gómez no debe negar esto. Por ende, debería ser mucho más preciso y no incurrir en esta ignorancia. Él, con su capacidad de líder demostrada de manera irrevocable en distintos ámbitos como los ya aludidos, solo crea más confusión con el posicionamiento asumido.

En verdad, con la actitud tomada solo provoca que se ponga en tela de juicio su conducta. Poco táctico su proceder. Eso sí que es raro.

 

Hace casi una década hablamos, con argumentos irrefutables, sobre el peligro que adquiría el paulatino accionar de ciertos personajes que iban tomando “el poder” de la hinchada “fuerte” en la institución “Santa”.

En vez de tomar medidas, alguien o “alguienes” fueron por la cabeza del mensajero. Lograron sacarnos de LT 14, de cerrarnos las puertas de todos los medios de prensa paranaenses.

 

Creamos este humilde Diario Digital que justamente fue muy mal tratado en cuanto a protocolo periodístico, pese a la extraordinaria relación que mantenemos con varios dirigentes, socios y colaboradores de esa gran entidad.

Es harto elocuente que, más o menos, en siete años…, POCO O NADA se hizo para evitar esta eclosión.

 

Lo anunciamos en una época donde la mayoría de los colegas ya comenzaban a desnudar, algunos por su juventud y otros por conveniencia “particular”, una identificación obsecuente por el advenimiento de “Patrón” en el círculo profesional.

Seguimos nuestro derrotero. Son tres décadas abordando cada problemática del deporte, de la sociedad, de la vida cívica con agudeza, incisivamente.

Nos hubiera gustado apreciar otra postura de Hollman y Gómez. Nos invade la idea que lo ocurrido el sábado es la antesala de más episodios nefastos. Esta era la gran chance de extirpar tan oscuros manejos que manchan al fútbol, que deshonran al deporte.

Etiquetas: , , , , ,