Desalojaron a manteros: ¡la Peatonal más ordenada!

Inspectores de la Municipalidad, de la AFIP y de Aduana retiraron a los puesteros instalados sobre la Peatonal San Martín de Paraná. Constataron que no tenían autorización, facturación, ni certificación sobre la procedencia de los productos. Hubo algunos forcejeos. No se incautó la mercadería. La arteria se nota mucho más ordenada y segura.

 

Los vendedores informales asentados en la Peatonal San Martín fueron retirados del lugar ayer por la tarde, durante un amplio operativo de desalojo que involucró a inspectores de la Municipalidad de Paraná, de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y de Aduana Argentina.

 

Desde calles La Paz-Laprida y hasta Gualeguaychú-Bavio se levantaron unos 20 puestos, todos los que en ese momento estaban instalados sobre la vía pública. Agentes de Habilitaciones Comerciales de la Municipalidad de Paraná constataron la falta de habilitación de los vendedores; efectivos de la AFIP certificaron la ausencia de facturación de los artículos ofrecidos; y los inspectores de Aduana comprobaron la falta de certificación sobre la procedencia de los productos.

IMG_20130328_184302

Debieron retirarse de la Peatonal vendedores de CD y DVD, de anteojos, de ropa, de juguetes y de otros productos y artículos, incluso de huevos de pascua que se ofrecían en ocasión de la Semana Santa.

 

El operativo no incluyó el decomiso de la mercadería. Los inspectores sólo retiraron algunos elementos como paneles de madera, utilizados para exhibir los artículos en venta, los que fueron dejados en el lugar por los puesteros que se retiraron.

IMG_20130328_184256

El procedimiento comenzó minutos después de las 18, desde La Paz-Laprida, y se extendió hasta pasadas las 20, cuando concluyó en Gualeguaychú-Bavio. Todo se desarrolló frente a la curiosidad de los peatones y el asombro de los propios vendedores, aunque algunos, alertados de la situación, se alejaron antes de ser intervenidos.

 

Muchos de los puesteros alcanzados por el operativo reaccionaron ofuscados contra los agentes oficiales, aunque no ofrecieron mayor resistencia. La única reacción con rasgos violentos ocurrió en la zona cercana a la esquina de Gualeguaychú-Bavio, donde hubo forcejeos con policías y también les lanzaron frutas a los inspectores con la intención de agredirlos.